.....................................

sábado, 8 de agosto de 2009


ANAKIN SKYWALKER



Anakin Skywalker (apodado Ani por su madre), fue un legendario Caballero Jedi humano, que sirvió a la República Galáctica durante sus últimos días, y posteriormente se convirtió en el Lord Sith Darth Vader. Era el hijo de Shmi Skywalker. Durante su vida adulta, se convirtió en el esposo secreto de la Senadora Padmé Amidala de Naboo, y el padre de los legendarios Jedi Luke Skywalker y Leia Organa Solo. También fue el abuelo de Ben Skywalker, y Jaina, Jacen, y Anakin Solo. Era el tatarabuelo de Allana, y antepasado de Nat, Kol, y Cade Skywalker.



Aunque si bien se convertiría posteriormente en uno de los individuos más importantes de la Galaxia, Skywalker provino de orígenes sumamente humildes. Pasó los primeros días de su vida en Tatooine, como un esclavo, al igual que su madre. En el año 32 ABY, Skywalker conoció al Maestro Jedi Qui-Gon Jinn. Tras obtener su libertad, ganado por Jinn en una apuesta, y tras haber ganado la Carrera del día de Boonta, Jinn se llevó a Skywalker lejos de Tatooine para comenzar a entrenarlo como Jedi, aunque dejaron a Shmi Skywalker en el planeta, algo de lo que siempre se lamentó su hijo. Skywalker formó parte importante de la Batalla de Naboo, destruyendo la Estación de Control de Androides, abordo de un caza naboo, a pesar de su corta edad en ese tiempo.



Poco después, se unió a la Orden Jedi, convirtiéndose en pádawan de Obi-Wan Kenobi. Skywalker fue creído ser el Elegido, de la profecía de los Jedi, un individuo extremadamente poderoso, que iba a traer equilibrio a la Fuerza, destruyendo a la secta Sith, y esa fue la manera por la cual el Alto Consejo Jedi lo aceptó en entrenamiento, a pesar de las normas dictadas en el Código Jedi.




En 22 ABY, Skywalker fue asignado a escoltar a Padmé Amidala, antigua reina de Naboo, y nueva senadora del Sector Chommell, hacia su planeta natal. Se enamoraron y casaron poco después de la cruenta Batalla de Geonosis, a pesar de las restricciones dictadas por la Orden Jedi acerca del amor, razón por la cual tuvieron que casarse en secreto. En plenos acontecimientos, Skywalker tuvo que enfrentar también la violenta muerte de su madre.

Skywalker luchó poco después en el conflicto contra la Confederación de la Secesión, conocido como Guerras Clon. Una vez Caballero Jedi en 20 ABY, tomó a Ahsoka Tanocomo su aprendiza. Durante la guerra, Skywalker se volvió todo un ícono de la cultura popular, conocido como "El Héroe sin Temor". A pesar de esto, cargaba consigo un gran sentimiento de pérdida, en adición a su enorme ira. Su incapacidad para controlar ciertos rasgos, lo condujeron a la perdición, cuando en 19 ABY, se tornó al Lado Oscuro de la Fuerza, volviéndose un Sith. Convirtiéndose en aprendiz del poderoso Darth Sidious, mejor conocido como su compañero y amigo, el Canciller Supremo Palpatine, se transformó en el despiadado Lord del Mal Darth Vader. La República y la guerra civil se desplomaron con el paso del tiempo, y la nación se transformó en el Imperio Galáctico, con Palpatine sosteniendo el título de Emperador Vitalicio. Continuamente, los Jedi fueron siendo exterminados por el cumplimiento de la Orden 66, y en pocos meses, menos de cien de ellos se mantenían en pie. Dos con los que convivió Vader, el Gran Maestro Yoda, y el antiguo Maestro de Skywalker, Obi-Wan Kenobi. Luke y Leia, nacieron justo en ese momento, a pesar de que Vader desconocía la existencia de sus hijos.




Como Maestro del Lado Oscuro, Vader se convirtió en el martirio de los Jedi, continuamente al Gran Exterminio, llevado a cabo hasta 1 ABY. Como una extensión del favor del Emperador, el Lord Oscuro siempre se hayaba en movimiento. Viajando a través de la Galaxia en busca de insurgentes rebeldes y Jedi remanentes que pudiera asesinar, o arrestar a corruptos o traidores Imperiales. En 0 ABY, la súperarma del Imperio, la Primera Estrella de la Muerte fue destruida por un joven piloto rebelde. Vader se volvió obsesivo por descubrir la identidad de este piloto, y pasó los largos años venideros investigando, hasta que descubrió que su nombre era Luke Skywalker, y dedujo que el muchacho era su hijo, nacido poco antes de la muerte de Amidala. Vader luchó contra la Alianza Rebelde, mientras planificaba junto a Sidious un complot para tornar a su hijo hacia el Lado Oscuro.

Palpatine, sin embargo, planeaba convertir a Skywalker no sólo al Lado Oscuro, sino en su futuro aprendiz Sith, reemplazando a Vader. En 4 DBY ambos bandos se batieron hasta la muerte en Endor, surgiendo una gran contienda espacial y terrestre, para decidir el destino de la Galaxia. Skywalker se rindió ante el Emperador, y en la Sala del Trono de la Segunda Estrella de la Muerte, Palpatine intentó hacer que el joven Jedi se volviese al Lado Oscuro, al enfrentar en duelo a Vader. Skywalker derrotó finalmente a Vader, pero se rehusó a entregarse a la oscuridad, proclamándose a sí mismo como un Jedi, como su padre había sido anteriormente. Cuando Palpatine intentó asesinar a Luke, usando Rayos con la Fuerza, Anakin Skywalker emergió del sepulcro de Darth Vader, para acudir al rescate de su hijo, salvándolo, y acabando con Palpatine, arrojándolo por el núcleo del reactor principal de la estación de combate. Herido severamente por los rayos de la Fuerza, falleció poco después, pero como un Jedi, nuevamente, causando redención a sí mismo, salvando a sus hijos, y cumpliendo la promesa del Elegido al destruir a los Sith.



Biografía

Infancia (42 ABY–32 ABY)



Anakin nació a finales del año 41 ABY en un mundo desconocido, posiblemente Tatooine. Fue criado en este planeta desértico cuando tenía aproximadamente tres años. Su madre, Shmi Skywalker aseguró que su hijo nació sin padre, pero no pudo explicar como ocurrió. Con esa edad, Anakin y su madre fueron esclavizados por Gardulla la hutt. Años más tarde, Gardulla perdió al chico y a su madre en una apuesta de carrera de vainas con un chatarrero toydariano llamado Watto.[2] Cuando Qui-Gon Jinn y Padmé Amidala encontraron a Anakin, él era un niño de nueve años desinteresado y amable al servicio de Watto. Incluso siendo tan joven, Anakin tenía la fama de ser capaz de construir o reparar cualquier cosa. Prueba de ello fue la creación del droide de protocolo llamado C-3PO y también su bólido de carreras. Ambos construidos a partir de piezas recicladas y terminados con solo nueve años de edad





Un niño prodigio, Anakin era excelente en matemáticas y en ingeniería, pero también era osado y aventurero. No dudaba en arriesgarse por el bien de los demás, con muy poca planificación y consideración de las consecuencias de sus actos. Cuando solo tenía cinco años, Anakin escaló una inmensa duna para ahuyentar a una manada de banthas de unos cazadores, a pesar de que casi desfallece exhausto por el calor varias veces. Algún tiempo después, durante un trueque con los jawas, Anakin se encontró con un morador de las arenas herido y lo cuidó hasta que los moradores se lo llevaron con su tribu. Poco antes de la carrera Clásica de Boonta Eve, Anakin y su amigo Kitster Banai junto con otros niños evitaron por poco una confrontación con Gardulla. Después de enterarse que varios niños habían sido capturados y encarcelados por Sebulba con la intención de venderlos luego a Gardulla la hutt, Anakin y sus amigos se disfrazaron de jawas. Bajo esta apariencia, los niños consiguieron infiltrarse en la finca de Gardulla y liberar a los niños ghostling.





A los ocho años, Anakin tuvo su primera experiencia con los Sith. Mientras estaba hurgando en un montón de chatarra de Watto, se encontró con un antiguo droide de combate. Intentando recuperar un holoproyector para Watto, Anakin accidentalmente activó un inquietante holograma, que se deshacía en llantos y gritos mencionando la extraña palabra “Sith”. Perplejo, Anakin se apresuró a contarlo a un piloto del Cuerpo de Cazas de la República quien le habló acerca de los ángeles de las lunas de Iego. El piloto, conmocionado, le habló sobre el periodo de 4.000 años de ira de los Sith y de como finalmente acabaron luchando entre ellos, llevándoles a su propia derrota. También le reveló la creencia de que un Lord Sith sobrevivió y continuó expandiendo la orden hasta este día. Poco sospechaba Anakin que aquellos rumores jugarían pronto un importante papel en su vida.


Descubrimiento



En el año 32 ABY, la vida de Anakin cambiaría para siempre. Por casualidad, mientras trabajaba en la tienda de Watto, conoció al Maestro Jedi Qui-Gon Jinn, Jar Jar Binks y a la joven mujer llamada Padmé Amidala. La joven fascinó muchísimo a Anakin, tanto que le llegó a preguntar si era un ángel. Poco se podía imaginar que Padmé era en realidad, Su Majestad la Reina Amidala de Naboo disfrazada de una simple doncella.



Anakin con el Maestro Jedi Qui-Gon Jinn en Tatooine.


Al comienzo de una tormenta de arena, Anakin ofreció refugio a sus nuevos amigos en el humilde hogar que compartía con su madre. Una vez allí, Qui-Gon y Padmé contaron a Anakin su apremiante situación y sobre como acabaron quedando varados en Tatooine en su viaje a Coruscant, debido a la fuga de energía en su hipermotor. Lleno de compasión, Anakin se ofreció para competir en la carrera Clásica de Boonta Eve, una osada y extremadamente peligrosa prueba. El premio económico por ganar la carrera sería suficiente para permitir a los amigos de Anakin comprar las piezas necesarias para reparar la nave. Aunque la madre de Anakin se mostró contraria al plan, Anakin le recordó como ella misma decía que «el mayor problema de este universo es que nadie ayuda a nadie». Convencida, pero con reservas, Shmi accedió a dejar a su hijo competir en la carrera.





Justo antes de la carrera, Qui-Gon hizo una apuesta con Watto por la que, si Anakin ganaba, el chico sería libre. Sin embargo, Watto puso una condición —tirando un dado. Si salía azul, Anakin quedaría libre, rojo Shmi Skywalker en su lugar. El dado estaba trucado para salir rojo, pero Qui-Gon usó la Fuerza para voltearlo y que saliera azul. El toydariano, convencido de que el chico perdería, aceptó el resultado de todas maneras. La razón para esta suposición era obvia: normalmente los humanos carecían de los reflejos necesarios para conducir a tan tremendas velocidades. No obstante, la conexión a la Fuerza latente en Anakin, se manifestaba en forma de pequeñas premoniciones, dando la impresión de que el chico tenía unos reflejos ultra-lumínicos. Por aquel entonces, Anakin, que soñaba con ser un Jedi pero carecía del conocimiento de la Fuerza, pensaba que su conexión con esta era simplemente su instinto que le decía todo lo que él necesitaba saber.




Gracias a que Anakin ganó la carrera, Qui-Gon pudo liberarle. Pero, el Maestro Jedi no consiguió la libertad de Shmi y Anakin se vio forzado a elegir entre permanecer con su madre o convertirse en Jedi. Anakin escogió ir con Qui-Gon, aunque le prometió que volvería a liberarla. Incluso después de la Batalla de Naboo, en la que Anakin y sus nuevos compañeros acabaron ganando a pesar de las dificultades, ni la República ni los Jedi hicieron ningún esfuerzo por liberarla. Las obligaciones de Anakin como Jedi le impidieron ir a liberarla por si mismo, aunque ella finalmente obtuvo la libertad de Watto gracias a la ayuda de un granjero de humedad llamado Cliegg Lars quien se convertiria en su esposo.





Obi-Wan Kenobi, el aprendiz de Qui-Gon, estaba también asombrado con la cantidad sin precedentes de midiclorianos que contenía su sangre —Más de 20.000, cantidad mayor que la de el Maestro Yoda— y su enorme potencial en la Fuerza, aunque inicialmente no estaba de acuerdo con entrenarlo, creyendo que el chico era demasiado mayor, tenía demasiados vínculos emocionales para llegar a ser un Jedi y su destino estaba nublado.




La revelación de los dones de Anakin afianzó la creencia de Qui-Gon de que el chico era en verdad el Elegido, aunque eran muchos en el Consejo Jedi los que se mostraban escépticos. Qui-Gon pidió al Consejo permiso para entrenarlo como su padawan, después de que su actual aprendiz, Obi-Wan, superase las pruebas para ser un Jedi. Esta petición fue rechazada: Anakin era demasiado mayor para ser un padawan y el Consejo temía que sus experiencias previas pudieran interferir con su adiestramiento. En particular, él sentía mucho miedo y enfado residual de sus días como esclavo: emociones que aumentaron por la separación de su madre y de su hogar. Ellos simplemente creían que no sería capaz de superar el nivel de desprendimiento emocional preciso para ser un miembro de la Orden. Sin ningún sitio a donde ir en Coruscant y sin medios para volver a Tatooine, Anakin siguió a sus nuevos amigos en la misión para liberar Naboo.


Finalmente Anakin luchó en la Batalla de Naboo en una fiera confrontación sobre el planeta. Él ayudó a llevar a las fuerzas de los gungans y de los naboo a la victoria sobre la Federación de Comercio, destruyendo él mismo la Nave Control de Droides causando la desactivación de las fuerzas terrestres de la Federación.




Aunque, la celebración fue manchada con la muerte de Qui-Gon Jinn, asesinado por el Lord Sith Darth Maul. El último deseo de Qui-Gon antes de morir fue que Obi-Wan comenzara el adiestramiento de Anakin —aunque al Consejo le preocupaba que Anakin fuese un alumno muy difícil de llevar para el joven Obi-Wan.

Mientras tanto, Palpatine, el recién elegido Canciller Supremo, prometió a Anakin que seguiría de cerca la carrera del joven Jedi con gran interés. Dando comienzo a partir de entonces de una larga amistad entre el joven Jedi y el nuevo dirigente de la República.


Adolescencia (32 ABY–22 ABY)



Cuando Anakin llego al templo sentia nostalgia pos su planeta natal Tatooine y para compensarlo se puso a reconstruir droides rotos y ademas se hiso amigo de A`Sharad el medio Tusken,Como joven adulto, Anakin desarrolló su arrogancia y fue un chico difícil socialmente, sin duda en parte debido a su rápida transición de esclavo en un desguace de chatarra a la naciente estrella de la Orden Jedi. Sus capacidades naturales lo situaron a pasos agigantados por encima de sus compañeros, y esto alimentó su ego así como también le distanció de otros aprendices de su edad. Él frecuentemente se mostraba ostentoso frente a la autoridad y mostraba poco respeto a Obi-Wan, a quien le veía parcialmente como inferior. A pesar de esta percepción, él afirmaba que Obi-Wan era como un padre para él y aseguraba que él tenía la sabiduría del Maestro Yoda y el poder del Maestro Windu —aunque este elogio pudo ser simplemente otra muestra de la arrogancia de Anakin, así como él mismo añadía que estaba “más allá” de Kenobi en muchos aspectos y sentía que tenía que cargar con él. La relación con su maestro fue complicada y contradictoria, debido principalmente porque Obi-Wan tenía dudas sobre si él tenía la capacidad de entrenar a Anakin, algo que el muchacho no necesitaba, especialmente durante momentos críticos en su vida. Frustrado, él se volvería hacia otro mentor para buscar consejo: el Canciller Supremo Palpatine.

La reciente amistad con Palpatine continuó, el Canciller le prestó una escucha comprensiva, diciéndole cosas para estimular aun más su orgullo. Es como si el consuelo de Palpatine tuviera también el efecto de perpetuar la falta de autocontrol en Anakin —cuando quiera que fuese reprendido o regañado por Obi-Wan, Palpatine lo consolaba dándole la razón, de ahí que Anakin nunca tuviese bastante motivación para cambiar su comportamiento.


Aprendiz de Obi-Wan



La relación de Anakin y Obi-Wan tuvo un comienzo inestable. Obi-Wan no fue uno de los que vio el poder latente en el niño e incluso lo consideraba peligroso. La única razón por la que continuó adiestrándolo fue por el deseo de Qui-Gon antes de morir. Se lo tomó como un deber, aunque él no se sentía capaz de adiestrarlo apropiadamente. Por otra parte, Anakin sabía que él era simplemente diferente. Debido a lo distinto que era, Anakin tendía a ser reservado, sin abrirse a los demás y sin desearlo realmente. Sin embargo sentía un afecto especial por Obi-Wan, él fue como el padre que nunca tuvo. Poco a poco pero de manera firme, Maestro y aprendiz comenzaron a formar un estrecho vínculo durante la adolescencia de Anakin.


Mientras en Coruscant, Anakin no abandonó su afición por trastear con máquinas y se dijo que las salas y vestíbulos del Templo Jedi se llenaron con sus creaciones droide. Todavía ansiaba emociones y aventuras a la edad de doce años, consiguió un par de alas de carreras y participó secretamente en la ilegal y extremadamente peligrosa carrera del foso de basura celebradas en los niveles inferiores de la Ciudad Galáctica. Durante una de estas carreras, Anakin casi es asesinado por el tallador de sangre llamado Ke Daiv antes de que Obi-Wan lo rescatase.

