.....................................

jueves, 19 de febrero de 2009


LUKE SKYWALKER








La senda de un Jedi es casi siempre difícil y llena de penas y conflictos. Un asombroso ejemplo de esto es la vida de Luke Skywalker, que empezó como la de un simple granjero que tras numerosas vicisitudes se convirtió en el mayor héroe de la Galaxia. Luke nació durante la caótica transición de la República al tiránico Imperio.

Obi-Wan Kenobi, caballero Jedi y héroe de guerra, temiendo que los poderes innatos de Luke en la Fuerza fueran corrompidos por su padre, se llevó al niño y lo entregó a Owen y Beru Lars para que lo criaran, mientras que su hermana fue entregada al virrey Bail Organa.

Luke pasó una niñez tranquila en el desértico planeta de Tatooine trabajando en la granja de humedad de su tío Owen. Sus tíos no le contaron a Luke sus verdaderos orígenes. Creía que su padre era tripulante de un carguero de especia y nunca sospechó que Anakin Skywalker había sido una vez un famoso Caballero Jedi y un increíble piloto estelar. Tampoco sabía que tenía una hermana gemela, Leia, de la cual fue separado cuando era un bebé.

En la granja de humedad de su tío, Luke aprendió las reglas esenciales para sobrevivir en el desierto y para reparar androides. El aburrimiento no era tan escaso como el agua en Tatooine y por ello Luke solía soñar con aventuras y emociones. Tenía un grupo de amigos con los que se reunía en la estación Tosche de Anchorhead cuando no estaba ocupado con sus tareas, aunque no estaba muy a gusto con ellos, pues a menudo se burlaban de él y le llamaban “wormie” (gusanito). Biggs Darkligther, sin embargo, era diferente y Luke lo consideraba un verdadero amigo.


Luke mejoró sus habilidades de vuelo junto a Biggs en el famoso Cañón del Mendigo de Tatooine, compitiendo con su T-16. Biggs y Luke solían hablar de matricularse en la Academia Imperial, pero su tío no se lo permitió, pues lo necesitaba en la granja. Así cuando Biggs se marchó a la academia, Luke permaneció en Tatooine.


La vida de Luke cambió cuando su tío compró un par de androides usados a los Jawas que visitaron su granja. Los androides R2-D2 y C3-PO eran propiedad de los rebeldes y perseguidos por el Imperio. Ellos le conducirían a una aventura que le uniría a Obi-Wan Kenobi, al que Luke conocía como “el viejo Ben”.

R2 transportaba el holograma de la Princesa Leia que buscaba a Obi-Wan. En un descuido R2 escapó para encontrar a Kenobi. Cuando Luke se dio cuenta de ello, salió en su busca y fue atacado por los guerreros Tusken. Kenobi lo ayudó a librarse del ataque y lo llevó a su cabaña. En la casa de Ben, Luke supo al fin, que su padre había sido un Jedi y que un joven aprendiz de Jedi le había traicionado y asesinado. Ben le explicó las nociones básicas de la filosofía de la Fuerza y le entregó el sable de luz de su padre.

Las fuerzas imperiales que perseguían a los androides, asesinaron a sus tíos y destruyeron su hogar. Como no le quedaba nada en Tatooine, decidió seguir a Kenobi.

Luke y Kenobi contrataron a los contrabandistas Han Solo y Chewbacca para que los llevaran a Alderaan y así poder devolver los androides a su propietaria la Princesa Leia Organa. Cuando llegaron al lugar donde debía estar Alderaan, se encontraron que este había sido destruido por la Estrella de la Muerte, el arma definitiva imperial.

El Halcón Milenario fue arrastrado hacia la Estrella de la Muerte y cuando Luke se dio cuenta de que la Princesa era una prisionera y que iba a ser eliminada, ideó un plan para rescatarla con la ayuda de Han y Chewie. El plan funcionó, pero cuando estaban en el hangar a punto de entrar en el Halcón, Luke fue testigo del duelo que mantenían Vader y Obi-Wan. Vader atravesó con su sable al viejo Jedi, cuyo cuerpo desapareció. Ellos lograron escapar y en la base rebelde de Yavin 4 se extrajeron de R2 los planos de la Estrella de la Muerte para ser analizados y los tácticos de la Alianza elaboraron un plan para destruir la estación espacial. Luke se convirtió en piloto de un caza Ala X y cuando el ataque parecía más desesperado, Luke prestó atención a las palabras del espíritu de Obi-Wan. Desconectó su computador de objetivo y utilizó la Fuerza para disparar los dos torpedos de protones que destruyeron la Estrella de la Muerte.

