.....................................

lunes, 3 de agosto de 2009



CORBETA CORELIANA CR90



Una de las embarcaciones más versátiles y populares en la galaxia, la corbeta coreliana CR90 es una nave capital de tamaño mediano cuyo uso está muy difundido en la galaxia. A pesar de su antigüedad, su aceptación es tal que se encuentra en manos de diferentes entidades, principalmente la Alianza Rebelde, debido a su adaptabilidad, disponibilidad y buen desempeño. Construida por la Corporación de Ingeniería Coreliana, es un ejemplo clásico de diseño corellano poseedor de un equilibrio muy aceptable entre su poder ofensivo y una comportamiento en vuelo distinguido.



Tiene forma alargada, y una medida de 150 metros de longitud. La sección de mando se encuentra en la parte de proa y concentra la cabina, los camarotes y el salón de reuniones para los de oficiales. En la parte media, se encuentran los sistemas de armas, la sección de pasajeros y el conjunto de sensores primario y de comunicaciones. En la parte de popa están el reactor principal y los sistemas de propulsión. La corbeta es impulsada por once poderosas turbinas. Esta gran concentración de motores le permite alcanzar la asombrosa velocidad de 60 MGLT, y le concede una destacable maniobrabilidad. Para el viaje hiperespacial, cuenta con un sistema de hiperpropulsor subespacial CEC clase 2.



La corbeta está armada con un arsenal ligero de seis turbolásers Taim & Bak H9, de los que dos son torretas dobles controladas por dos artilleros. Una de éstas se encuentra ubicada en la parte dorsal, mientras que la otra está en la parte ventral. Los otros cuatro se encuentran detrás de las torretas dobles en conjuntos de dos, uno en el lado de estribor; y el otro, en el de babor. Estos funcionan como cápsulas de escape armadas de alta capacidad, que pueden desprenderse de la nave y actuar como torretas turboláser de largo alcance. Para protegerse, cuenta con un proyector de escudos y pantalla de control Phoah-Kingsmeyer 484-J4e, que envuelven a la nave con unos escudos altamente reforzados. El casco está hecho de una resistente cerámica de ferro-manganeso.




De 30 a 165 tripulantes se encargan de operar la corbeta, que en su interior puede llevar 600 pasajeros y 3000 toneladas métricas de carga, dependiendo de la configuración que tenga. A cada lado en la parte inferior de la sección del medio, hay ocho pequeñas cápsulas de salvamento, cuatro en cada lado. Están equipadas con un mínimo equipo compuesto por tecnología básica, que no es afectada por las interferencias eléctricas o magnéticas. Unos motores de cohetes simples impulsan la cápsula lejos de la nave al ser eyectada si llega el momento de abandonarla. Un conjunto de cámaras enfrente y en la retaguardia recogen información que es desplegada en un monitor para que sus ocupantes puedan escoger un lugar seguro donde aterrizar. Un anillo de gravedad debajo de los asientos ayuda a los pasajeros a permanecer fijos y proyecta un campo antigravitatorio en el momento del aterrizaje para amortiguar el choque. Un puerto de visión único les permite a los pasajeros ver el exterior para revisar el área de aterrizaje antes de salir.



Su diseño modular le permite ser configurada para servir en una gran variedad de usos y modificarla para la función requerida. La corbeta puede servir como nave de escolta ligera, carguero, transporte de tropas o de pasajeros,entre otras. A pesar de que las naves especializadas desempeñan mejor esas labores, su adaptabilidad sigue siendo una ventaja muy notable que no puede pasarse por alto.




Para el servicio militar, el espacio de carga es reducido y cuenta con mayores motores sublimínicos y generadores de escudos, computadoras de control de tiro y defensivas, contenedores de combustible, sistemas de armas, y camarotes para tropas. Como transporte, puede llevar diferentes tipos de carga (tales como agua, granos, oxígeno, etc.) en compartimientos propios con las condiciones atmosféricas y gravitacionales requeridas. También se presta al uso como nave de pasajeros, para lo cual puede equiparse con literas o suites de lujo. Muchos Senadores usaban estas corbetas como medio de transporte interestelar hasta la disolución del Congreso durante el Nuevo Orden. Un ejemplar conocido es el Tantive IV, la nave consular usada por la los Cuerpos Diplomáticos de la Casa Real de Alderaan.



Cabe resaltar que la corbeta tiene unos fallos destacados: el recolector solar principal, que provee de energía solar a los sistemas secundarios y a las celdas de potencia de respaldo y la aleta estabilizadora, que controla la maniobrabilidad durante el vuelo atmosférico. Ambos componentes están ubicados en la parte media del dorso de la embarcación, lo que los hace vulnerables a los ataques enemigos. Si bien no son sistemas vitales, las ondas de choque producidas por el impacto directo de disparos de armas pesadas pueden llegar hasta el reactor principal y los sistemas de motores. Si esto llega a ocurrir, todos los sistemas deben apagarse para evitar una explosión del reactor. Para prevenir que esto ocurra, muchos capitanes optan por mejorar sus navíos con aletas pesadas y reforzar los escudos deflectores de la parte dorsal. En caso de no poder realizarse modificaciones, queda la opción de desviar los escudos a esa área para mantenerse fuera de peligro más tiempo.



A pesar de su gran tamaño, se ve empequeñecida al compararse con los enormes cruceros de batalla, quienes cuentan con un armamento más numeroso y potente, así como escudos deflectores más fuertes. Evidentemente, la corbeta no está concebida para enfrentarse a ese tipo de embarcaciones, contra las que poco puede hacer. Sin embargo, lo que no tiene en armas y escudos, lo compensa su movilidad. Sus inmensos sistemas de propulsión le permiten volar con una rapidez y maniobrabilidad mayor que la de naves más macizas y pesadas. Con sus poderosos cañones, puede luchar contra naves de similar o menor tamaño, mientras que sus capacidades de vuelo le permiten evadir enemigos con menor maniobrabilidad y escapar de ellos, es decir, que puede rebasar aquello contra lo que no puede pelear, y es por eso que recibe el sobrenombre de “rompedor de bloqueos”.



La corveta CR90 es frecuentemente usada para intereses gubernamentales, transporte de pasajeros y embarcaciones legítimas, por lo que muchos grupos piratas y criminales la usan para sus propios propósitos. La Alianza ha incorporado muchas de éstas naves como parte de su flota estelar para diversas funciones, que van desde patrullaje hasta apoyo para las naves de batalla principales. Debido a la gran popularidad en el sector privado, es difícil para la naval Imperial reconocer qué naves son Rebeldes y cuales no, frustrando el esfuerzo de controlar el tráfico espacial.




Corbeta CR90


Fabricante Corporación de Ingeniería Coreliana

Modelo Corbeta

Longitud 150 metros

Altura 25 metros

Aceleración máxima 4300 G

Velocidad 80 MGLT

Contador de hipermotor clase 2

Generador de escudos 100 SBD

Armamento Un mínimo de 11 torretas blaster

Tripulación 165




.