Después de tres años de entrenamiento, Anakin y Obi-Wan tuvieron su primera misión juntos para investigar al líder del culto Kad Chun. Quien se autodenominaba Uni, era co-líder de los idealistas desengañados y refugiados que querían huir del desbordamiento burocrático de sus mundos. El padre de Kad, Vox Chun, líder del culto, fue asesinado cuando Obi-Wan y Anakin llegaron para investigar. Más tarde Kad perdonó a su intrigante padre por todo lo que había hecho.




La siguiente misión los llevó al planeta viviente Zonama Sekot para encontrar a la Caballero Jedi Vergere, quien había desaparecido recientemente durante una misión en el planeta. Sin que fueran conscientes de ello, Wilhuff Tarkin y Raith Sienar los habían seguido para explotar la capacidad de Zonama Sekot de fusionar organismos y alta tecnología en cazas estelares, produciéndolos a un ritmo asombroso y de buena calidad. En el planeta, los colonos vendían “compañeros-semilla” que se unían a sus anfitriones y permitían al planeta personalizar el caza estelar al individuo. Anakin atrajo muchas más semillas que nadie y por tanto, obtuvo la nave más grande e intrincada. Él bautizó a su nueva nave biológica Jabitha. Cuando Tarkin y Signar llegaron, el planeta reveló su consciencia sensitiva a los Jedi, explicándoles que Vergere se había ido con los misteriosos forasteros lejanos para proteger a Zonama Sekot. Anakin y Obi-Wan no pudieron rescatar a la fosh Jedi, pero pudieron detener el ataque de Tarkin.

Cuando Ke Daiv, el guardaespaldas de Tarkin, intentó matar a Anakin, el muchacho, en un arranque de rabia incontrolada, abrasó por telequinesia al escultor sangriento desde dentro a fuera. Esto probó ser un error. Desafortunadamente, Anakin fue capturado y llevado ante Tarkin, sin embargo, Obi-Wan se las arregló para destruir el buque insignia de Tarkin y rescatar al chico. Mientras tanto, Zonama Sekot fue capaz de activar su hipermotor planetario, haciendo que el planeta se esfumase, dirigiéndose hacia las Regiones Desconocidas. Después de todo, Signar y Tarkin volvieron a la República. Desgraciadamente, la nave orgánica de Anakin murió lejos de su creador.

Después de finalizar esta misión, Obi-Wan y Anakin regresaron a Coruscant.



Convirtiéndose en Jedi



En el 28 ABY, Anakin construyó su primer sable láser en las cuevas de Ilum. Mientras lo estaba construyendo, tuvo una visión de Darth Maul, el Sith que mató a Qui-Gon, el cual destruyó el sable de luz que llevava Anakin, el cual le fue proveido por el Consejo Jedi, por lo que Anakin tuvo que construir otro sable de luz. Después de que Anakin se las arreglase para derrotar al espectro, se despertó encontrándose que había terminado la construcción de su sable de luz, su hoja brillaba en azul.

En una misión a Tatooine cuando Anakin tenía trece años, mató al comerciante de esclavos t'surr llamado Krayn abriéndole un agujero ardiente en su pecho. Esto le permitió liberar a la padawan Siri Tachi, así como a otros esclavos de Krayn.


No mucho después, el joven Jedi y su Maestro fueron llamados, junto con Siri Tachi (quien era ya una Caballero Jedi), Soara Antana, Ry-Gaul y sus padawans Ferus Olin, Darra Thel-Tanis y Tru Veld, respectivamente, a una misión a Radnor para ayudar con la evacuación del planeta. La razón se debía a una toxina letal que había sido extendida por todo el planeta por una filtración química. Él junto con los otros Jedi y sus padawans descubrieron más tarde que la fuga tóxica estaba relacionada con los bandidos avonis. Las pistas de culpabilidad llevaron a Galen, un radnorano traidor, quien fue apresado por sus crímenes. Sin embargo, los avonis no pagaron por sus crímenes y no fueron obligados a compensar los daños. Para Anakin, casi le parecía que el planeta estaba peor que cuando lo encontraron.

Mas tarde, una simple misión de entrenamiento a Ragoon 6 causó que Anakin y Obi-Wan se vieran enredados con un hombre misterioso cuya misión en vida parecía ser matarlos. Investigaciones posteriores sobre él, revelaron que era de Nieport 7, que coleccionaba artefactos Sith y que era extremadamente rico —aunque no mostraba fuentes tangibles o ingresos. Después de una carrea de vainas, se encontró más información sobre el hombre, que estaba intentando tomar el control del comercio de bacta a través de una operación minera. Anakin, después de ser capturado por él, descubrió, con la ayuda de Obi-Wan, que se llamaba Granta Omega. También descubrió que estaba tratando de impresionar a un Lord Sith matando a Anakin. Maestro y aprendiz consiguieron evitarlo, deteniendo la explotación minera de titanita en el proceso. Omega sin embargo, escapó de su alcance por sus propios medios.


Vuelo Expansión

Antes de esto, Anakin y Obi-Wan fueron enviados a Barlok para observar al prepotente Caballero Jedi Jorus C'baoth y su tímida padawan, Lorana Jinzle, en su misión de negociación entre la Alianza Corporativa y los barloks. Ignorado por ellos, Kinman Doriana en nombre de Darth Sidious, había planeado que la negociación fuese espléndidamente favorable a Jorus, aumentando su prestigio para encabezar su proyecto favorito, Vuelo Expansión.

Anakin y su maestro fueron enviados de nuevo para observar al autoproclamado Maestro Jedi C'baoth en este proyecto, al menos hasta la última parada dentro de la Galaxia conocida. Obi-Wan no estaba de acuerdo en que Jorus supervisara el proyecto, discrepando con el Maestro Jedi en numerosas ocasiones. Sin embargo, el terco y arrogante C'baoth no escuchaba y estuvo feliz cuando desembarcaron de la aventura en la última parada del Vuelo Expansión, Roxuli. A pesar de los problemas que su maestro y Jorus habían tenido, Anakin admiraba gratamente a C'baoth, a quien siempre vio como un ejemplo de gran líder. Esta impresión también cambiaría su opinión de una Galaxia mejor bajo el severo mandato de Palpatine.

Unos años después, en el 29 ABY, tuvieron que detener a Norval, un antiguo aprendiz de Jedi que que buscaba holocrones Sith para conocer y utilizar el poder del Lado Oscuro. Para ello contaron con la Ayuda de Murk Lundi, que murió de vejez tras Obi-Wan Haber derrotado a Norval en un duelo de sables de luz.




No mucho después, en el año 27 ABY, Anakin, con catorce años y su Maestro fueron encomendados con la misión de investigar la desaparición del hijo de un Senador; él cual se sospechaba que tenía mucho que ver con una escuela elitista para los hijos de Senadores. Para investigar la banda de estudiantes renegados, Anakin propuso que él y Ferus Olin se infiltrarían en la escuela, localizada en Andara haciéndose pasar por hijos de Senadores. A Ferus no le gustaba el plan y advirtió a Anakin de sus inconvenientes; sin embargo, debido a la rivalidad con Ferus, Anakin hizo caso omiso de sus advertencias. Cuando la misión terminó, Anakin se había implicado demasiado en la elite según el punto de vista de Ferus. La intromisión y el apego le trajeron problemas con Obi-Wan cuando Maestro y padawan se reunieron.


El sacrificio de Yaddle


En los tiempos en que Anakin tenía quince años, él, Obi-Wan, Yoda y Yaddle fueron enviados a una misión de negociación en Mawan para resolver una devastadora guerra civil entre tres bandas del crimen. Estas bandas, lideradas por Decca la hutt, Feena Shaan y Striker provocaron que el resto de la población se refugiara bajo tierra. Ignorado por ellos, el caótico planeta estaba preparado por Striker para ser una trampa para los Jedi. Él soltó una fatídica arma química que mató a Yaddle cuando la absorbió a través de la Fuerza. Sin embargo, gracias a su sacrifico, ella salvó la ciudad de Naatan. El arma estaba dirigida por su vengativo creador para matar a Anakin y a Obi-Wan, pero no alcanzó su objetivo gracias a lo que Yaddle hizo. Anakin y Obi-Wan se las arreglaron para traer la paz a Mawan, pero Anakin se sentía responsable por la muerte de la Jedi del Alto Consejo Jedi.

El sentimiento de culpa de Anakin por la muerte de Yaddle provocó fricción entre él y Obi-Wan, quien se sintió más incapaz de enseñar apropiadamente al difícil Anakin. Cuando fueron enviados a una misión de rescate al Sistema Uziel a un planeta llamado Vanqor, los dos se vieron forzados a reconciliar sus diferencias durante el transcurso de varias tribulaciones, como la caída en un nido de gundarks. Anakin fue afectado bajo la influencia de una droga llamada la Zona de Auto-Contención y fue hecho prisionero por la demente y fanática científica Jenna Zan Arbor. Siri Tachi, Ferus Olin, Garen Muln y Clee Rhara, quienes también habían sido enviados a otra misión, recibieron la señal de socorro de Obi-Wan mientras estaban en ruta hacía su destinación y lo recogieron en TY44, una luna de Vanqor y lo llevaron al planeta. Una vez allí, ayudaron a Obi-Wan a rescatar a Anakin.


Siguiendo a Jenna Zan Arbor y Roy Teda

Sin embargo Jenna escapó, y no volvió a aparecer hasta que Anakin cumplió los dieciséis. Gracias a la información dada por Tyro Caladian, descubrieron que ella había sido vista en Romin, un foco de corrupción y villanía y refugio de criminales. Para infiltrarse en el planeta, Anakin, su Maestro, Siri y Ferus se hicieron pasar por una banda de ladrones en busca de refugio en el planeta. Descubrieron que Jenna se había aliado con Roy Teda —dirigente de Romin— y con Granta Omega, un viejo enemigo de Obi-Wan y Anakin. Los Jedi estuvieron a punto de ser capturados con el estallido de una guerra civil. La clase baja del pueblo intentaba derrocar a Teda y en medio de la confusión, Roy y Jenna huyeron. Los dos criminales contactaron con los Jedi —pensando que eran criminales de verdad— para intentar buscar una manera de salir del mundo. Desafortunadamente, Jenna reconoció a Anakin de su previo encuentro y Roy ordenó a sus hombres detener a los Jedi. Antes de que pudieran hacerlo, Mace Windu y un equipo de Jedi llegaron, arrestando a Roy y Jenna. Pero como los Jedi querían apresar a Omega y sabiendo que los dos criminales los llevarían hasta él, los dejaron libres.

Solo unas pocas semanas más tarde, Obi-Wan y su aprendiz siguieron a Jenna y a Roy hasta Falleen, donde los bandidos se las habían arreglado para construir las instalaciones de Sistemas Agua Negra, para la producción en masa de su droga, la Zona de Auto-Contención. Cuando fueron encontrados se vieron obligados a destruir las fábricas y huir una vez más.

Anakin y Ferus fueron de nuevo en pareja cuando la pista de Jenna y Roy les condujo a Coruscant. Sano Sauro —un amigo de Granta Omega— y Bog Divinian comenzaron a lanzar falsas acusaciones contra los Jedi para convencer al Senado Galáctico a disminuir o disolver completamente su apoyo a la Orden. Este voto, sobre si se debía o no permitir a los Jedi involucrarse en las actividades del Senado, fue totalmente planeado por Sauro y Omega para infiltrar la Zona de Auto-Contención en la ventilación y asesinar al Canciller Palpatine. Anakin y Ferus, que habían aprendido a olvidar su rivalidad y se comprendían el uno al otro, consiguieron prevenir el intento de asesinato del Canciller Supremo. El plan de Omega fue descubierto, pero no a tiempo de salvar a los veintiún Senadores y varios empleados del Senado de ser matados por droides buscadores programados por Teda. Ignorado por él, y dejando de ser necesario para Jenna y Granta, un droide buscador lo mató a él también. Después de todo, Obi-Wan, Anakin y Siri salieron en busca de Omega, dejando a Ferus para proteger a los Senadores y a Palpatine.



Enfrentándose a antiguos adversarios


Siri Tachi


Ferus Olin

Siguiendo la pista de Omega y Zan Arbor a Korriban, cuatro parejas de Jedi —Anakin y Obi-Wan, Siri y Ferus, Ry-Gaul y Tru Veld; y Soara y Darra— viajaron hasta allí para enfrentarse con ellos y detenerlos. Durante el curso de la captura, los aprendices se separaron de los Maestros para llevar mejor a cabo la misión. La investigación de Dreshdae los condujo al Valle de los Lores Oscuros. Debido al poder del lado oscuro del planeta, los padawans, en vez de trabajar en equipo, comenzaron a luchar entre ellos mismos. Cuando Anakin se dio cuenta del avanzado adiestramiento de Ferus, se sintió extremadamente celoso de él, y debido a anteriores roces, su búsqueda para encontrar a Omega fue catastrófica. Fueron capturados y detenidos por numerosas trampas que hubieran podido evitar si hubiesen actuado en equipo. Como no fue así, la confrontación con Omega fue un completo y pronunciado desastre.

Anteriormente, durante la lucha, el sable láser de Veld se estropeó y Olin se ofreció para repararlo. Skywalker que estaba más preparado para tareas mecánicas que Olin, se dio cuenta de que la reparación no funcionaría. En vez de decirlo y arreglarlo el mismo, guardo silencio, para que Olin quedara en evidencia y se humillara. El defectuoso sable falló mientras Veld lo estaba utilizando para bloquear varios disparos láser que hirieron fatalmente a Darra, siendo acribillada por disparos en el pecho y muriendo en el acto. Esto aun causó mayor crispación entre Veld y Anakin, siendo su muerte, en parte culpa de Anakin. Obi-Wan que apareció justo en el momento adecuado, se vio obligado a matar a Granta Omega de un sablazo de su espada láser. Zan Arbor se las arregló para escapar una vez más y no fue vuelto a ver de nuevo por los Jedi o la República. Ferus, sintiéndose culpable de la muerte de Darra, abandonó la Orden Jedi.


Creciendo

Algún tiempo después, Anakin y su maestro fueron enviados a una misión diplomática a un planeta que deseaba entrar en la República Galáctica. Sin embargo, pronto se encontraron con que la población nativa consideraba el robo como un importante recurso social. Durante su estancia, el sable láser de Anakin fue robado. Él padawan lo buscó, avergonzado de decírselo a Obi-Wan, pero pronto admitió su pérdida. Pidiendo ayuda a su Maestro, se encontró con que el Caballero Jedi ya sabía que su sable láser había sido robado, y usando un truco de la Fuerza, lo había recobrado del ladrón. Obi-Wan simplemente había estado esperando a que Anakin admitiera que lo había perdido.

Obi-Wan y su aprendiz, que ya tenía dieciséis años, fueron asignados con la tarea de proteger al Senador Simon Greyshade de ser asesinado. Simon había ocupado recientemente el puesto de Senador de la Comunidad; una plaza senatorial abandonada por su difunto primo. El primo de Simon, Jheramahd Greyshade, había sido lanzado de la azotea del República 500 en un intento de paralizar el proceso del Decreto de Reforma Financiera, el cual el Senador había apoyado. El Decreto de Reforma Financiera, era un proyecto de ley encauzado con el propósito de reducir el nivel de corrupción que estaba causando que el Senado y por tanto, a través de este, la República, se desintegrasen.

El Senador Simon Greyshade, que recibió una amenaza de muerte por su posicionamiento, estaba ahora bajo protección de la pareja Jedi. El Comandante Zalin Bey de la Guardia del Senado y su unidad fueron encomendados con la investigación del asesinato de Jheramahd. Anakin y Obi-Wan estaban muy ocupados protegiendo a Simon de miríadas de asesinos: droides; el dug Keluda; y la Princesa Tsian, a quien no podían investigar seriamente ya que tenía inmunidad diplomática. A pesar de estos obstáculos Tsian fue arrestada y Keluda eliminado.

Sagoro Autem e Isaru Omin continuaron la investigación del asesinato del Senador, revelando varios hechos inquietantes. El hermano de Sagoro, Venco había asesinado a Jheramahd y convenció a Reymet Autem, el hijo de Sagoro, para ayudarle sin darse cuenta en otro asesinato, esta vez contra la vida de Simon. Este segundo intento fracasó. Sagoro se las arregló para dejar a su hijo escapar, pero, desafortunadamente, cuando Omin descubrió su obstrucción a la justicia, demasiado tarde para arrestar a Reymet, arrestó a Sagoro. El hombre asumió la culpa y la deshonra que su hijo había cometido, y fue despedido de las oficinas de la Guardia del Senado. Simon Greyshade estaba a salvo de nuevo.

Debido a que se supo que el asesinato y el intento de asesinato fueron por el Decreto de Reforma Financiera, nunca llegó a ser votado. Tiempo después, esto sería la causa de que una buena parte de planetas secesionistas formasen rápidamente la Confederación de Sistemas Independientes y podrían haber evitado que las Guerras Clon hubiesen existido.


Vida Adulta (22 ABY–4 DBY)


Misión a Ansion




A la edad de diecinueve años, en el 22 ABY, Anakin y Obi-Wan, junto con Luminara Unduli y su aprendiz, Barriss Offee, fueron enviados a Ansion para resolver una disputa que tenía el potencial de ser un planeta extremadamente estratégico para la secesión de la Confederación. Si Ansion caía le seguirían incontables mundos. Los Jedi tuvieron que persuadir a los dos bandos en lucha constante para resolver sus disputas y llegar a un acuerdo. Poco sospechaban que el Presidente Shu Mai del Gremio de Comerciantes estaba detrás de todo, moviendo los hilos para provocar que Ansion se secesionara. Sin embargo, los Jedi frustraron su complot, llevando a los clanes ansionanos Januul y Borokii a acceder permanecer en la República. Debido al estatus del Presidente, no se descubrió la implicación de Shu Mai.