Luke se convirtió en parte integrante de la Alianza Rebelde. Pilotó en muchas misiones y finalmente fue nombrado comandante a cargo del Escuadrón Pícaro de Ala X.

En la nueva base de Hoth, sirvió como explorador en las heladas llanuras del planeta de hielo. Durante una patrulla, fue herido por una criatura del hielo, un wampa, que lo llevó a su guarida. Utilizando su creciente dominio de la Fuerza, Luke escapó, y Han lo rescató de morir congelado en los páramos de Hoth. Entonces Luke lideró el escuadrón Pícaro de pilotos de snowspeeders, cuando el Imperio invadió Hoth.

Después de salvarse de una muerte casi segura bajo las patas de un AT-AT, tomó su Ala X con R2 para abandonar el planeta de hielo. En lugar dedirigirse al punto de reunión con la Flota Rebelde se fue a un planeta que había nombrado el fantasma de Obi-Wan: Dagobah.

En el pantanoso planeta, Luke aprendió los caminos de la Fuerza con el maestro Jedi Yoda y mejoró sus habilidades Jedi. Yoda tenía miedo de que Luke fuera demasiado impetuoso y que también pudiera ser seducido por el Lado Oscuro. A pesar de la advertencia de Yoda de que su formación no había terminado, cuando Luke tuvo una visión de sus amigos en peligro en la Ciudad de las Nubes de Bespin, abandonó Dagobah. Lo que no sospechaba Luke es que se trataba de una elaborada trampa de Vader.

Se vio envuelto en un feroz duelo en el que Vader le cortó la mano derecha y le causó un dolor aún mayor cuando le reveló que él, Vader, era su padre. El Oscuro Señor del Sith ofreció a Luke la oportunidad de unirse a él para gobernar juntos la galaxia, pero Luke le respondió lanzándose al interior de un túnel de viento. Leia, Chewbacca y Lando Calrissian lo rescataron y se reunieron con la flota Rebelde, donde androides cirujanos implantaron a Luke una mano cibernética.

Luke volvió entonces a Tatooine para construir un nuevo sable de luz en la cabaña de Kenobi. Luke escondió su arma dentro de R2. Esto formaba parte de un plan para infiltrarse en el palacio de Jabba el Hutt y liberar al cautivo Han Solo.

Poco a poco se fueron infiltrando en el palacio de Jabba. Primero Lando Calrissian. Después Luke envió a R2 y 3PO con un mensaje en el que le ofrecía los androides a cambio de Han, pero Jabba lo rechazó. Después llegó Leia haciéndose pasar por un cazador de recompensas ubés que había capturado a Chewbacca. Por último apareció Luke exigiendo la liberación de Han, pero Jabba en respuesta abrió una trampilla bajo sus pies y Luke cayó en la madriguera de la “mascota” de Jabba, el rancor. Luke mató a la bestia y después Jabba los condenó a él a Han y a Chewie a morir en el Gran Pozo del Carkoon. Una vez allí, R2 envió su arma a Luke y se estableció un combate en el que Jabba resultó muerto y sus fuerzas derrotadas.

Antes de volver con la Flota Rebelde, Luke regresó a Dagobah para completar su entrenamiento Jedi. Allí se encontró con que Yoda estaba enfermo y muriéndose. Yoda y el fantasma de Kenobi le dijeron que tenía que volver a luchar con Vader antes de convertirse en un Jedi y le contaron la verdad sobre su pasado. Luke supo entonces que Leia era su hermana.

De vuelta con la Flota Rebelde se unió al equipo de ataque a la luna de Endor. Este equipo iba a desactivar el escudo deflector que protegía la nueva Estrella de la Muerte.

Ya en Endor, Luke pensó que su presencia ponía en peligro la misión ya que podía ser detectado por la Fuerza. Antes de irse, Luke le contó la verdad a Leia y después se fue para enfrentarse a Vader por última vez.