Después del intento de acabar con la vida de Padmé Amidala del cazarrecompensas Zam Wesell, a Anakin se le encomendó la misión de proteger y escoltarla devuelta a su planeta natal. Anakin no la había vuelto a ver desde hacia diez años, aunque no dejó ni un solo día, de pensar en ella desde que partiese de Naboo. Fue la fascinación de su infancia que se convirtió en un capricho. Para evitar ser llamativos, los dos viajaron como refugiados. Durante una conversación, él le reveló su afecto por ella, su desconfianza de la política y su punto de vista sobre la necesidad de un líder más fuerte. En poco tiempo, su capricho se transformó en algo más: amor. Finalmente, Padmé comenzó a corresponder sus sentimientos, llegando a vestirse provocativamente para llamar su atención.






Fue en el retiro del lago de Padmé donde los dos se desinhibieron y compartieron su primer beso. Ambos se mostraron encantados el uno con el otro y con sus diferentes clases sociales. Sin embargo, Padmé entro finalmente en razón, mientras Anakin estaba más preocupado de sus sentimientos y viviendo el presente —incluso sugiriendo que podían mantener la relación en secreto— Padmé estaba más preocupada de sus deberes y obligaciones. Ella tenía suficiente sentido de la previsión para saber que sus circunstancias actuales no permitirían una relación entre ellos. La búsqueda de Anakin de mantener la relación con ella, era una violación de las tradiciones Jedi, las cuales sostenían que aunque un Jedi no estaba obligado a vivir en celibato, debían evitar cualquier apego a todo excepto a la Fuerza.





Regreso a Tatooine


Más tarde, Anakin estuvo sufriendo pesadillas recurrentes sobre su madre, Shmi, y debido a estas, desobedeció las órdenes de proteger a Padmé llevándola consigo a Tatooine para encontrar a su madre. Una vez hubieron aterrizado en Tatooine, Anakin hizo su primera pesquisa en la tienda de Watto, donde supo que un granjero de humedad llamado Cliegg Lars la había liberado y se había casado con ella.





Durante la conversación con Cliegg Lars, se enteró, para su horror, que Shmi había sido raptada por los moradores de las arenas. Inmediatamente marchó en su busca en la moto deslizadora de Owen Lars. Esa misma noche, el joven Jedi descubrió un asentamiento tusken más allá del Puente B'Thazoshe y a su madre dormida en el interior de una tienda, gracias a sus sentidos Jedi. A pesar de que Anakin la liberó de sus ataduras, era ya demasiado tarde. Maltratada, exhausta por la falta de sueño y muy deshidratada, Shmi Skywalker murió en sus brazos, pero no sin verlo antes por última vez.

Anakin dejó que el choque por su muerte fuese el detonante de la explosión de la ira y egoísmo largamente alimentados. Montó en cólera, matando a todos los presentes—incluso, como así confesó a Padmé más tarde, “a las mujeres y a los niños”. Varios Jedi, incluyendo Yoda y el fallecido Qui-Gon Jinn, sintieron la conmoción de la masacre, la cual fue amplificada por la poderosa presencia de la Fuerza en Anakin, que estaba bordeando el lado oscuro. Sus actos de odio convirtieron aquella específica zona de Tatooine en lugar de oscuridad, corrompiendo a las criaturas que vivían cerca, siendo muy parecido a lo que ocurrió al planeta destruido Malachor V.

Padmé estaba evidentemente preocupada por lo que Anakin había hecho, pero se había implicado tanto en él que no podía sentir rechazo. Ella trató de aliviarlo dándole compresión y no revelando a nadie el atroz crimen de Anakin. En su ira y dolor, se propuso de una manera fanática, que llegaría a alcanzar el poder para evitar que las personas murieran.


La Batalla de Geonosis


Mientras, todavía en Tatooine, Anakin descubrió que su amigo y mentor, Obi-Wan Kenobi, había sido apresado por las fuerzas droide de la ingeniería geonosiana de la Confederación de Sistemas Independientes. En un principio él decidió cumplir la orden del Maestro Mace Windu de proteger a la Senadora a toda costa y permanecer en donde estuviese; el episodio anterior con su madre le había hecho perder mucha confianza en si mismo. Sin embargo, Padmé le convenció de que ir a rescatar a su mentor era lo más correcto y viajaron a Geonosis. Estaban ignorando la orden de Windu de permanecer en Tatooine, aunque no obstante, Anakin estaba siguiendo técnicamente su primera orden de proteger a la Senadora. Una vez en Geonosis, Anakin y Padmé se adentraron en la fundición de droides pero durante su estancia se separaron, Padme fue capturad rapidamente y Anakin, durante su lucha con geonosianos perdio su sable de luz al ser cortado por una de las procesadoras, fueron enviados a la muerte en la Arena de Ejecución de Gladiadores. Enfrentándose con su inminente destino, se profesaron el profundo amor que sentían el uno por el otro. La llegada justo a tiempo de los Jedi y finalmente de tropas de asalto clon permitió que ambos pudieran escapar y luchar en la consiguiente batalla.




Anakin y Obi-Wan perseguían al Conde Dooku, el cerebro de la Confederación y, desconocido para ellos, un Lord Sith. Lo persiguieron a través de los vastos campos de arena de Geonosis, hasta que fueron llevados por él hacía un hangar propiedad de la Confederación. Una vez lo hubieron alcanzado, Anakin, en vez de seguir el sabio consejo de su Maestro, tontamente se apresuró impetuosamente a atacar a Dooku con una terca actitud. Fue la ruina para el padawan: Dooku descargó un poderosísimo aluvión de Relámpagos de la Fuerza sobre Anakin, dejando al joven inconsciente y quedándose su Maestro a solas con Dooku. Obi-Wan plantó cara valientemente, sin embargo, sus habilidades probaron no estar a la altura del poder y la experiencia de Dooku, y fue rápidamente vencido. Mientras Anakin se había recobrado de los Relámpagos de la Fuerza y fue testigo de cómo Dooku alzaba su sable luz para dar el último golpe al caído Obi-Wan.





Anakin, haciendo uso de la Fuerza, saltó interponiéndose en el camino del sable láser de Dooku, bloqueándolo con el suyo, salvando noblemente la vida de su Maestro. Entonces, Anakin usó el sable de su Maestro junto con el suyo en el duelo contra Dooku. El sable extra le dio a Anakin una ventaja táctica, aunque fue, no obstante, breve.




Primeramente, Dooku consiguió destruir uno de los dos sables láser, dejando a Anakin solo con uno, asi, Anakin cambio a su forma de combate favorita, pero después de un intenso duelo, Dooku de improviso, cortó el antebrazo derecho de Anakin con su sable luz, terminando así el duelo. Después de ser rescatados por Yoda, el antebrazo de Anakin fue reemplazado poco después por una prótesis mecánica.




No mucho después, durante los primeros días de las Guerras Clon, una guerra que ellos desencadenaron, Anakin se caso con Padmé en Varykino en Naboo en una ceremonia secreta conducida por un hombre santo de Naboo, con C-3PO y su homólogo, R2-D2, como únicos testigos de la boda. Más tarde ellos tuvieron dificultades para mantener esta relación ilícita en secreto.





Las Guerras Clon (22 ABY–19 ABY)


Con el comienzo de las Guerras Clon, el Comandante Anakin Skywalker se convirtió en héroe legendario. Fue un piloto estelar sin parangón, volando en misiones a varios mundos, tales como Kamino, Balamak y Virujansi, consolidando su fabulosa reputación. Llegó incluso a ganar el rara vez oído título de Tan en reconocimiento a sus excepcionales habilidades de piloto. Modificó y personalizó su caza estelar Delta-7 Aethersprite—llamándolo el Ángel Celeste en tributo a su mujer— en una mortal y exclusiva nave que una y otra vez superó a cualquier nave en el campo de batalla.




Apodado como el “Héroe Sin Miedo”, la guerra forjó a Anakin en un hombre y mejoró su destreza en el Combate con sables de luz, pero continuó alimentando su ego. También era mentira que no tuviese miedo, él no temía por su vida, pero le aterraba perder las vidas de su Maestro, del Supremo Canciller Palpatine, las tropas que estaban bajo su autoridad e incluso R2-D2, que acompañaba a Anakin siempre que podía. Era difícil refrenar a Anakin ya que cada vez tenía más problemas en seguir la estricta disciplina del Código Jedi, especialmente cuando la propia Orden era cómplice de actos de moralidad ambigua prosiguiendo con una guerra en toda regla. Pero por encima de todo esto, Anakin, por lo que más temía, era por su amada Padmé. Él le escribía siempre que podía e intentaba reunirse con ella en varias ocasiones, pero debido a sus respectivas obligaciones, rara vez se veían. Y las pocas veces que lo hacían, Padmé estaba normalmente en peligro, lo cual incrementaba su protección a ella y su miedo a perderla.


La Batalla de Muunilinst y Duelo en Yavin 4


En la Batalla de Muunilinst, el Comandante Skywalker fue encargado de orquestar el asalto aéreo al mundo capital del Clan Bancario Intergaláctico, un miembro crucial de la Confederación de Sistemas Independientes. Su talento como piloto y su liderazgo de un grupo de pilotos clon los llevaron a la victoria.


Una nave misteriosa captó su atención durante la refriega, y salió de la batalla a pesar de la amonestación de Obi-Wan. Él Siguió la enigmática nave caza estelar mediante una intensa persecución a través de las calles de la capital de Muunilinst, volviendo al espacio y dirigiéndose a Yavin 4 por el hiperespacio. Bajo las copas de la jungla y entre los restos de los antiguos Templos Massassi, Anakin se encontró cara a cara con el piloto, Asajj Ventress y se batió en duelo con ella. A medida que iban luchando, la confrontación acabó en el interior de los templos de Yavin 4. Al final, Anakin fue desarmado por Asajj, pero consiguió derrotarla tomando uno de sus sables láser de empuñadura curvada y arremetiendo repetidas veces contra ella tuvo unas breves visiones de Qui-Gon, Obi-Wan y Yoda profundamente preocupados por lo que estaba haciendo. Sus golpes causaron que las piedras del templo bajo ella se desmoronasen y ella cayó de la repisa hacia el abismo y aparentemente hacia su muerte, aunque más tarde consiguió escapar. Viéndose victorioso, Anakin dio un gran y fuerte grito de rabia, sabiendo que había ganado. Esto solo fue conseguido mediante el uso de su lado oscuro.


La Batalla de Jabiim




En el lluvioso y empapado mundo de Jabiim, durante la batalla que tuvo lugar allí, Skywalker llegó por sus propios medios. Creyendo que Obi-Wan había muerto en un ataque Separatista, Anakin dirigió una célula de padawans “huérfanos”. La pérdida de su Maestro y los horrores del campo de batalla de Jabiim dejarían una profunda huella en su vida; y debido a ello se volvió más ferozmente independiente y más frustrado con sus fallos. Sin embargo, inmersos en la batalla, recibió una transmisión urgente y a título personal de Palpatine para que saliera del planeta. Esta estratagema bien pudo haber sido para salvar a Anakin de morir en el campo de batalla.

Respetando la autoridad del Canciller y su amistad, Anakin tuvo que cumplir con sus deseos, aunque fue duro para él abandonar a sus amigos en el final de la confrontación. Antes de irse, una padawan de trece años Aubrie Wyn le dio a Anakin el holocrón de su Maestro para devolverlo al Templo Jedi. Tristemente, en los siguientes cinco días, debido a que Anakin abandonó el frente, todos los miembros del grupo padawan murieron en la acción. Cuando los transportes llegaron, solo unos pocos habían sobrevivido a través de las tormentas. Anakin tuvo que afrontar una difícil y dolorosa decisión —siendo el último Jedi superviviente en Jabiim, ordenó la evacuación del planeta. Enfurecido, el Capitán Orliss Gillmunn apuntó un desintegrador sobre Anakin, quien reaccionó instintivamente gracias a la Fuerza de Obstrucción, estrangulando al oficial. Tales actos tan horribles se convirtieron en algo natural para él, fue la primera vez que usaba la Fuerza de aquella manera pero ciertamente no fue la última. Gillmunn, líder de los desengañados leales jabiimitas, juró nunca olvidar esta traición siendo que los leales jabiimitas fueron abandonados a su suerte. Una vez más, Anakin había fracasado y la batalla de Jabiim estaba perdida. Sus acciones durante la batalla encenderían más adelante la Segunda Batalla de Jabiim al cabo de veinte años más tarde, donde sus hijos serían capturados por bandidos rebeldes.


Dos días antes de la evacuación, los heridos fueron llevados a Nuevo Holstice, donde Anakin conoció por primera vez a A'Sharad Hett, el tusken Jedi y su aprendiz, Bhat Jul, que servían como curanderos,

Uno de los heridos era la Maestra Sora Mobari, que fue herida en una explosión de un terrorista Ithoriano y que no respondía a ningún tratamiento. Anakin, incapaz de aceptar más perdidas Jedi, trató un método diferente—usó la misma técnica de la Fuerza que ejerció para obstruir la garganta de Gillmunn y la utilizó para masajear el corazón de Mobari. Hett estaba horrorizado, así que trató de razonar con Anakin, diciéndole que ella estaba sufriendo innecesariamente. Anakin insistió que ella viviría, pero a pesar de sus esfuerzos ella sucumbió a sus heridas. Anakin fue incapaz de aceptar que no podía salvar a la gente de la muerte; esta experiencia reforzaría aun más su deseo de salvar a las personas de la muerte.

Posteriormente, Hett le enseñó un monumento conmemorativo creado en memoria de todos los Jedi fallecidos desde el nacimiento de la República. Teóricamente estaba constituido de inmortales polillas del recuerdo que susurraban los nombres de los Jedi una y otra vez. Anakin liberó unas pocas polillas por todos los miembros del grupo padawan—Kass Tod, Mak Lotor, Tae Diath, Elora Sund, Vaabesh, Windo Nend, Zule Xiss y Aubrie Wyn—y a su propio maestro, Obi-Wan Kenobi. A'Sharad Hett liberó una por Sora Morbari, él aseguró a Anakin que ella estaba grave desde hacía días y nada podría haber evitado que muriese. Debido a la aparente muerte de su Maestro, Anakin estuvo bajo el tutelaje de Ki-Adi-Mundi para una campaña que comenzaba en el mundo de Aargonar.


La Batalla de Aargonar

En el desértico mundo de Aargonar, un planeta insignificante, la República y la Confederación lucharon; los frentes estaban delimitados. Durante las escaramuzas, Anakin Skywalker, A'Sharad Hett, y su aprendiz, Bhat Jul se perdieron tras las líneas enemigas. Bhat había sido fatalmente herido por una colisión y mientras yacía muriéndose, Anakin trató de hacer uso de la Fuerza para sanarlo, pero fue inútil. Bhat murió por sus graves heridas. Anakin, frustrado con la muerte del nikto, reprochó a Hett, que hubiera estado con él y que no hubiese sido capaz de salvarle. Hett contestó que él sentiría como Bhat se uniría a la Fuerza, argumentando que Bhat ya sabía que estaría allí con él y que su ausencia física no cambiaba nada.

Mientras Skywalker y Hett buscaban la manera de volver a su ejército, los prejuicios de Anakin hacia los tusken por haber matado a su madre comenzaron a manifestarse por si solos contra el Jedi tusken. Anakin se sintió insultado y molesto cuando Hett habló sobre las similitudes entre ellos: ambos llegaron a Coruscant después de ser criados en un planeta desértico y solo conocieron uno de sus padres. La furia de Anakin se intensificó cuando Hett comentó que él habría sido un buen tusken.

Cuando alcanzaron la estación Separatista, empezaron a pensar en un transporte que les devolviera a su base. Podían tomar prestado uno, Hett le dio a Anakin la energía de las baterías del sable luz que fue propiedad del padre del Jedi tusken, para mover el vehiculo. Una vez hecho esto, empezaron a buscar armas para su defensa y mientras pasaban las horas, Anakin empezó a revivir todo lo que pasó en torno a la muerte de su madre. Cuando los guardias Separatistas localizaron al padawan, que se estaba deslizando hacía el lado oscuro, él los confundió con tuskens y lleno de furia los acribilló a todos. En una bruma sangrienta, Anakin apuntó a Hett, pero el Jedi tusken se las arregló para desarmarlo y hacerle entrar en razón. A'Sharad Hett le dijo a Anakin que él como tusken que era, entendía el vehemente deseo de vengarse, pero que gracias a su adiestramiento Jedi, aprendió que la venganza no tenía nada que ver con ellos. El Jedi tusken también conocía el atractivo del lado oscuro, sabiendo la necesidad de evitarlo. Después de contarle todos sus dolorosos recuerdos sobre la muerte de su madre, Anakin cayó en la cuenta que la muerte de su madre y la matanza que siguió a continuación fue algo que nunca contó a su antiguo maestro, Obi-Wan.

Viendo la confusión en la que se encontraba el muchacho, Hett llegó a la conclusión que si conseguían sobrevivir y continuaban estando juntos, Anakin debía verle como Jedi y no como bandido tusken. A'Sharad Hett se quitó la máscara, sorprendiendo a Anakin, que vio que era totalmente humano. Él insistió en que era tusken hasta la médula, pero también completamente Jedi. Anakin se disculpó, viéndolo finalmente como un aliado en vez de un enemigo. Los dos sobrevivieron al viaje de vuelta a las líneas de la República. Hett, reflexionando sobre este episodio, decidió que los demás le verían primero como Jedi y después como tusken. Tampoco reveló a nadie el secreto de Anakin, asumiendo que era una carga que él tenía que llevar y que tendría que enfrentarse a las consecuencias de lo que había hecho, creyendo que Anakin le contaría a su maestro sobre la masacre. Pero Anakin nunca lo hizo.


No mucho después, Anakin descubrió que su Maestro estaba de vivo y que solo había sido capturado por Asajj y muy pronto se reunió felizmente con Kenobi que había escapado de su prisión.



Caballero Jedi




Después de sus heroicas acciones en la Batalla de Praesitlyn, Anakin fue dotado con el título de Caballero Jedi, a pesar del hecho de que nunca pasó por las pruebas tradicionales de los Jedi antes de ser Caballero. Más tarde envió su trenza de padawan, que había sido cortada ritualmente por Yoda, a su secreta esposa como una dedicatoria.

Poco después de su título de Caballero, Anakin participó en la Batalla de Rendili. Su idea era usar su caza estelar para colocar cargas explosivas en los puntos débiles de los cruceros clase-Acorazado de Rendili. Aunque el Maestro Jedi Saesee Tiin se opuso, el orgullo de Anakin no le dejó pasar la oportunidad de conseguir la victoria. Sin permiso, procedió a seguir adelante con su plan durante la batalla. Resultando ser un éxito total, ayudando a la República a conseguir la victoria e inflando su ego y engreimiento. Después de la batalla, Anakin regresó a Coruscant, donde fue atrapado por una emboscada de la Jedi Oscura Asajj Ventress en uno de los sectores de la Ciudad Galáctica.

Ella espió a hurtadillas a Anakin cuando estaba escuchando un holodisco secreto grabado por su bienamada Padmé, descubriendo así su relación. Ella destruyó el holodisco y se mofó de Anakin con amenazas de matar a Padmé, después de lo cual los dos se engancharon en un fierísimo duelo de sable láser. Fue durante esta lucha donde Anakin quedó marcado por el sable de Asajj, con una cicatriz vertical cerca de su ojo derecho y otras dos pequeñas en su mejilla izquierda.


A pesar de las mutilaciones, Anakin persistió. Asajj cometió el fatal error de desestimar el fiero deseo del joven Caballero Jedi, de proteger a aquellos a quien amaba de cualquier daño y durante la lucha, Anakin, usó la Fuerza para enredarla en unos cables eléctricos y enviarla en picado a las profundidades de Coruscant. Ya en Yavin 4, ella sobrevivió a la caída pero ya estaba muy débil para perseguirlo.

Durante los Asedios del Borde Exterior, Obi-Wan y Anakin se vieron puntualmente privados el uno del otro, siendo enviados como equipo a varios frentes de batalla, dirigiendo la Flota del Círculo Abierto. Poco después de la Segunda Batalla de Coruscant, Obi-Wan y Anakin fueron enviados al helado planeta Nelvaan para encontrar a Grievous. Los nelvaanianos aclamaron a Anakin como la “Mano Fantasma” y el chamán de la villa Rokrul lo envió en una expedición para salvar a su gente de la amenaza que había derrotado a todos sus campeones. Anakin accedió y entro en una cueva donde tuvo visiones de un gran cazador, que perdió su brazo en la batalla. Sin embargo, contraatacó y continuó matando monstruos con un nueva, negra y puntiaguda arma. Así como iba asesinando monstruos, su poder crecía hasta que estaba fuera de control, la negra arma puntiaguda se convirtió en un laberinto que rodeó y destruyó todo lo que el guerrero estimaba.


La voz de Padmé se oía gritando mientras el siniestro laberinto negro demoníaco que antes fuera una gran arma se puso sobre él y transformó lo que quedaba del gran cazador en un espeluznante rostro—el rostro de Darth Vader, en quien Anakin se convertiría muy pronto.

Cuando Anakin se recobró de su visión, dio con un laboratorio de la Tecno Unión en donde estaban experimentando con guerreros nelvaanianos, trasformándolos en zánganos brutos con cañones láser insertados en sus brazos. Con la ayuda de un nelvaaniano que todavía no estaba completamente trasformado por los científicos, convenció al resto para ayudarle a destruir la factoría, un acto que le costó su brazo robótico. Muchos científicos intentaron escapar, pero Anakin los apresó y los mató furiosamente. En una muestra de apoyo, los nelvaanianos se arrancaron sus brazos artificiales también.



La Nueva Padawan



Poco después de que Anakin fuese ascendido a Caballero Jedi en las campañas provenientes que organizó junto a Obi-Wan Kenobi en el Borde Exterior, Yoda envió una mensajera Togruta a llevarles refuerzos durante la Batalla de Christophsis, resulta que la mensajera fue asignada de Obi-Wan a Anakin como aprendiza Padawan.

Al principio Anakin no le prestó mucho atención a la "niña" como la llamó al principio, pero a medida que avanzaba y se intensificaba la guerra fue tomándole cariño a Ahsoka y la recibió como su aprendiza.

Posteriormente, Ahsoka y él detuvieron varias conspiraciones separatistas y rescataron al androide Artoo-Deetoo de los Separatistas, cuando un Trandoshano pensaba vendérselo a Grievous en una estación centinela secreta de los Separatistas.


Batalla en Christophsis

Cuando Christophsis fue invadido por los Separatistas, los civiles convocaron una señal de auxilio a los sistemas de la República, y Anakin y Obi-Wan fueron enviados rápidamente al planeta a ayudar a la milicia, junto con el Comandante Clon Cody, y el Capitán Clon Rex. Colocaron una larga defensa de dos torres, y se prepararon mientras avanzaban las fuerzas de infantería droides, que aparentemente no conocían la presencia de los Jedi en el planeta. Sin embargo, los droides les llevaron la delantera, dividiéndose e infiltrándose entre sus torres de vigilancia, y para cuando Obi-Wan se percató de lo sucedido, los droides del batallón proveniente invadieron su edificio y los atacaron. Anakin pidió la asistencia de Hawk para la evacuación, y junto con Rex, prosiguieron a ayudar a Obi-Wan. Lograron escapar de las torres atestadas de droides, y en el camino, conseguir la preciada información de la memoria de la cabeza de un droide táctico.


Sin embargo, lo que había hecho aquel droide, no era más que informarle a los Separatistas, la ubicación de los Jedi. Obi-Wan sintió que era posible que alguien de su escuadrón pudo haberlos traicionado, y desde hacía tiempo ya. Obi-Wan y Anakin le pidieron clandestinamente a Cody y a Rex buscar a ese traidor, mientras que ellos se infiltraban en las líneas enemigas. En el camino, descubrieron que muchísimos droides los observaban, pero sin afán de dispararles, y Anakin dedujo que podían estar yendo hacia una trampa. Y efectivamente, cuando llegaron, encontraron a Asajj Ventress, y los tres se batieron en duelo. Los Jedi intentaron derrotarla y apresarla varias veces, pero debido a sus saltos, fue capaz de evitarlo, y cortar con sus espadas el piso debajo de ellos, dejándolos un piso más abajo. Ventress se burló de ellos, y los obligó a ver cómo un completo ejército de droides invadía y destruía la ciudad. Los Jedi lograron escapar en STAP, y Ventress le ordenó entonces, al General Whorm Loathsom irse a la ciudad, dejándolo sólo y yéndose.


Al regresar a la base de la República, Anakin y Obi-Wan descubrieron que Rex y Cody habían hayado al traidor, quien resultó ser Slick. Anakin le preguntó a él, que por qué había traicionado a sus hermanos, y Slick le contestó que la tiranía de los Jedi era la culpable de sus actos, debido a que los habían esclavizados. Cody y Rex le dijeron entonces, que si lo que quería era ayudar a sus hermanos, no debería ponerlos en riesgo, y lo llevaron al calabozo como prisionero.

Anakin y Obi-Wan se las arreglaron para acabar con el primer batallón de droides, y enviaron a sus transportes para que regresaran por reguerzos. Un segundo batallón llegó dentro de poco, y mientras Obi-Wan y Cody mantenían una batalla en el centro de la ciudad Cristal, contra los droides de combate, Anakin y Rex, junto con la Compañía Torrente, derribaron a los tri-droides. Esto, junto al uso que le dieron los soldados a los cañones pesados, hizo que Loathsom se retirara sin más opción. Dentro de poco, llegaría uno de sus transportes, con una joven Togruta Jedi, llamada Ahsoka Tano, quien traía consigo un mensaje urgente, por el cual debían de regresar a Coruscant. También señaló ser la nueva Padawan pádawan asignada a Anakin, lo cual ocasionó que él se desmayara

Desafortunadamente, Loathsom, quien no resultó ser tan ingenuo como creían los Jedi, activó un expandido escudo deflector, con sus ejércitos avanzando, pero protegidos dentro de este, todo para no ser víctimas de los cañones. Anakin y Ahsoka lograron infiltrarse dentro del escudo, colocando una caja sobre ellos y avanzando despacio. Después de que Ahsoka los condujera accidentalmente hacia un droideka, además de que alertara a unos droides gigantescos, los dos lograron destruir el generador del escudo, permitiéndole a la República disparar los cañones, y acabar con los droides. Los Separatistas de Christophsis finalmente se rindieron ante Kenobi, y Anakin aceptó entonces a su pádawan.


Rescatando a un Hut



Anakin y Ahsoka fueron reasignados a otra misión de vital importancia - para rescatar a Rotta, el hijo de Jabba el Hutt, del planeta de Teth. Persiguiendo a su objetivo en el sistema, junto con el Capitán Rex y la Compañía Torrente, Skywalker escaló un enorme barranco custodiado por droides separatistas, para poder alcanzar un monasterio en la cima. Ambos pudieron escapar de Ventress, quien mantenía al bebé Huttlet capturado en las mazmorras. Al descubrir que Rotta estaba gravemente enfermo, los Jedi tuvieron que marcharse en el carguero El Crepúsculo, intentando abordar en el crucero Espíritu de la República. Sin embargo, cuando su hangar fue completamente destruido por cazas separatistas, se vieron forzados a huir en el Crepúsculo hasta Tatooine. Afortunadamente, pudieron salvar a Rotta gracias a unas cuantas medicinas dentro del carguero.

El Crepúsculo fue víctima de disparos separatistas en pleno espacio de Tatooine, lo que dañó sus sistemas y Anakin y Ahsoka se vieron obligados a aterrizar forzosamente. Los Jedi tuvieron que dividirse, con Anakin actuando como el señuelo que podía ser su aprendiza. Dooku, quien todo ese tiempo había estado negociando con Jabba, interceptó a Skywalker en el desierto, y envió a sus magnaguardias a buscar a Ahsoka, de manera de que si ella llevara consigo al hutt, fuera directo al castillo, y le hiciesen pagar caro por los engaños Sith de Dooku.

Tras un corto duelo, Skywalker logró robar el speeder de Dooku y escapar lo más rápido posible hacia el palacio de Jabba para salvar a Ahsoka de la trampa. Cuando Jabba se enorgulleció de ver regresar a su hijo, culpó a los Jedi por la demora y ordenó su ejecución. Afortunadamente, la intervención de un holograma de la Senadora Padmé Amidala, quien había averiguado las amistades entre Dooku y el tío de Jabba, Ziro, salvó las negociaciones y Jabba quedó gratamente convencido. Al enojarse tanto de los engaños separatistas, Jabba le permitió a la República las rutas hiperespaciales hutt para que pudieran transitar sus refuerzos libremente por el Borde Exterior, y le pidió a los Jedi que llevaran a Dooku ante la justicia.


La Crisis del Malevolencia

Luego, Anakin y Ahsoka se dirigieron a rescatar a Plo Koon, quien había sido obligado a escapar de una turbulenta batalla abordo de una cápsula de escape, con un limitado grupo de soldados clones en el sistema Abregado. La única habilidad de Ahsoka para percibir al Maestro Koon a través de la Fuerza, hizo que Anakin se percatase de lo sucedido, tras una fallada búsqueda, y también contaba el hecho de que su aprendiza había tomado control del Crepúsculo, y maniobrado la nave sola entre el campo de escombros. Tras varios minutos, encontraron al Maestro Koon, y a sus clones, y los rescataron. Koon les informó acerca del "arma secreta" que los Separatistas habían estado usando, no era más que un cañón de iones, el cual tenía la tecnología necesaria para despojar a las naves de cualquier tipo de defensa. En ese momento, la nave que portaba el arma, conocida como el Malevolencia atravesó el campo de escombros, obligándolos a desconectar todos los sistemas vitales para que no fuesen detectados por sus comandos. Sin embargo, olvidaron apagar a un droide médico que llevaban. Fue detectado por el Malevolencia, el cual respondió disparando el cañón de iones. El Crepúsculo logró escapar la ola iónica saltando al hiperespacio, llevando consigo la información del arma Separatista, para divulgarla en espacio de la República.

Poco después, Anakin ideó un plan para utilizar bombarderos Ala Y, en un ataque clandestino y atrevido al Malevolencia, el cual llevaba como objetivo primario, el hecho de matar al General Grievous, y asegurar así un rápido fin a la guerra. La República logró rastrear el curso del súperarma Separatista, hacia la Estación Medicinal de Kaliida, y en un intento por llegar antes que el acorazado, el grupo de bombarderos hizo su camino por medio de la Ruta de Balmorra; sin embargo, el grupo ignoraba totalmente que iba a toparse con mantis Neebray. Tras escapar de milagro de allí, el grupo de bombarderos entró en combate con el Malevolencia, llevando en el intento muchas pérdidas. Cuando se volvió más que aparente que la estrategia original fracasaría, Ahsoka, como artillera de su Maestro, sugirió un cambio en el plan. Para que todo no terminara en fracaso, el Maestro Koon le planteó a Anakin la idea de que los bombarderos destruyesen lo primordialmente importante en el asunto, que era el cañón de iones, los cuales empezaban a rescargarse, directo a la estación médica. Esta estrategia probó ser exitosa, y el Malevolencia quedó casi completamente destruido, y, justo en ese momento, las fuerzas del Maestro Kenobi llegaron al sistema, con tres cruceros de la República, que comenzaron a perseguir al Malevolencia en retirada.

Anakin, Obi-Wan, Ahsoka y el Master Plo Koon comenzaron la etapa final del ataque al Malevolencia, cuando recibieron una transmisión entrante de Padmé y Threepio, los cuales habían sido atrapados por el Malevolencia mediante un rayo tractor. Anakin, Obi-Wan y Artoo pilotearon al Crepúsculo y entraron en el Malevolencia sin mucha dificultad, debido al caos causado por todo el desastre. Separándose, Anakin encontró a Padmé, y ambos se dirigieron al puente de mando del Malevolencia, donde Anakin alteró los mandos principales de la computadora de navegación, y los puso en trayectoria hacia una luna cercana. Entonces, ambos se encontraron con Obi-Wan, Threepio y Artoo, y los cincos escaparon en el Crepúsculo. Con el Malevolencia destruido, regresaron en sana paz a la flota de la República.

Unas pocas semanas después, mientras investigaban el paradero del General Grievous y su flota, Kenobi y Skywalker se vieron forzados a ayudar al Comandante Cody y al Capitán Rex,, cuando ambos se batieron contra unas fuerzas Separatistas en la luna Rishi. La flota de los Jedi llegó justo a tiempo para enfrentarse a la de Grievous en ese sistema, pero el fracaso de las fuerzas Confederada en la luna, forzó al general kaleesh a salir del sistema en retirada.[9]
Anakin, Ahsoka y el droide astromecánico de reemplazo R3-S6, buscan a R2-D2.


Un amigo extraviado



Tras la derrota de la República en Falleen, la flota de Grievous se dirigió a atacar el sistema Both. Anakin y Ahsoka se prepararon para defender el estratégico y valioso sistema. Grievous atravesó el campo de asteroides del planeta, en una masiva fuerza para atacarlos, y Anakin lideró un pequeño grupo de cazas V-19 en su caza personal con R2-D2. Mientras la flota Separatista comenzó a atacar los cruceros de la República, haciendo casi que una inminente derrota la situación de la República, pero Anakin reveló su "sorpresa" a Grievous: habiendo lanzado a varios AT-TE en el campo de asteroides. Los vehículos blindados comenzaron a atacar las fragatas Separatistas en una emboscada, y los cruceros clase Venator atacaban desde su posición frontal. Derrotado, Grievous huyó hacia su caza y escapó de la batalla. Anakin intentó perseguirlo en su nave, pero los escombros de las fragatas desintegradas, regados por el espacio, causaron un daño muy grave al caza. Afortunadamente, el Capitán Rex pudo rescatarlo, pero tras recuperarse, se percató de que R2-D2 estaba extraviado.

Con R2-D2 desaparecido, se le otorgó a Anakin un droide astromecánico que lo reemplazara, R3-S6, pero el Jedi se convencía de que R2-D2 jamás iba a poder ser sustituido. En un intento para encontrar a su amigo, Anakin fue junto con Ahsoka abordo del Crepúsculo, para investigar a fondo el campo de batalla abandonado. Al encontrar su caza dañado, sin ninguna señal de R2-D2, Anakin prosiguió a investigar en un cercano carguero de salvamento, ignorando que su dueño, el trandoshano Gha Nachkt ya había encontrado el droide y se lo había prometido a Grievous.

Tras regresar a su crucero, Anakin le informó a Obi-Wan de la fracasada búsqueda de Artoo. Obi-Wan entonces le encomendó a Anakin la labor de encontrar el puesto de espionaje Separatista, que aparentemente había estado investigando sus transmisiones en los últimos meses, explicando la ventaja que los Separatistas habían tenido en las últimas batalla, y antelación a sus estrategias. Anakin fue a investigar en el espacio cercano del punto de encuentro con R3, en busca de la estación, pero, desafortunadamente, el droide activó la señal de rastreo masiva del caza de Skywalker, alertando a Grievous de su posición. Anakin logró entonces evadir un ataque por cazas Buitres, y Ahsoka Y Rex lograron rescatarlo en el Crepúsculo. Tras reprender a R3 por casi haberlo asesinado, Anakin mantuvo la creencia de que R2-D2 aún se hallaba perdido en el espacio, y que necesitaban buscarlo.