Luke estaba convencido de que un último aliento de bondad quedaba en el interior de su padre e intento en vano recuperarlo. Vader lo llevó a la presencia del Emperador en la Estrella de la Muerte. Allí el Emperador planeaba arrastrar a Luke al lado oscuro forzando al joven Jedi a matar a su padre, así se convertiría en su nuevo aprendiz. El Emperador casi lo consigue. Luke fue incitado inconscientemente a revelar la existencia de su hermana. Ello rompió su calma de Jedi y en un arranque de furia Luke atacó con fiereza a Vader derribándolo y cortándole la mano derecha. Pero Luke abandonó la furia del lado oscuro y no cedió. El Emperador atacó a Luke con rayos azules de Fuerza y se dispuso a matarlo. De repente, Vader se incorporó, levantó a Palpatine por los aires y con un último resquicio de energía lo lanzó por el pozo de ventilación del reactor de la estación de batalla.

Luke llevó entonces el mutilado cuerpo de su padre a un muelle de la Estrella de la Muerte. En los últimos momentos de su vida, Vader desapareció y Anakin Skywalker, el caballero Jedi volvió. Vader sabía que se moría y le pidió a Luke que le quitara la máscara. Así, Anakin pudo ver a su hijo con sus propios ojos por primera y última vez antes de hacerse uno con la Fuerza. Luke, entonces tomo una lanzadera imperial y volvió a Endor. Allí construyó una pira funeraria para homenajear al Jedi y destruir la armadura vacía del Oscuro Señor. Luke regresó con la victoriosa Alianza Rebelde y pudo ver esa noche a Obi-Wan, Yoda y Anakin como seres luminosos infundidos de la luz de la Fuerza, durante la fiesta de celebración Ewok.





UNIVERSO EXPANDIDO


Después de la destrucción de la primera Estrella de la Muerte, el joven Luke Skywalker participó en algunas misiones de la Alianza buscando un emplazamiento para la nueva base rebelde. Él estaba ansioso por ayudar y por eso los primeros años con la rebelión estuvieron llenos de aventuras y heroicidades.

Se enfrentó a piratas y bandidos en el mundo acuático de Drexel, a unas extrañas serpientes con alas controladas por medio de señales de ultrasonido y guiadas por tratantes de esclavos en un misterioso planeta y casi fue engañado por un actor, contratado por el Imperio, que se hizo pasar por Obi-Wan Kenobi.

Acompañando a la Princesa Leia en una misión diplomática en el sistema Circarpo, una tempestad de energía inutilizó sus cazas y se vieron obligados a realizar un aterrizaje de emergencia en Mimban, planeta salvaje y de hostil naturaleza donde las fuerzas imperiales habían instalado clandestinamente unas minas de energía. Mientras buscaban la forma de salir del planeta, entraron en contacto con Halla una vieja hechicera, poseedora de un minúsculo fragmento del Cristal Kaiburr, una piedra potenciadora de la Fuerza. Con su ayuda fueron en busca de la piedra original y en el antiguo templo de Pomojema Luke se batió por primera vez con Vader, que también iba tras la piedra. Guiado por el espíritu de Obi-Wan, Luke se deshizo de Vader e incluso pudo seccionarle uno de sus brazos. Herido, Vader cayó en un profundo pozo y el duelo quedó interrumpido.

Tiempo más tarde, en una misión de exploración, quedó atrapado por la cola de un cometa transdimensional que lo llevó a un desértico planeta helado. Sin darse cuenta había descubierto el lugar en que se emplazaría la nueva base rebelde. Después de volver a la Flota informó a sus superiores de la existencia del helado planeta. Así, poco después los rebeldes trasladaron sus avanzadas de Yavin y Thila a Hoth.