La Estación Skytop

Tras recibir una transmisión de R2-D2 Anakin logró rastrear la señal del androide hasta la Estación Skytop, el puesto espía que habían estado buscando. Anakin envió a Ahsoka y a los clones a destruir la estación, mientras él se iba a buscar a su droide. Anakin encontró pronto a Artoo, siendo llevado lejos por los MagnaGuardias de Grievous. Tras un corto duelo los destruyó a todos y salvó a R2-D2. Anakin entonces partió junto al astromecánico al hangar sur, para escapar definitivamente con su equipo, pero tras encontrarse con Rex y Denal, descubrió que Ahsoka se había enfrentado a Grievous sola, y enviado a los dos clones a completar la misión. Cuando el grupo de dispuso a volver a ayudar a Ahsoka, quedaron rodeados de droides de seguridad invocados por R3, quien resultó ser un espía de Grievous. R3 también activó a tres Cazas Buitre. Varios droides B2 se unieron al grupo de B1, y el enfrentamiento comenzó. Cuando Ahsoka regresó, Anakin la regañó por haberse enfrentado a Grievous sola, y, posteriormente, envió a Artoo a encontrar controles en el puente de emergencia, para poder abrir las compuertas selladas por R3. El grupo logró destruir al resto de los droides, y cuando R2-D2 destruyó a R3 y desactivó los controles de seguridad del hangar, Anakin dirigió al Crepúsculo fuera de la estación, y condujo su caza a buscar a su astromecánico. Al conversar con un molesto Obi-Wan, Anakin le dijo a Ahsoka que R2-D2 era más que un droide, también era un amigo.


La captura de Nute Gunray

Cuando el Virrey de la Federación de Comercio, Nute Gunray fue capturado durante una misión hecha al sistema de Rodia por parte de Padmé Amidala, Anakin, temiendo por su seguridad, envió a su pádawan Ahsoka a ayudar a la Maestra Jedi Luminara Unduli a escoltar al virret Gunray a Coruscant, donde sería enjuiciado por la Suprema Corte. Sin embargo, Gunray logró escaparse con la ayuda de Asajj Ventress y el Capitán de los Comandos Senatoriales, Argyus. Entonces, Anakin se encontró con Ahsoka en un punto de encuentro Anakin.


La captura de Dooku


Obi-Wan y Anakin lograron rastrear la posición de Dooku, abordo de una fragata, y Anakin diseñó un plan para abordarla. Sin embargo, una vez adentro, fue capturado por fuerzas de seguridad separatistas, y Obi-Wan no tuvo otra alternativa más que ir a rescatar a su compañero. Al liberar a Anakin, ambos Jedi confrontaron a Dooku mientras el Resuelto entraba en combate con la fragata, pero Dooku logró escapar en su Velero Solar, y los Jedi comenzaron a perseguirlo. Desgraciadamente, ambas naves de los perseguidores fueron derribadas, y se estrellaron forzosamente en Vanqor. Dooku atrapó a los dos Jedi en una caverna cercana, y robó la espada láser de Anakin, pero, mientras era transportado hacia el mundo cercano de Florrum, por unos piratas, fue capturado por estos y mantenido como rehén. Tras confrontar a un gundark y a gas venenoso, Obi-Wan y Anakin fueron rescatados por Ahsoka, la cual no se satisfació al ver que su Maestro había dejado escapar a Dooku.

Hondo Ohnaka, líder de los piratas captores de Dooku, se comunicó con el Alto Mando de la República, buscando entregar a Dooku a la justicia por un millón de créditos. Anakin y Obi-Wan fueron enviados a Florrum para confirmar que Dooku estaba en efecto captivo por los piratas,[14] pero tras informar de lo sucedido al Alto Mando, también fueron capturados, viendo que los piratas deseaban un monto mucho mayor al prometido originalmente. Los dos Jedi se vieron forzados a formar una incómoda alianza con Dooku para escapar de la fortaleza pirata, pero tras múltiples intentos de escape, los Jedi fueron torturados. Afortunadamente, el Representante de Asociación Planetaria Jar Jar Binks, enviado junto con el respetado Senador Kharrus a pagar el rescate, y, accidentalmente destruyeron la central eléctrica de la fortaleza, y Anakin y Obi-Wan lograron escaparse. Los dos recuperaron sus espadas de luz, pero dejaron a Ohnaka libre en el planeta, y prometieron que no volverían a encontrarse. Dooku, sin embargo, escapó por otra parte, por su cuenta, y jurando vengarse de lo sucedido en el planeta.


La transformación en Vader (19 ABY)

Poco antes del fin de la guerra, la Primera Batalla de Cato Neimoidia sirvió en bandeja a Anakin y a Obi-Wan una importante pista para identificar al misterioso Darth Sidious: la silla mecánica de Nute Gunray. Este artefacto trasportaba un singular holotransmisor que llevaba datos e información capaz de dirigir las fuerzas de la República hasta su último objetivo, el escurridizo Darth Sidious. Mace Windu acotó el rastro en Coruscant, mientras Anakin y Obi-Wan rastreaban la pista en los Territorios del Borde Exterior. En ambos bandos les aguardaban aventuras conduciéndoles la pista del Borde Exterior devuelta a los Talleres en Coruscant, justo a tiempo para un ataque sobre el planeta perpetuado por la Confederación, haciendo volver inmediatamente a Anakin y a Obi-Wan a Coruscant después de su visita a Tythe. De vuelta en Coruscant, la identidad de Darth Sidious se barruntaba cada vez más cerca, la batalla aérea retrasó y disolvió la investigación. Mace Windu se unió a la batalla, enfrentándose con el General Grievous, que acabo escapando y aunque muy mal herido, capturó al Canciller Palpatine, llevándolo a su nave insignia, la Mano Invisible.





Sin embargo, antes de que el ejército Separatista fuese capaz de huir de Coruscant, Anakin y Obi-Wan llegaron por fin del Borde Exterior en un intento de rescatar al “cautivo” Canciller. Moviéndose entre la congestionada batalla, asaltaron la nave insignia en sus interceptores Eta-2 clase-Actiss. Los dos Jedi pelearon a su manera en el interior de la nave hasta que llegaron a los aposentos del General en lo alto de la torre de mando, en donde Palpatine estaba retenido, sus brazos sujetos con abrazaderas al asiento del General. Al acercarse para liberarlo, el Conde Dooku entró en la sala escoltado por dos súper droides de batalla B2 para enfrentarse a los Jedi. Palpatine les recomendó que pidieran ayuda ya que no podrían con él por tratarse de un Lord Sith, pero Obi-Wan, indiferente, hizo caso omiso de sus palabras de temor, contestándole confiadamente «Canciller Palpatine, los Lores Sith son nuestra especialidad.»


Al contrario que en su primer encuentro con Dooku, Obi-Wan y Anakin lucharon juntos contra él en un duelo muy bien coordinado, hasta que el Lord Sith usó la Fuerza de Choque contra Kenobi mientras simultáneamente empujaba a Anakin y lanzaba a Obi-Wan al otro lado de la sala, dejando al Maestro inconsciente e inmovilizándolo con un trozo de pasarela arracada mediante la Fuerza. Anakin continuó luchando, dejando al final que sus emociones sacaran lo mejor de si mismo tal y como se lo echó en cara Dooku. Anakin comenzó a desatar todo su miedo, ira y odio, superando con creces el Makashi de Dooku con su propio master de Djem So. El breve duelo, acabó abruptamente cuando Anakin segó las manos de Dooku, dejando al Lord Sith desarmado; un acto de venganza de su anterior duelo.






Satisfecho con el resultado, Palpatine urgió a Anakin que matara a Dooku. Después de dudar en ejecutar los deseos del Canciller, finalmente Anakin con sus dos sables láser (incluyendo el sable rojo de empuñadura curva de Dooku) cruzándolos alrededor del cuello de Dooku, decapitó al conmocionado Conde, matándolo instantáneamente. Anakin no sabía que estaba siendo usado por Palpatine para traicionar a Dooku y así poder adiestrar al joven Jedi en los caminos del lado oscuro, pero Anakin inmediatamente después se arrepintió de su acción, recordando que no era el estilo Jedi matar a un prisionero indefenso. Sin embargo, Palpatine, tranquilizó la conciencia de Anakin diciéndole que fue un “acto natural” de venganza de cuando Dooku le cortó el brazo, y le dijo que no era la primera vez, recordándole lo que le contó sobre su madre y los moradores de las arenas.




Anakin liberó a Palpatine de sus ataduras y salieron de la sala, cargando con el inconsciente Obi-Wan a la espalda, ignorando las exhortaciones de Palpatine de dejar al Maestro. Sin embargo su escapada fue breve, siendo rápidamente capturados y llevados ante el General Grievous en el puente de mando de la nave. A la orden de Anakin, R2-D2 distrajo de improviso a los presentes, permitiendo a Anakin y a Obi-Wan recuperar sus sables láser, liberarse de sus esposas y atacar a los escoltas y droides del general. Desafortunadamente, Grievous consiguió escapar de los Jedi y activar todas las cápsulas de salvamento ya que su buque insignia se empezaba a caer a trozos y a caer en picado hacía la capital galáctica, arrastrados por la gravedad del planeta. Anakin consiguió pilotar lo que quedaba de la nave y efectuar un violento aterrizaje forzoso en una pista de aterrizaje abandonada de una zona industrial de Coruscant.


Caída al lado oscuro




A su regreso a Coruscant, Anakin se reunió con su mujer y le reveló que estaba en embarazada, al oír aquello, Anakin rebosó de alegría. Sin embargo, más tarde fue turbado por pesadillas de Padmé muriendo durante el parto. Siguieron malos tiempos. Para salvar a su mujer, Anakin deseó buscar e investigar en los holocrones de Maestros eruditos, holocrones que estaban restringidos para todos excepto para los Maestros Jedi. Cuando Palpatine designó a Anakin como su representante en el Consejo Jedi, fue como un sueño hecho realidad, naturalmente él suponía que le concederían el título de Maestro, dándole acceso para los restringidos holocrones. Sin embargo, aunque varios Jedi aceptaron de mala gana que Anakin estuviera en el Consejo, le negaron el rango de Maestro Jedi, enfureciéndole y frustrándole. Después de una tensa sesión, Anakin expresó su indignada opinión a Obi-Wan sobre el asunto, atormentándose con el hecho de que necesitaba ser un Maestro para salvar a su amada.

Más adelante cortando su confianza en ellos, el Consejo Jedi urgió a Anakin seguir de cerca de Palpatine, aunque Obi-Wan estaba en contra de esta decisión. Esto llevó a Anakin a perder el respeto por los miembros del órgano de gobierno, la desconfianza y la duda le acosaban y acabó por contárselo a su esposa. Poco después de esto Anakin conoció a Iguni quien después de tener una breve conversación con él, tuvo una visión de Anakin cayendo al lado oscuro, lo que hizo Iguni con esta premonición es desconocido.





Al continuar reuniéndose con Palpatine, el Canciller poco a poco fue sembrando las semillas del lado oscuro en Anakin. Jugando con su miedo de perder a Padmé, le contó la historia de un Lord Sith, Darth Plagueis, que llego a ser tan poderoso que podía evitar que los demás muriesen. Finalmente Palpatine le reveló su propia verdad y le ofreció a Anakin la oportunidad de aprender los caminos del lado oscuro y usar su poder para salvar a Padmé. Anakin se dio cuenta de que Palpatine era Darth Sidious y prontamente informó de esto a Mace Windu, aunque luego se arrepintió atormentándose con las palabras de Palpatine. Mace, después de ordenar a Anakin permanecer en las cámaras del Templo fue junto con otros tres Maestros Jedi—Agen Kolar, Saesee Tiin y Kit Fisto—para arrestar al Canciller. Palpatine se batió con los Jedi, matando a tres de ellos casi instantáneamente. Solo Windu resistió. Él y Palpatine continuaron luchando hasta que el Maestro Jedi gano ventaja, apuntando su sable a la garganta del encogido Sith (aunque Palpatine parecía haber perdido, esto podía ser una simulación para ganarse la compasión de Anakin, su prometedor protegido). Mientras en el Templo Jedi, Anakin estaba obsesionado con un insoportable tormento: con la muerte de Palpatine, perdería toda esperanza de salvar a su mujer del destino de sus pesadillas.


Una elección fatídica del destino

Atormentado por visiones de Padmé muriendo sin los conocimientos de Palpatine. Anakin salio disparado del Templo, tomando un aerodeslizador y corriendo al lugar de Palpatine. No tenía claro que es lo que iba a hacer, todo lo que sabía es que tenía que hacer algo. Coincidencialmente, Anakin llegó justamente a tiempo de ver a Windu prepararse para matar a Palpatine.

Como si estuviera previsto, Palpatine atacó a Windu con el relámpago de Fuerza mientras suplicaba a Anakin que le ayudase. A duras penas consiguió reflejar el relámpago de Palpatine, Windu gritó a Anakin que no le escuchase. Durante el auto-inflingido ataque violento, Palpatine comenzó a trasformarse físicamente mientras luchaba por intensificar sus poderes del lado oscuro con su propia energía vital, su rostro se deformó horriblemente y sus ojos se tornaron amarillos. Windu prevaleció y manifestó su deseo de matarlo y acabar con los Sith; sin embargo Anakin le rebatió, afirmando que Palpatine tenía derecho a un juicio, y que ejecutarlo no era el estilo Jedi. Esto estaba de acuerdo con su arrepentimiento de matar a Dooku antes en una situación opuesta, pero más claramente por su miedo a perder la oportunidad de salvar a su mujer de la muerte. Windu ignoró a Anakin preparándose para matar a Palpatine, pero en una imprudente precipitación, el aterrado Anakin desplegó su sable y cortó la mano derecha de Windu. Antes de que Windu pudiera responder, Palpatine uso el relámpago de la Fuerza para enviar al Maestro Jedi a través del destrozado ventanal hacia su muerte.

Dándose cuenta por completo de lo que había hecho, Anakin fue asolado por la culpa y cuestionado por sus acciones, pero estaba demasiado agotado emocionalmente y aturdido para resistirse a Palpatine, quien declaro que estaba cumpliendo con su destino. Al rato lo animó para abrazar el lado oscuro y convertirse en su aprendiz. Anakin dijo que haría cualquier cosa que Palpatine deseara; todo lo que quería era salvar la vida de Padmé y su ayuda para conseguirlo. Palpatine le prometió que juntos, encontrarían el secreto, admitiendo tácitamente que él no tenía la habilidad de engañar a la muerte. Anakin se comprometió con la Orden Sith y Sidious lo bautizó con un nuevo nombre: Darth Vader.





El nacimiento de Darth Vader

Para cuando se dio cuenta de que habia sido engañado para hacer realidad sus pesadillas ya no tenia redencion lo que lo lllevaria a ser un mentor para el que queria que fuese el ayudante de su venganza.



Asalto en el Templo Jedi




Palpatine ordenó a Vader que si quería ganar el suficiente poder en el lado oscuro para salvar a Padmé, debía dirigir la Legión 501 de tropas clon al Templo Jedi y realizar la Operación: Caída del Caballero que era matar a todos los Jedi y padawan que estuvieran dentro. Él cumplió con la orden sin cuestionárselo, masacrando venerables Jedi y niños aprendices también. Algunos niños Jedi se acercaron a él, inconscientes de que él iba a ser su destructor. Las atrocidades hechas por Vader y la Legión 501, resultaron en columnas de humo que se levantaban desde los pilares fácilmente visibles desde el Edificio del Senado.



Misión a Mustafar




Anakin, ya renombrado como Darth Vader, sumergido profundamente en el lado oscuro de la Fuerza.

Palpatine le ordenó después ir al planeta Mustafar, para acabar con el Consejo Separatista. Después de descuartizar a todos los miembros, se dirigió hacía el último que quedaba—Nute Gunray, el ex-aliado de Sidious que había invadido y ocupado Naboo antes de ser derrotado por Anakin trece años antes. Antes de morir, Gunray suplicó a Vader, clamando que Lord Sidious les había prometido harían las paces, sin embargo, Vader lo mató, contestando que el Lord Oscuro había querido decir que les harían piezas. El Lord Sith salió silenciosamente de la sala. Afuera, supervisando el turbulento terreno volcánico, Vader contempló su trasformación y se convenció a si mismo de que lo había hecho por el bien de la República.






Duelo en Mustafar y consecuencias

Después de que Obi-Wan informase a la esposa de Vader sobre sus horribles actos y ofrecerle su compresión, ella se fue a Mustafar para tratar de entrar en razón a Vader, temiendo por él y deseando abandonar la vida pública y retirarse a vivir juntos y criar a su hijo. Cuando él escuchó esto, le dijo que era más poderoso que Palpatine y que lo podía expulsar cuando quisiera y que juntos gobernarían la Galaxia, algo que repetiría a su hijo, Luke. Padmé, conmocionada por esta revelación, rechazó su oferta, dándose cuenta de que su esposo se había ido realmente. Ignorado por ella, Obi-Wan se escondió en su nave para encontrar a Vader.




Al ver a Obi-Wan, Vader pensó que Padmé lo había traicionado trayéndole para que le matase. Abrumado por su ira y rabia, estranguló con la Fuerza a Padmé hasta dejarla inconsciente. Obi-Wan trató de razonar con su ex pupilo, pero fue inútil, convenciéndose de que estaba corrompido hasta más allá de la redención.




Vader y Obi-Wan lucharon en una intensa pelea en el complejo de explotación minera y abajo en el exterior, en el río de lava. Durante el duelo y los golpes, activaron por accidente el ordenador que controlaba las instalaciones provocando un gravísimo daño en ellas y desactivando los repulsores. La lucha acabó en las orillas de las corrientes de lava, donde Obi-Wan saltó hacía un lugar seguro, para alcanzar la altura del terreno y pedirle a Vader que aceptara la derrota y que regresara del lado oscuro. Ignorando su fatal desventaja táctica, junto con su aplastante orgullo, Vader en un intento de ponerse a su nivel y destruir a su antiguo Maestro, fue severamente mutilado e inmovilizado por el sable de Obi-Wan, que le cortó sus piernas y su brazo orgánico izquierdo.





Con su cuerpo mutilado y su habilidad para usar la Fuerza abrumadoramente mermada, Vader trató de abrirse camino arrastrándose cuesta arriba por el talud, usando solamente su miembro protésico, mientras Obi-Wan y Vader se dijeron sus últimas palabras.

«¡Tú eras el Elegido! ¡El que destruiría a los Sith, no el que se uniría a ellos! ¡El que vendría a traer el equilibrio a la fuerza, no a hundirla en la oscuridad!»
«¡Te odio!»
«Tú eras mi hermano Anakin. Yo te quería.»





Poco después, el calor de la lava prendió las ropas de Vader, quemando gravísimamente su cuerpo. Estaba casi a punto de morir quemado mientras se deslizaba hacia el borde del incandescente río de lava. Obi-Wan recogió el sable láser de las cenicientas orillas del río de lava y se marchó, abandonándole a la voluntad de la Fuerza. El sable láser lo conservó hasta el año 0 ABY. Conforme las llamas se iban apagando, Vader se mantuvo con vida mediante la Fuerza y su inquebrantable determinación, agarrándose para subir hacia lo alto del montículo con su todavía intacto brazo mecánico, moviéndose a duras penas por sus extremas heridas.


Darth Sidious percibió que Vader se encontraba en peligro por lo que fue rápidamente a Mustafar, solo para encontrarse a un moribundo y abrasado Vader a las orillas del río de lava. Lo llevó de vuelta a Coruscant y reparó sus mutilaciones mediante una intensa reconstrucción cibernética en el Centro de Reconstrucción Quirúrgica del Emperador Palpatine, fue operado por los mismos droides médicos que habían transformado al General Grievous.




Palpatine ordenó a los droides médicos que mantuvieran a Vader despierto durante la proceso para que el dolor avivase su rabia y por tanto su poder. Sus nuevos brazos y piernas robóticas fueron actualizados a la misma versión tecnológica que transformó a Grievous en un cyborg. Al renacer como cyborg, Vader preguntó a su Maestro por Padmé. Sidious le dijo que al parecer, él mismo llevado por la ira, la mató. Aunque ni Vader ni Palpatine sabían que ella había dado a luz a unos gemelos poco antes su muerte. La noticia destrozó a Vader, y no encontraría consuelo durante los siguientes años.





Abrumado por su desesperación en la creencia de que había matado a su mujer y a su hijo nonato, lo cual parecía una aparente profecía cumplida, Vader destrozó los droides médicos y las instalaciones mediante el uso de la Fuerza. Rompió sus ataduras en la mesa de operaciones y a duras penas pudo andar bajo el peso de sus nuevas prótesis y armadura. Palpatine sonrió al darse cuenta de que el odio de Vader le serviría muy bien. La única cosa que le quedaba a Anakin en su vida, era su servicio al nuevo Emperador.





La personalidad de Darth Vader se volvió incluso más distinta de Anakin Skywalker debido al gran daño físico y psicológico que cambió por completo su apariencia y su carácter. Su armadura limitó su visión, restringió sus movimientos y causó una frustración extrema en Vader (al menos en los primeros años), pero fue recobrando poco a poco su estilo integro de lucha, para compensar la carencia de movilidad por la coraza que llevaba.

Como Darth Vader, Anakin se convirtió en un poderoso recurso para el recién aparecido Imperio, sirviendo como un amenazante, Cazador de Jedis, Comandante Supremo de la Flota Imperial y Ejecutor del Nuevo Orden de Palpatine.


Al servicio del Emperador

Un año más tarde, mientras se recobraba de sus heridas, Vader fue obligado a volver al Templo Jedi en Coruscant. Fue para encontrarse al Inquisidor Malorum teniendo problemas con unos intrusos. Darth Vader lo ridiculizó por tener dificultades en capturar a los confirmados intrusos, para disgusto del Inquisidor, que planeaba reemplazar a Vader como mano derecha del Emperador. Darth Vader incluso llegó a sugerir que Malorum había volado el Templo para asegurarse de las muertes de los intrusos, aunque sabía bien que el Inquisidor no llegaría a tanto. Los dos discrepaban sobre la ineficacia de Malorum de tratar con el grupo secreto de resistencia, los Eliminadores. Cuando Malorum mencionó a Vader sus descubrimientos en Polis Massa, el Lord Sith lo sujetó con la Fuerza de estrangulamiento y con su cólera empezó a desmoronar las paredes de la sala, exponiendo a Ferus Olin, un antiguo enemigo suyo y su compañero Trever Flume. Para dejar en evidencia el fracaso de Malorum de capturar a los intrusos, Vader los dejó escapar.

Muchas de las misiones que Vader tuvo al principio fueron ordenadas por el propio Emperador. Estas misiones incluyeron asesinar a un grupo de los caballeros Jedi, que habían intentado montar una trampa para él en Kessel; detener al Senador disidente Fang Zar en Alderaan y un viaje al planeta Kashyyyk para supervisar el sometimiento de los wookiees, después de que Vader siguiera a un grupo de Jedis hasta allí. Una misión notable, fue en el planeta Honoghr, el cual había sido devastado por la toxina separatista Trihexalophine1138 durante las Guerras Clon. Vader prometió a los nativos noghris que el Imperio restauraría el ecosistema de Honoghr bajo la condición de que sirvieran al Emperador como asesinos.

Vader pilotó un interceptor Eta-2 color negro clase-Actis durante algunas de sus misiones previas para Palpatine con la continuación de la Gran Purga Jedi, algunas veces flanqueado por cazas estelares Ala-V clase Nimbus Alfa-3. Su nave personal de mando durante este tiempo fue el Destructor Estelar Exactor clase-Imperial I.


Las tareas mas destacadas de Vader eran encontrar y eliminar a los supervivientes de la Orden 66. Entre estos se encontraban Empatojayos Brand quien se vio forzado a vivir dentro de un traje presurizado, An'ya Kuro, a quien había conocido en el Templo Jedi como la "Dama Oscura"; Echuu Shen-Jon, dado por muerto, aunque en realidad se retiró en el exilio después de usar el lado oscuro para derrotar al General Separatista Sev'rance Tann, durante los primeros días de las Guerras Clon y Halagad Ventor, a través de quien Vader obtuvo la situación de otros supervivientes Jedi, incluyendo a Qu Rahn. Poco después Darth Vader rastreo a tres Jedis desaparecidos del planeta Murkhana; los maestros Jedis Roan Shryne, Bol Chatak, y su el aprendiz Olee Starstone, quienes se las arreglaron para escapar y ocultarse, Shaak Ti quien sobrevivió a la Operación: Caída del Caballero y se escondió en Felucia, pero después se enfrentó a Vader y su aprendiz. Sin embargo, el objeto de su ira más intensa era Obi-Wan Kenobi, quien logró eludirlo, pues Vader no volvió a Tatooine debido al temor de revivir el recuerdo de Anakin Skywalker.

Aunque estaba en posesión de riquezas y poder, Vader se permitió muy pocas comodidades. Entre estos estaba su retiro personal en Coruscant y el Castillo Bast en Vjun. La Legión 501, la división de tropas de asalto que encabezó en la exterminación de los Jedi en el Templo, llegó a ser su guardia personal. Las acciones que ellos emprendieron en nombre de Vader durante el curso de la Guerra Civil les hicieron ganarse el apodo del “Puño de Vader”. Además de estas posesiones, Vader tomo un aprendiz para adiestrarlo en los caminos de los Sith de un grupo de Jedi a quienes él en persona, había matado salvajemente en el planeta Shumari. Sintiendo ira en el joven Tao, Vader lo escogió para dejarle con vida y ocultarlo del Emperador para protegerlo y tener su propio aprendiz.





En el año 7 ABY, Vader dirigió un proyecto de investigación en Falleen. Su intención era realizar unas pruebas para la construcción de un arma biológica. Sin embargo, hubo un accidente, que infectó toda el área alrededor de las instalaciones de testeamiento. Como precaución, Vader esterilizó toda la circunferencia del área, lo que conllevó la aniquilación de unos 200.000 falleen, incluyendo a la familia del Príncipe Xizor, a los ojos del Imperio, la muerte de estos falleen fue un pequeño precio que pagar, ya que evitó la muerte de millones del resto del planeta y previno una posible epidemia planetaria.

En el año 1 ABY, Vader y Palpatine fueron objetivos de un grupo de oficiales Imperiales traidores dirigidos por el Gran Moff Trachta. Trachta veía a los Sith como algo tonto y arcaico y creía que el Imperio no debería ser regido por el culto de dos hombres. Así que planearon usar una tanda de tropas de asalto alteradas leales solamente a ellos para acabar con los dos Lores Sith. Mientras el Emperador estaba negociando con los conspiradores, Vader salió en una misión por si mismo para localizar a un poderoso Jedi. Viajó hasta un distante mundo para rastrear al Jedi misterioso. Pero, en vez de un Caballero Jedi, se encontró con un cuadro de caza recompensas que habían llegado a la conclusión de que atacando en grupo—y derrotándolo—les traería fama y fortuna. Darth Vader rápidamente se hizo cargo de ellos y regresó para encontrarse con el complot desmantelado, en parte debido a luchas internas entre los co-conspiradores.


La Fuerza Desatada

Misión en Kashyyyk

Un año antes de que se destruyera la Estrella de la Muerte, Vader es mandado a una misión en Kashyyyk para encontrar una increíble fuerza midicloriana que Sidious sintió a través de la Fuerza.

El lord Oscuro es obligado a ir al planeta, en el cual se organiza una cruenta batalla donde los wookiees pierden cantidades de vidas y se termina por dado un exterminio, Vader logra infiltrarse entre los árboles del planeta y finalmente localizar al guerrero Jedi quien resulta ser más experto de lo que parece. Vader lleno de ira logra derrotar al anciano y antes de asesinarlo le ordena que le diga dónde está su maestro, debido a que la fuerza midicloriana que Palpatine sentía no provenía de aquel individuo, el Jedi grita a alaridos de que su maestro fue asesinado hace años a manos del Lord Oscuro. Vader decide matarlo, pero ese es el momento en el que aparece un pequeño niño de ocho años que le roba la espada al Sith y lo amenaza con matarlo. Vader se queda sumamente impresionado con la potente audacia, Vader detecta rápido la ascendencia midicloriana del niño. Una réplica de él hace cuarenta años. Justamente ahí aparece un pelotón de clones que amenazan al niño para que suelte la espada o lo matarán a tiros. El niño asustado le devuelve la espada al Sith quien le responde con una breve reverencia, es entonces cuando el Sith se voltea hacia los soldados y los mata a todos para que no quede ningún testigo. Finalmente este le hace una seña al niño y le dice que vaya con él y le garantizará seguridad.


El entrenamiento de un nuevo aprendiz

Pasaron varios años desde entonces y el aprendiz llegó a la edad de quince años. Vader lo entrenó bajo un enorme puño de hierro y finalmente lo consagró como su Aprendiz. Poco después el Aprendiz Sith adoptó el nombre de Darth Strakiller. A StarKiller le fue encomendada la oficial imperial Juno Eclipse que lo llevó a muchos lugares abordo de la moderna Nave Rogue Shadow (La Sombra Pícara). Vader mantuvo oculto a su aprendiz los meses provenientes y lo mandó a varias misiones cazando Jedis con la finalidad de que Vader había sido el arquitecto del plan. Starkiller fue engañado bajo el eco de Vader diciéndole que al finalizar su entrenamiento, acabarían con el Emperador y Vader podría ser Gran Señor de los Sith. Todo esto fue una mentira y Palpatine los descubrió en varias ocasiones. Vader hirió al aprendiz gravemente en la última y lo recreó como cyborg humanoide, pero con la mayoría de las carácterísitcas todavía humanas. Luego, Vader le dijo a su aprendiz que para acabar con el mandato del Emperador había que distraerlo con algo bastante grande que mantuviese su cabeza pensativa en otras cosas más importantes. Algo como por ejemplo: una guerra.


El Nacimiento de la Rebelión

Pasa un año sin que Vader vuelva a ver a su aprendiz secreto, Starkiller fue enviado a distintas misiones conspirando con líderes separatistas al Imperio Galáctico, finalmente creando una rebelión clandestina con un antiguo Jedi, el Maestro Rham Kota quien tiempo atrás había perdido los ojos a manos del aprendiz Sith. Vader ordena a los soldados de la 501 vigilar al aprendiz, ya que tiene inumerables sospechas de él desde su última salida de Coruscant. Poco después es contactado por Starkiller quien le menciona que el temor a Palpatine es mayor al que se esperaba y que a muchos manifestantes políticos les da miedo dar la cara. Vader le encomenda entonces destruir la fábrica de destructores de Raxus Prime para que se destruya el símbolo bélico de la maldad de Palpatine. Starkiller logra la misión y ocasiona que más y más senadores se unan a su clandestina Rebelión dado por fin el planeta Corellia como punto de encuentro.

Vader capta las coordenadas de su nave y ordena a toda la legión 501 invadir el planeta Corellia. Después de todo eso, los líderes de la Rebelión son capturados y Vader lucha contra su antiguo aprendiz lanzándolo hacia el abismo creyendo haberlo asesinado.


Conflicto en Sullust

Vader después de eso se dirige a Sullust, planeta sede de la construcción de la Estrella de la Muerte donde Palpatine ve en persona a los Separatistas, entre los cuales estaban: Mon Mothma, Bail Organa y Rahm Kota. Palpatine les dice que todos serán interrogados de manera severa, además torturados, extraerán información íntima de los individuos para matar a miembros de su familia y ser sometidos al escárneo público y luego serán ejecutados. Súbitamente Starkiller aparece en la sala, Palpatine le ordena a Vader que mate al muchacho y ambos se baten en un feroz duelo donde Starkiller sale con severas heridas pero Vader queda agonizando siéndole despojado su casco en el combate.

Palpatine orgulloso le grita al aprendiz que mate a Vader y así podrá ocupar el lugar de Lord del Mal, pero justo en ese momento el Jedi Rham Kota interfiere, Sidious le lanza enormes descargas eléctricas al Jedi dejándolo inconsciente en el suelo y se bate a duelo con Starkiller quien le destruye la espada y lo obliga tirar el suelo, es entonces cuando la Rogue Shadow se estralla contra el vidrio de la Estrella de la Muerte y atrae la atención de todos, es cuando Vader aprovecha la oportunidad y le clava la espada láser en la espalda asesinándolo de una vez. Organa, Mothma, Kota y los demás logran escapar con Juno Eclipse hacia Kashyyyk dada por creada la Alianza Rebelde.


Un viejo enemigo



Con la pérdida de los planos robados de la Estrella de la Muerte durante una fuga de los calabozos en el año 0 ABY, el propio Emperador encargó a Vader la recuperación de los esquemas que faltaban.

Cuando se enteró de que un presunto mensajero de la Alianza Rebelde en la luna volcánica Sith, Kalakar Seis recibiría en custodia los planos, el señor oscuro fue a investigar, seguido de cerca, sin que lo supuiera, por su Maestro. Lo qué encontró Vader fue increíble: un grupo disidente de fanáticos Sith que se hacían llamar Profetas del lado oscuro, que habían conseguido gracias a la Alquimia Sith resucitar a Darth Maul. Es desconocido si este Maul fue creado gracias a la clonación, o usando la alquimia de los Sith para reparar y reanimar el cuerpo de Maul (que fue diseccionado por la cintura en la Sala del Núcleo del Reactor) o si fue por otros medios.

La intención de este grupo era destruirlo y que el nuevo Maul tomara su lugar, ya que consideran a Vader un aprendiz impuro del Emperador por no ser del linaje de Darth Bane y aún tener un tanto de la luz de los Jedi.


El zabrak ya no era un mero espectro como el que Vader se encontró siendo Anakin Skywalker, y por tanto Vader se vio presionado al batirse con Maul, el cual deseaba sustituirle como aprendiz de Palpatine.

Ambos Lores Sith parecían estar en igualdad en el combate, sin embargo Maul se sentia confiado, hasta logró alcanzar a Vader en el costado izquierdo, a la altura de la cintura, más adelante Vader logró partió en dos el sable láser de hoja doble de Darth Maul. Gozando de la ventaja de dos sables láser Maul cambio al estilo Jar'Kai —una forma de combate con la que Vader tenía poca defensa.

Maul atacó, se trenzaron sus sables con las manos derechas, entonces Maul con el otro sable, el de la mano izquierda, conectó su casco, Vader soltó el sable láser y cayó dandole la espalda. Dándose por vencedor, Maul se preparó para ejecutar su golpe final y matar a Vader, pero Maul pagó su exceso de confianza que caracterizó su vida, ya que Vader alcanzó su sable láser con la fuerza y lo encendió haciendo pasar la hoja de luz entre su costado y brazo derecho, atravesando el cuerpo de Maul, curiosamente Maul murió con una estocada en el mismo lugar con el que mató a Qui-Gon Jinn.


En ese mismo momento llego Palpatine y mató a los Profetas del lado oscuro con un rayo de la Fuerza.

A su regreso Darth Vader se encontró con un Palpatine sospechosamente poco sorprendido, el gravemente herido Señor Oscuro no le quedó otra opción que pensar que el encuentro había sido un montaje de Palpatine para otra prueba. La desconfianza entre mentor y estudiante, por tales pruebas crecieron con los años.