Después del desastre de la Batalla de Hoth los rebeldes se dispersaron y Luke fue enviado temporalmente a las bases de Golrath y Arbra. Ascendido a comandante del escuadrón Pícaro, se enamoró de una de sus compañeras de escuadrón, la hábil y enigmática Shira Brie. Durante una reñida batalla, el computador de objetivo de Luke se estropeó y en su lugar utilizó la Fuerza para elegir sus blancos. Inexplicablemente la Fuerza le indicó que disparase a una nave de su escuadrón y le disparó al caza de Shira. Al llegar a Arbra no fue recibido como un héroe. Fue suspendido de rango y servicio hasta que los analistas de la alianza pudiesen determinar lo que había sucedido. Abatido, Luke empezó a cuestionarse su fe en la Fuerza. Acompañado por Chewbacca dejó Arbra para llevar a cabo su propia investigación. Juntos fueron a Shalivane el supuesto planeta de origen de Shira. Allí descubrieron la verdad sobre esta enigmática mujer. Ella había nacido en Coruscant y había sido toda su vida una agente imperial. Vader la reclutó para infiltrarse en la Alianza y hacer caer a Luke en desgracia. Pensaba que al ser relegado en la Alianza, se uniría a él. Pero Luke pudo probar su inocencia y revelar la verdadera identidad de Shira con lo cual limpió su nombre y recuperó su grado de comandante.

Después de la Batalla de Hoth, Luke fue el blanco de varios intentos de asesinato por parte de la organización criminal el Sol Negro cuyo líder el príncipe Xizor, quería hacer caer en desgracia a Lord Vader ante los ojos del Emperador, ya que sentía un odio especial por él. Cuando supo que Vader buscaba a Luke y que este era su hijo, planeó matarlo.

Al día siguiente de la Batalla de Endor cuando aún se estaba recuperando de las heridas causadas por el Emperador, la Alianza interceptó una llamada de socorro procedente de un lejano puesto fronterizo imperial, Bakura, que estaba siendo atacado por una extraña fuerza alienígena, los Ssi-ruuk. La Alianza decidió enviar una fuerza de choque pequeña pero fuerte, cuyo mando fue entregado a Luke. Ya en Bakura, Luke y Leia negociaron una tregua entre la Alianza y las fuerzas imperiales para luchar juntos contra la amenaza. El descubrimiento de un individuo sensible a la Fuerza, Dev Sebwarra, durante el incidente de Bakura, aumentó el deseo de Luke de encontrar a otros como él en la galaxia. El exterminio del Emperador y Vader no había sido total. Seguramente había individuos sensibles a la Fuerza que habían escapado a los tiempos oscuros.

El año siguiente Luke formó parte del equipo de asalto de Mon Mothma. Durante una misión con ellos, conoció a un joven Jedi llamado Ken que vivía en la subterránea Ciudad Perdida de los Jedi en Yavin 4.

Luke pasó varios de los años siguientes detrás cualquier pista que lo pudiese llevar a encontrar seres sensibles a la Fuerza, perdidos o escondidos. Esta búsqueda le llevó a Dathomir, un mundo donde habitaban misteriosas y poderosas brujas manipuladoras de la Fuerza. En este alejado planeta Luke descubrió los restos de Chu´unthor una vieja nave de entrenamiento Jedi, que se estrelló en un pozo de brea 400 años ABY (antes de la Batalla de Yavin).

Estando en Coruscant, recibió la última visita de Obi-Wan Kenobi, cinco años después de la muerte del Emperador en Endor. Obi-Wan Kenobi se despidió de Luke asegurándole que sería un poderoso Jedi, una esperanza para el futuro y que lo apreciaba como a un hijo. Luke, sintiéndose solo, se dio cuenta de que no era el último de los Jedi, mas bien era el primero de una nueva generación.

En esta época surgieron rumores sobre la aparición de un maestro Jedi escondido en el remoto mundo de Wayland. Luke investigó y descubrió el clon loco del Jedi Oscuro Joruma C´baoth. La compasión de Luke venció a sus instintos de defensa. Así estudió con C´baoth y trató de librarlo de su locura y salvarlo del lado oscuro. Pero la locura y maldad de C´baoth estaban demasiado arraigadas y en su tentativa para convertir a Luke en su nuevo aprendiz C´baoth hizo algo impensable. Utilizando tejido de la mano amputada de Luke, que habían encontrado en Bespin agentes imperiales, creó un clon del joven Jedi, al que llamó Luuke. C´baoth envió al clon para matar a Luke. Ambos se enfrentaron en el salón del trono del monte Tantiss y finalmente Luke derrotó al clon y C´baoth.