La Rebelión

Con la misión de Kalakar Seis considerada como una persecución de banthas, Vader regresó a su máxima doble prioridad de localizar los planos de la Estrella de la Muerte así como la base oculta de los Rebeldes. Después de la misión fallida por parte de la Legión 501 para recuperar los planos en Polis Massa, los oficiales del Imperio descubrieron que habían sido enviados a la Tantive IV, una corbeta propiedad de la Princesa Leia Organa de Alderaan. Vader persiguió la corbeta en persona. Sin embargo, la primera vez que capturó lo que pensaba que era la Tantive IV, resultó ser un ardid montado por Abso Bar Binks. Abso, pretendiendo ganar tiempo para la Princesa, dejó que le capturaran abordo de la Tantive V e incluso luchó contra el propio Vader. Aunque este lo derrotó con gran facilidad, el gungano consiguió salvar su vida mencionando a su familia. Vader ordenó que la Tantive V fuese abandonada a la deriva en el espacio. Una hora más tarde, capturó a la verdadera Tantive IV con Leia Organa abordo.




Sin embargo, a pesar de este revés, Leia fue capaz de grabar los planos de la Estrella de la Muerte en la memoria de R2-D2 y envió el droide a Tatooine. Aunque Vader perdió una vez más los planos, ganó una pequeña victoria capturando a la Princesa. Utilizando un droide de interrogatorio IT-O, Vader torturó a Leia intentando que confesara la localización de la base secreta de la Alianza Rebelde. Sin saber que en verdad, estaba torturando a su propia hija. Al mismo tiempo, Vader ordenó la ejecución de Owen y Beru Lars después de que la pareja rehusara dar cualquier detalle sobre los droides desaparecidos. Después, durante su cautiverio, Vader obligó a Leia a observar como el Gran Moff Wilhuff Tarkin destruía su mundo natal durante la destrucción del planeta Alderaan. Cuando Luke Skywalker, Han Solo y Obi-Wan Kenobi se infiltraron en la Estrella de la Muerte para rescatar a la princesa, Vader se batió en duelo con el anciano Obi-Wan Kenobi, su antiguo mentor, en su segundo duelo de sable láser. A pesar de la vaga advertencia de que si lograba abatirle le convertiría en «mucho más poderoso de lo que puedas imaginar», Vader lo derribó, y Obi-Wan se convirtió en un espíritu de la Fuerza que continuó guiando a Luke Skywalker. Vader había matado finalmente al hombre que había concentrado la mayor parte de su odio durante casi dos décadas.


Para determinar la situación de la base Rebelde, Vader permitió a Luke y a Han Solo rescatar a la princesa Leia y escapar con rastreadores de la Estrella de la Muerte. Durante la Batalla de Yavin, Vader se incorporó a la batalla en un prototipo de TIE Avanzado x1, flanqueado por dos cazas TIE y casi evita el triunfal ataque de Luke a la Estrella de la Muerte. Vader percibió que el joven piloto que perseguía en su punto de mira era sensible a la Fuerza y cuando estaba a punto de derribarlo, apareció de improviso el Halcón Milenario y disparó a uno de los dos cazas TIE, el piloto del otro caza sobrecogido por el pánico se desvió bruscamente hacía el prototipo de Vader, y lo expulsó de su trayectoria proyectándolo a la deriva lejos de la estación, el joven Luke se vio libre de los láseres de Vader y pudo acertar en el blanco, causando una reacción en cadena que aniquiló la Estrella de la Muerte. Vader efectuó un aterrizaje forzoso en Vaal donde fue atacado por unas feroces criaturas que interrumpieron su viaje hacía un puesto de avanzada imperial, pero finalmente encontró una lanzadera que lo llevó a Coruscant, donde fue reprendido por el Emperador por su fracaso en evitar la destrucción de la Primera Estrella de la Muerte. Desde entonces, Vader se centró en la meta personal de descubrir la identidad del piloto que destruyó la Estrella de la Muerte.

Fue una misión que le puso en contra de los Imperiales—desde el Gobernador Imperial Nox Vellam, hasta el propio Emperador Palpatine—y a los Rebeldes también. Su búsqueda lo llevó a Yavin 4, Ultaar, La Rueda, Centares, Fondor y definitivamente de vuelta a Centares. Finalmente, torturó a un piloto Rebelde que le reveló la identidad del individuo que buscaba: Luke Skywalker—el hijo que creyó haber perdido, información más tarde confirmada por otro Rebelde moribundo en una estación de abastecimiento.

Al descubrir esta información, Vader dejó que su aprendiz Tao se marchara libre. De todas formas, Tao había sido incapaz de mostrar el suficiente odio e ira necesarios para abrazar el lado oscuro y Vader planeó entrenar a su recién hijo descubierto en su lugar. Fue solamente entonces cuando Tao mostró su odio hacía Vader, pero durante su breve libertad, fue apresado por el propio Emperador. Mientras Palpatine otorgó a Vader el recién bautizado Ejecutor llevó a Tao ante Vader y le ordenó que lo matara para probar su lealtad. Aunque él no quería hacerlo, Vader fue incapaz de controlar su cuerpo y rápidamente atravesó el torso de Tao con su sable láser. Vader angustiado y afligido por lo que se había visto obligado a hacer, llevó al agonizante Tao a su planeta natal Shumari para que pudiese morir en donde había nacido. Una vez allí, Vader fue atacado por un bandido tusken que lo había estado siguiendo desde que Vader hubiera destruido su tribu y matado a su familia. El tusken rápidamente ganó ventaja sobre Vader, rompiendo su coraza y mostrando los sables láser que él había acondicionado en su gaderfii. Justo cuando el tusken estaba a punto de matar a Vader, Tao resurgió del borde de la muerte y con su último hálito de fuerza mató al tusken, salvando la vida de Vader. Poco antes de morir, Tao le suplicó a Vader que dejara ir su odio y que no permitiera que el Emperador lo controlase; Tao todavía percibía algo de bondad en el interior de su Maestro. Después de esculpir un pequeño monumento a Tao, Vader regresó a su antiguo hogar en Tatooine para meditar brevemente sobre el hecho de que ahora tenía un hijo.

Durante este periodo, Darth Vader lideró un esfuerzo Imperial para reconquistar el sistema de Reytha, un importante centro de producción alimenticio de la Rebelión. Mató al Moff responsable de permitir a los Rebeldes prosperar en el planeta y ahuyentó la Rebelión de Reytha. Vader también fue enviado para sofocar la rebelión del Sistema Zaloriis, donde el gobernador se aproximo a Vader y declaró la independencia. La Fuerza de estrangulamiento de Vader lo llevó a la muerte, murmurando «Petición denegada, gobernador». Entonces Vader procedió a dirigir las fuerzas Imperiales para destruir al funesto movimiento independentista. También rescató al entonces Coronel Maximilian Veers de su cautiverio. Veers dispuso sus conocimientos a la obra y desarrolló la siguiente generación de andadores AT-AT, los cuales fueron usados con gran éxito en la Batalla de Hoth. Fue en Zaloriis donde Vader supo de posibles contactos Rebeldes en el Sistema Elrood.



El hijo de Skywalker



Vader creía que su hijo murió con su madre, Padmé Amidala, pero finalmente Vader dedujo que Luke era su hijo. El Lord Sith se obsesionó con atrapar a Luke, un objetivo que coincidía con la tarea de acabar con la Rebelión.

A partir de esta información, Lord Vader ingenió un gran número de planes para capturar al joven Jedi. Primero, lo siguió hasta Jazbina, pero fracasó en su captura cuando el planeta entero se sublevó contra el Imperio. Pronto se implicó en la Casa de Tagge, una familia de nobles, que planeaba apresar a Skywalker en el mundo Monasterio. También usó a un actor que se hacía pasar por Obi-Wan Kenobi en un intento de atraerlo al planeta Aridus. Cuando el Gobernador Bin Essada se enteró de que Skywalker y la Princesa Leia estaban en Mimban en el año 2 DBY buscando una poderosa reliquia de la Fuerza conocida como el cristal Kaiburr, él avisó al Lord Oscuro. Vader fue al mundo selvático y se encaró a los Jedi en el Templo abandonado de Pomojema. Con Skywalker atrapado, Leia saltó al interior y valientemente se batió con Vader. Sin embargo, debido a la gran experiencia de Vader en el combate de sable láser, fue rápidamente reducida. Entonces Vader se batió con Luke, pero sus actos estaban guiados por Obi-Wan Kenobi. En el duelo, el Lord Sith perdió su brazo derecho y cayó a un pozo de sacrificios, permitiendo escapar a los Rebeldes.

En el año 3 DBY, Vader fue objetivo de la furiosa venganza del caza recompensas Awarru Tark a bordo del Vengador que casi le cuesta la vida. Mientras estaban cara a cara, Vader alcanzó a entrar en la mente de Awarru y percibió el origen de su odio. Ambos quedaron paralizados y conmocionados por el esfuerzo telepático de Vader. Sin embargo, Vader reaccionó primero, acabando con el sufrimiento de Awarru. Vader, quedó marcado con una profunda cicatriz a lo largo de su cara, causada por una de las dagas láser y con sus circuitos dañados, apenas si pudo escapar. Nunca antes se había enfrentado a un guerrero tan temible que fuese digno de luchar.

Vader envió droides sonda a las remotas regiones de la Galaxia, finalmente detectaron la base Rebelde en Hoth. El Almirante Kendal Ozzel provocó la ira de Vader cuando arruinó el sigiloso ataque del Escuadrón de la Muerte al salir del hiperespacio demasiado cerca del planeta, permitiendo a los Rebeldes detectar el ataque y protegerse con escudos contra el bombardeo planetario. Vader se vio obligado a un ataque terrestre; su despliegue concedió más tiempo para evacuar a algunas de las fuerzas Rebeldes. Vader en persona, entró en la Base Eco y alcanzó un hangar a tiempo de ver partir al Halcón Milenario. Cuando el hipermotor del Halcón falló, Vader ordenó su captura y siguieron al Halcón y a su aparentemente inestable piloto hacia un igualmente inestable campo de asteroides.

Mientras sus cazas buscaban entre los asteroides, Vader recibió una nueva misión del Emperador—capturar a Skywalker: su hijo y el piloto que había destruido la Estrella de la Muerte. El Emperador aparentemente ignoraba el complot de Vader, ya en marcha. Para engañar al Emperador y permitir así seguir con su plan, Vader sugirió que Luke podría ser atraído al lado oscuro de la Fuerza. El Emperador asintió, diciendo que sería «una gran ventaja». Mientras tanto, siendo ya una costumbre de los Lores Sith y particularmente del Emperador, Palpatine comenzó a planear deshacerse de Vader para sustituirlo por Luke como su nuevo aprendiz.


Vader continuó persiguiendo al Halcón, recurriendo a contratar a varios cazarrecompensas para conseguir su objetivo. Poco antes, el Halcón, había desaparecido rápidamente ocultándose en un punto ciego de la parte trasera del puente de la torre del Destructor Estelar Vengador, del Capitán Needa. El Capitán Needa pagó con su vida por perder a la nave. El Escuadrón de la Muerte se esfumó al hiperespacio, expulsando sus desechos cada nave antes de saltar. El Halcón, liberado de su amarre, flotó a la deriva entre los desechos y una vez se fueron las naves imperiales se puso en marcha a velocidad sub-lumínica en dirección a Bespin. Boba Fett, uno de los caza recompensas contratados por Vader, dedujo la estrategia de Solo, alertó a Vader de su destinación y siguió al Halcón Milenario hasta la Ciudad Nube, una colonia minera situada en la atmósfera del gigante gaseoso.




Vader aterrizó en la Ciudad de las Nubes y forzó al administrador, Lando Calrissian, un viejo amigo de Han, a llegar a un acuerdo mientras esperaban la llegada del Halcón, mediante el cual, Lando entregaría a su amigos a cambio de que el Imperio se mantuviese alejado de la explotación. Cuando la nave llegó, Vader apresó y torturó a Solo. Luke, que estaba siendo adiestrado por Yoda en Dagobah, después de tener la premonición de ver a sus amigos en peligro, salió inmediatamente hacia la Ciudad Nube para rescatarlos, a pesar de las severas advertencias de Yoda sobre el peligro de caer al lado oscuro, al ser incompleto su adiestramiento. Mientras, Vader congeló a Solo en carbonita usándolo como cobaya para probar si el método era adecuado para el joven Skywalker, para disgusto de Boba Fett, quien también estaba buscando a Solo para entregárselo a Jabba el hutt. Luke llegó a la Ciudad de las Nubes, justo a tiempo de tragarse el anzuelo y caer en la trampa que había sido preparada por Darth Vader.




Cuando Luke encontró a Vader, se enzarzaron en una lucha, el joven Luke no conocía la identidad de su oponente. Tal y como Yoda y Obi-Wan le advirtieron, el adiestramiento incompleto de Luke no era rival para el poderoso y experimentado Vader, quien acabó derrotándolo y cortándole su mano derecha. Llegando entonces el momento de que el Lord Sith cerrara la tapa de su trampa.




Vader pidió a Luke que se uniera a él para que juntos pudieran destruir al Emperador y gobernar la Galaxia como padre e hijo, reviviendo lo que él hubiera deseado hacer con la madre de Luke—gobernar en pareja. Él nunca quiso gobernar la Galaxia solo. Profundamente conmocionado por la revelación de que era el hijo de Vader, Luke rehusó unirse a su padre y se zambulló en el gas de ventilación de la Ciudad Nube. Luke consiguió sobrevivir el tiempo suficiente para ser rescatado por Leia y Lando en el Halcón Milenario. Vader, que se había asegurado de que el motor de hipervelocidad del Halcón estaba inutilizado, dio órdenes al nuevo Almirante, Piett, de capturar la nave. Sin embargo, no contaron con R2-D2. El que fuera el amigo de Vader una vez, invirtió el sabotaje, permitiendo al Halcón saltar al hiperespacio. Siendo que Vader ya había matado a dos de sus subordinados, dejó vivir al Almirante Piett incluso aunque hubiera fallado en la captura de Luke en el Halcón Milenario.

En los siguientes meses, Lord Vader se vio en medio de un complejo juego de estrategia contra el intrigante Lord del Crimen del Sol Negro, el Príncipe Xizor. Los fallen, que habían odiado largamente a Vader debido al bombardeo planetario ordenado por el Lord Oscuro en su mundo natal Fallen, intentó desacreditar a Vader a los ojos del Emperador. Xizor había sido un rival del Lord Oscuro desde hacía tiempo. Buscaba frustrar el plan de Vader de capturar a Skywalker para el Emperador, asesinándolo antes de que Vader lo pudiera encontrar. Vader descubrió el plan de Xizor y lo mató en un asalto sobre el Centro Imperial, anteriormente conocido como Coruscant.


Redención

En Endor, Vader una vez más, intentó persuadir a Luke para pasarse al lado oscuro, pero esta vez la intención de Vader estaba matizada por un deseo de proteger a su hijo. Cuando su intento fracasó, Vader lo llevó ante el Emperador Palpatine en la inacabada segunda Estrella de la Muerte. Luke de mala gana luchó contra su padre en un duelo de sable láser, igualando la maestría de Vader de Djem So con su propio dominio en el manejo del sable en la Forma V, sin dejar en todo momento de intentar persuadir a su padre de que renunciara al lado oscuro de la Fuerza. En su intento para que esto sucediera, Luke Skywalker lo arriesgó todo para asegurar la victoria de la Alianza Rebelde y la redención de su padre.

Mientras, el Emperador, Darth Sidious, implacablemente intentaba atraer a Luke al lado oscuro, atormentándolo con la derrota de la Alianza y la muerte de sus amigos. Sin embargo, Luke continuó intentando dominarse para no luchar contra su padre. Vader, que ya había sondeado los pensamientos de su hijo, descubrió que además de Luke, tenía otra hija: Leia Organa, la hermana melliza de Luke, Vader, contento con el descubrimiento, lo usó contra Luke, amenazando con corromperla a ella. Luke, enfurecido, activó su sable láser y atacó ferozmente a Vader con ira y odio, convirtiéndose poco a poco al lado oscuro. Finalmente, Luke le seccionó la mano derecha robótica, derrotando al Señor Oscuro. Palpatine, vanagloriándose con el triunfo, instó a Luke a completar su destino, y a ocupar el lugar de su padre en el lado oscuro. Vader se dio cuenta de que había sido traicionado, tal y como lo fue el Conde Dooku décadas atrás.




Luke volvió la cabeza para ver el brazo cortado de su padre, y viendo que era mecánico como el suyo, se dio cuenta de que estaba a punto de convertirse en el sucesor de Vader. Horrorizado con lo que estaba a punto de hacer, Luke usó una combinación de las enseñanzas de Obi-Wan y el lado luminoso de la Fuerza le devolvió la calma. Arrojó su sable láser, rehusando la oferta del Emperador para unirse como su nuevo aprendiz y declarando que él era un Jedi como su padre antes que él. Enfurecido por el fracaso de sus planes, el Emperador desencadenó una tromba de relámpagos de la Fuerza sobre Luke. Habiendo desafiado ante el rostro del maligno, Luke sufrió la ira de Palpatine, y Vader no podía hacer más que mirar como Luke Skywalker yacía gritando de dolor mientras moría.


Pero Anakin nunca olvidó el dolor que el Conde Dooku le infringió una vez con el poder letal del relámpago de la Fuerza, y no pudo tolerar ver a su hijo en tal agonía. Él había sido incapaz de salvar a su madre, había dejado morir a Mace Windu bajo el poder de su Maestro muchos años atrás, había asesinado a cientos de Jedi, y había matado a su propia esposa, asegurando su propia perdición, pero podía salvar a su hijo. Anakin Skywalker no se quedaría de brazos cruzados mientras moría su hijo. Desde ese mismo instante en adelante Vader dejó de existir y Anakin Skywalker renació. En un heroico esfuerzo final de auto-sacrificio, rectificando su error por no ayudar antes a Windu a matar a Palpatine, Anakin emergió de la mente de Vader y con mucho esfuerzo salvó a su hijo del Emperador. En un acto de puro amor a su hijo, derribó literalmente a su Maestro Oscuro, levantándolo completamente del suelo con su gran fuerza y arrojándolo a la muerte, por el pozo del reactor de la Estrella de la Muerte II. Sin embargo, fue a costa de su propia vida. Anakin fue fatídicamente herido en el proceso por las sacudidas de los brazos del asustado emperador, que todavía seguían emitiendo relámpagos de la Fuerza, cortocircuitando su aparato de respiración, pero este único acto sirvió para redimirle de sus acciones pasadas.