Durante esta crisis, que coincidió con el asedio a la República por parte del Gran Almirante Thrawn, Skywalker conoció a Mara Jade, una guerrera muy decidida y altamente instruida en la Fuerza. Mara fue una vez el agente de confianza de Palpatine. Era una de las “manos” de Palpatine, una asesina de élite que podía oír la llamada del Emperador desde cualquier lugar de la galaxia. Jade responsabilizó a Luke del fin de su carrera y se juró que mataría a Luke Skywalker, ya que esta había sido la última orden de Emperador. A pesar de tener varias oportunidades no lo mató y ambos colaboraron para desbaratar los planes de Thrawn y C´baoth. A pesar de su odio hacia él, Mara empezó a respetar al Jedi y a sus habilidades.



Aunque Thrawn fue derrotado, su larga lista de victorias animó a los jefes militares imperiales que aún quedaban, a organizar un atrevido y violento ataque a la capital de la República, Coruscant. Mientras que Thrawn quería capturar la capital intacta, estos imperiales atacaron sin freno destruyendo la que una vez fue una brillante metrópolis que cubría todo el planeta. La República se retiró a los cuarteles temporales establecidos en la quinta luna de Da Soocha en el sistema Cyax y Skywalker asumió el mando de varias misiones contra la capital imperial.

En una de estas misiones Lando, Wedge y Luke atacaron Coruscant y su nave chocó contra la superficie. Lando y Wedge lograron escapar en el Halcón pero Luke permaneció en Coruscant con R2. Allí descubrió extrañas pistas en las habitaciones secretas que se acababan de descubrir por todo el antiguo Palacio Imperial. Antes de que pudiese resolver el rompecabezas, una feroz tormenta de la Fuerza apareció en el firmamento. El vórtice del remolino tragó a Luke y lo depositó en un planeta del Núcleo Profundo, Byss. Allí en una vistosa ciudadela, Luke se enfrentó a un enemigo que no esperaba volver a ver otra vez: el Emperador Palpatine.

Palpatine había esquivado la muerte usando el conocimiento de un arcano Sith y la tecnología de clonación. Palpatine había creado clones de su cuerpo para que sirviesen como receptáculo de su alma malvada. Con esta técnica Palpatine había huido de la muerte una y otra vez. Él le pidió a Luke que se sometiera a él y fuese su aprendiz. Luke, comprendiendo que el Emperador era casi invencible se sometió a él y aceptó unirse al lado oscuro.

Al igual que unos pocos Jedi, Luke creyó que podría vencer al lado oscuro desde dentro, aprendiendo sus secretos. No hizo caso de una de las enseñanzas clave de Yoda: “Nunca subestimes el poder del lado oscuro”. Consumido por la oscuridad Luke se sintió incapaz de liberarse. Aunque tuvo éxito saboreando algunos planes de Palpatine, no era capaz de regresar él solo al lado de la luz. Con la ayuda de su hermana Leia, fue capaz de volverse contra su maestro. Juntos los gemelos Jedi consiguieron derrotar al Emperador de una vez por todas.

Viendo como crecían los peligros en la galaxia Luke se dio cuenta de que la Nueva República necesitaba una nueva orden Jedi sirviendo y protegiendo a la población. Propuso al gobierno el establecimiento de una nueva academia Jedi con él como instructor. La República estuvo de acuerdo y Luke empezó abuscar candidatos para entrenar en el Gran Templo Massassi de Yavin 4.

Allí Skywalker devolvió la orden Jedi a la galaxia, deshaciendo el daño hecho por Palpatine y su padre décadas atrás. Sus alumnos se convertirían en maestros y una nueva generación de Caballeros Jedi nacería.

La amistad de Luke y Mara Jade se transformó en admiración y después en afecto. Los sentimientos eran recíprocos, y una década después de su primer encuentro hostil, Luke y Mara se casaban en Coruscant.

Ahora la nueva orden Jedi está enfrentada a su mayor reto. Unos invasores alienígenas conocidos como los Yuzhan Vong han irrumpido en el espacio de la Nueva República y los Jedi son los primeros en la línea de defensa. Con Mara afectada por una extraña enfermedad y sus amigos más próximos marcados para siempre por la violencia de los Yuzhan Vong, Luke ha descubierto que incluso un maestro Jedi no puede evitar que tales acontecimientos hieran su corazón.