A punto de morir, Anakin le pidió a su hijo que le ayudara a quitarse la máscara, para que pudiera ver a su hijo con sus propios ojos y no a través del rojizo filtro sangriento de sus lentes. Luke le ayudó, desconectó la máscara y vio a su padre por primera vez. Anakin estaba calvo con la piel blanca por no haber sido expuesta a la luz natural durante veinte años.




Sin embargo, sus ojos no tenían el fiero color amarillento de antes, si no que brillaban en un azul lleno de culpa y arrepentimiento por sus propios pecados. Después de ver a su hijo directamente, le dijo a Luke que tenía razón sobre él, al igual que su madre—todavía existía el bien en él, y que le dijera a su hermana, Leia, lo mismo. Con estas últimas palabras, Anakin Skywalker murió y se unió con la Fuerza.




Luke escapó de la explosión de la Estrella de la Muerte II en una lanzadera clase-Lambda junto con el cuerpo de su padre y alcanzó la Luna del Bosque de Endor donde la coraza de su padre fue incinerada al estilo Jedi, el cuerpo de Anakin había pasado a la luz. Durante la celebración, Luke vio lo que parecía ser una visión de un Anakin perdonado; completamente y sin el cuerpo artificial de Vader. Obi-Wan Kenobi y Yoda estaban al lado de él, sonriendo al joven. Con las muertes de al menos dos Lores Sith, Anakin había traído finalmente el equilibrio a la Fuerza. Su destino fue completado, Anakin Skywalker había pasado a abrazar el lado luminoso de la Fuerza.







Efectos posteriores (4 DBY en adelante)


Siendo un Jedi redimido, su cuerpo orgánico se desmaterializó y se unió a la Fuerza; Luke solo quemó el traje de Vader y los restos de las prótesis. Aunque Anakin no sabía el secreto de la reunión de Qui-Gon Jinn con la Fuerza y se sorprendió cuando el cuerpo de Obi-Wan se desvaneció justo antes de matarlo, él fue capaz de retener su personalidad cuando se unió a la Fuerza. Qui-Gon Jinn había sido muy franco en vida sobre la Fuerza viviente y enseñó a Yoda en Dagobah que el secreto de la vida eterna a través de la Fuerza, estaba en el amor. Por tanto, un Sith nunca podría conseguirla realmente. Al morir, el amor de Anakin por su hijo lo consumió completamente, transformándolo en un espíritu como su Maestro hiciera antes que él.

Más tarde por la noche, durante la celebración en Endor, Luke fue capaz de ver el espíritu del redimido Anakin Skywalker, una vez más de pie junto a sus viejos amigos, Obi-Wan Kenobi y Yoda.

El espectro de Anakin Skywalker continuaría apareciendo durante años. Poco después de la Batalla de Endor, Anakin apareció ante su hija, Leia Organa, en Salis D'aar, la capital de Bakura. Allí, él le rogó que le perdonara por sus crímenes pasados. Sin embargo, Leia solo había conocido recientemente su parentesco y fue incapaz de ignorar que él había cometido crímenes atroces, incluyendo la destrucción de Alderaan, mientras servia al Emperador Palpatine. Después de esto, Anakin Skywalker nunca volvió a reaparecer ante Leia. Sin embargo, en el año 8 DBY, al descubrir el diario de su abuela, Shmi Skywalker, Leia se dio cuenta de que su padre no fue el maligno monstruo que ella creía que había sido y aprendió a perdonarlo. En el año 10 DBY, Leia Organa Solo llamó a su benjamín Anakin en memoria de la redención de su padre.

Poco después de la Batalla de Endor, Anakin vistió a su hijo una vez más. Le suplicó a Luke que le redimiera y que deshiciera el daño que Vader había hecho al joven hombre llamado Flint, ya que el no podía hacerlo por si mismo.

Cinco años después de la Batalla de Yavin, cuando Qu Rahn fue asesinado por Jerec, Rahn contempló los espíritus de la Fuerza de Anakin Skywalker y Halagad Ventor en sus momentos finales y se dio cuenta que todos eran susceptibles de alcanzar redención. Anakin junto con Kenobi, aparecerían más ante su hijo de nuevo para advertirle del profeta del lado oscuro Kadann.

En el año 30 DBY, durante la Guerra Yuuzhan Vong, Anakin Skywalker hablaría con su nieto, Jacen Solo, antes de que derrotara a Onimi, el verdadero líder de los yuuzhan vong.


Durante los eventos del año 35 DBY, mientras Luke Skywalker estaba arreglando a R2-D2, el Maestro Jedi encontró un holograma de Anakin Skywalker y Padmé Amidala en el que Anakin le decía a su mujer que había soñado que ella moría durante el parto.

Un año más tarde, Luke también vio un holograma de Anakin masacrando Jedis en el Templo Jedi, otro holograma más grabado por el droide astromecánico. No mucho después durante la Guerra Enjambre, la conmocionante verdad que había detrás de la muerte de la madre de Luke y Leia, Padmé, fue revelada cuando Luke fue testigo de cómo su padre estranguló con la Fuerza a Padmé en otro holograma proyectado por R2-D2.

En el año 40 DBY, Jacen Solo caminó en la corriente de vuelta al asalto en el Templo Jedi para ver porque Anakin se pasó al lado oscuro para convertirse en Darth Vader y si el hizo la elección correcta. Conmocionado con lo que vio, Jacen se convenció de que sus razones, lejos del egoísmo, nacieron del amor puro por Padmé Amidala, por eso, al final, Jacen aceptó el camino de los Sith al igual que hiciera su abuelo.

Décadas más tarde, en 137 DBY, Anakin Skywalker apareció en una visión de Cade Skywalker. En aquella visión, él apareció como él tenía cuando él se giró al lado oscuro y luchó contra Mace Windu, luego convertido en Darth Vader y luchó contra Cade. Después de derrotarle Cade, Vader se sacó su casco, mostrándole su cara completamente quemada, y advirtió a Cade sobre los peligros del lado oscuro. Más bien que dar una advertencia simple sobre el lado oscuro, Anakin advirtió a su descendiente de que él tuvo que controlar su poder y su cólera, para no volver a lo que le ocurrió contra su maestro, Obi-Wan Kenobi en Mustafar.


Legado



Anakin Skywalker, siendo el Elegido según la profecía Jedi, dejo tras de si un gran legado, Anakin desacató abiertamente el Código Jedi para seguir lo que le decía su corazón. El amor por su familia resultó ser una espada de doble filo: Darth Sidious, consciente del miedo del joven Jedi a la pérdida, se las arregló para seducirle al lado oscuro. Sin embargo, al final, fue el amor por su hijo, Luke, lo que redimió su alma. Incluso siendo Anakin el Elegido, Luke sirvió indirectamente como el catalizador que permitió a Anakin cumplir la profecía Jedi, y acabar con el Emperador Palpatine —una acción que fracturó el Imperio Galáctico. Durante la ocupación de Anakin por Darth Vader, ayudó a Palpatine a eliminar prácticamente la totalidad de la Orden Jedi. Sin embargo, esta acción al final ayudó a que la Orden Jedi renaciera gracias al hijo de Anakin, Luke Skywalker.


Luke fue capaz, con el breve adiestramiento de Yoda y Obi-Wan Kenobi, de continuar el legado de los Jedi. En los años siguientes a la Batalla de Endor, Luke Skywalker estableció la Nueva Orden Jedi. Durante los años siguientes, tendría el papel más relevante en los asuntos galácticos y serviría en la Nueva República durante muchos años más tarde. Después del año 28 DBY, la Orden sirvió en la defensa de la Nueva República, y la Alianza Galáctica durante la Guerra Yuuzhan Vong, y más tarde en la Guerra del Enjambre y la Segunda Insurrección Coreliana. La hija de Anakin, Leia Organa Solo, sería un instrumento clave en la Alianza Rebelde, sirviendo finalmente como Jefe de Estado de la Nueva República durante el periodo 11 DBY—17 DBY.

Sin embargo, después de su muerte, el Imperio se negó a creer que Vader había matado a Palpatine. Alegaron que Luke había matado a ambos Lores Sith, y Vader había muerto heroicamente defendiendo a su Maestro. Después de la resurrección de Palpatine, la verdad se hizo clara como el agua, y los Imperiales vieron a Vader como un símbolo de máxima traición. En las raras ocasiones que su nombre fue mencionado por aquellos que era fieles al Emperador, Darth Vader era dicho con disgusto. En el Castillo Bast en Vjun, hubo una vez una estatua de Vader, la cual fue destruida por el renacido Palpatine, indicando la reputación de Vader después de su muerte. Sin embargo, el nombre de Vader fue usado ocasionalmente por la Federación Galáctica de Alianzas Libres, el Imperio Residual, e incluso por algunos de la Nueva Orden Jedi de la Nueva República para simbolizar el poder y para golpear al miedo. El Imperio de la Mano mantuvo notablemente el apodo El Puño de Vader para el resto de las tropas de asalto de la Legión 501. Incluso los nietos de Vader, por el lado de su hija, algunas veces invocaron este legado durante la Guerra Yuuzhan Vong.

Mientras Darth Vader bien podía haber sido redimido, todavía dejó un legado oscuro en la forma de la Dama Oscura Lumiya. Después de su muerte y de la de Palpatine, Lumiya asumió el título de Dama Oscura de los Sith y acabó corrompiendo al nieto de Vader, Jacen Solo. Por tanto, mientras Vader había cumplido la antigua profecía Jedi, también permitió a los Sith levantarse una vez más, según la profecía del Sith'ari.



Personalidad

De niño, Anakin era atento e inteligente. Simpático y de buen trato con los demás a pesar de su condición de esclavo. También tenía un lugar especial en su corazón para su madre, a quien constantemente le construía inventos para vender o para aliviar su carga de trabajo. Con la llegada de los Jedi, fue servicial y generoso; haciendo todo lo que podía para ayudarles a salir del planeta, arriesgando su propia vida en la carrera de vainas y dándoles la gran cantidad de dinero del premio con el cual él y su madre podrían haberse beneficiado. Aunque adorable, también era rencoroso y vengativo, pero solía tener estas dos cualidades bajo control. También odiaba que le trataran injustamente o ser acusado falsamente. Era ferozmente leal, haciendo lo que fuera para evitar cualquier perjuicio a aquellos que estaban cerca de él. El único precio por su entrega era la misma lealtad que él daba.

La separación de su madre fue la cosa más dura que hizo nunca y todavía le siguió doliendo durante años. Debido a su miedo a la pérdida de sus seres queridos, incluso de sus amigos, se volvió introvertido, jugueteando por ahí con los droides del Templo, sus únicos amigos. Sin embargo, desarrolló un vínculo especial hacia a Obi-Wan, considerándole como un padre y un ejemplo a seguir. Debido a su repentino ascenso desde que era un esclavo a ser conocido por todos como “el Elegido” y la naciente estrella de la Orden Jedi, el orgullo y la arrogancia se consolidaron en él. Se convirtió en un gallito autovalorándose, y odiando ser reprendido o sermoneado.

Era honesto de una manera natural y detestaba la mentira y la decepción; odiaba especialmente a los políticos, considerando firmemente que la mayoría de ellos eran codiciosos y vanidosos. La continua auto-concienciación de Obi-Wan sobre Anakin hería al muchacho, que a veces no estaba seguro de si era apreciado o amado por Obi-Wan Kenobi, algo que ansiaba su corazón. Por eso, se volvió hacía una fuente de cumplidos más reconfortante: Palpatine.

Su anhelo de ser amado, así como apreciado, se manifestó en su devoción y matrimonio secreto con Padmé, una de las tres únicas personas que él creía que siempre le apreciaban y cuidaban. Conforme su fama iba creciendo, se volvió más y más arrogante, consciente de que era uno de los mejores Jedi de la Orden, creyendo que podía superar a cualquiera de ellos con los ojos cerrados y con su sable láser atado detrás de la espalda. Esto iba a la par con su frustración por la injusticia que sentía por ser relegado al rango de Caballero Jedi, produciéndole mucha amargura y desconfianza del Consejo Jedi. Su fe en ellos se derrumbaba mientras su amistad con Palpatine crecía más y más, Palpatine manipulaba su confianza en ellos. Poco a poco, sus vínculos con todos, excepto con el Canciller, se rompieron por completo, incluso llegó a creer que su mujer le había traicionado. Hasta que al final, de todo este conflicto, surgió el Lord Oscuro de los Sith, Darth Vader.


Vader era un hombre inquieto, conmocionado al percibir la traición de su mejor amigo, de sus compañeros de combate y de su mujer. Al ponerse la armadura que le mantenía con vida, se volvió más inseguro, pero adquirió más autoconfianza después de matar a Roan Shryne en Kashyyyk. Vader no soportaba fácilmente las estupideces y no se llevaba nada bien con los altos cargos de la armada Imperial, estranguló con la Fuerza al Almirante Kendal Ozzel hasta la muerte, después de su metedura de pata en Hoth y también al Almirante Motti cuando menospreció el poder de la Fuerza, aunque consiguió sobrevivir gracias a la intervención del Gran Moff Wilhuff Tarkin. A pesar de su más que insegura relación con los oficiales del ejército, Vader se llevaba bastante bien con las tropas clon, comentando una vez: «le tenía más que aprecio al Comandante Appo», después de morir en las manos de Roan Shryne. Una de las razones de la popularidad de Vader con las tropas que servían bajo sus órdenes, era su disposición para luchar en primera línea de combate, y no esperaba nada de nadie que él mismo no estuviera dispuesto a hacer. Otro oficial militar que estuvo bajo el mandato de Vader fue Firmus Piett, quien sucedió a Ozzel como Almirante del Escuadrón de la Muerte, fue un notable superviviente de la intolerancia del Lord Oscuro, habiendo fallado no una, si no hasta dos veces en su ocupación bajo las órdenes de Vader. Sin embargo, ambos fracasos se debieron a factores imprevistos y no a fallos humanos.


Apariencia



Anakin tenía la aparecía de un hombre de complexión media. De adulto, medía 1.85 m. de altura. Su pelo varió de ser liso y rubio cuando era pequeño, hasta ondulado y rubio oscuro de mayor. Anakin solía llevar su pelo ligeramente largo, un rasgo típico común entre los Caballeros Jedi. Después de perder la mayor parte de su brazo derecho—a partir del codo—en el combate contra el Conde Dooku, fue reemplazado por una prótesis cibernética que luego fue destruida y reconstruida de nuevo por él, cubriéndola con un guante de cuero negro.

Durante las Guerras Clon, quedó marcado con una cicatriz cerca de su ojo derecho, en el duelo con la Jedi Oscura Asajj Ventress. Llevaba siempre la tradicional vestimenta Jedi, aunque ciertamente inquietante, vestía con colores más oscuros que la mayoría de los Jedi—marrón oscuro y negro. Los tabardos de su túnica estaban hechos de cuero sintético y su sable láser no guardaba ningún parecido con el de su mentor, el cual le distanció de otros Jedi.

Mientras fue un Lord Oscuro de los Sith, el iris de sus ojos se tornó a un amarillo ardiente al sumergirse en el lado oscuro y abrazar las pasiones del odio y la ira, pero volvería a su color natural en su redención. Su piel se palideció enseguida. Al principio, Vader siguió vistiendo como Jedi para ocultar su nueva identidad a sus confiadas víctimas.

Después de perder el épico duelo contra su antiguo Maestro, Obi-Wan Kenobi, Vader se desfiguró horriblemente debido a las graves quemaduras y heridas sufridas en al planeta volcánico Mustafar. Además de sus horrendas cicatrices y de su torso mutilado, los pulmones de Darth Vader fueron chamuscados, aguantando apenas sin casi poder respirar. Muy similar a Darth Sion miles de años antes, solo su ardiente odio y deseo de venganza lo mantenían vivo y en el proceso, su cuerpo, a salvo.

Cuando Darth Sidious auxilió a Vader de morir carbonizado, descubrió que sería necesario un sistema de asistencia vital artificial, para mantener a su nuevo aprendiz con vida. Nuevas prótesis mecánicas fueron acopladas y un modulador respiratorio fue incorporado en una negra e imponente armadura. Se vio obligado a llevarla en todo momento, excepto cuando estaba meditando o curándose en su cámara de meditación presurizada.

Su armadura resultaba ser más intimidatoria que su propia reputación despiadada, su figura era impresionante, con una altura de 2.02 metros y un aumento de peso que imponía más que nadie. Incluso entre sus subordinados imperiales, su estremecedora presencia invocaba el terror. Precedidas de sus portentosas pisadas, la inequívoca respiración áspera de Lord Vader producía escalofríos que subían y bajaban por el espinazo de sus subordinados y enemigos mientras se avecinaba su malvada presencia. Al principio conforme iba creciendo, el traje se le ajustó, Vader sospechaba que limitaba sus habilidades deliberadamente. Se encontró con que tuvo que usar la Fuerza y una especie de muleta para poder caminar con el traje durante las primeras semanas. Además de que era increíblemente inconfortable de llevar.

A la vez que le mantenía vivo, la armadura de Darth Vader le proveía un flujo constante de estimulantes adictivos Sith con los cuales aumentaba tanto su fuerza física como su resistencia. Estas sustancias, a la par que el uso de la técnica de la furia de la Fuerza, permitió a Vader hacer la guerra en mundos fronterizos contra las tropas Rebeldes durante días hasta el final. En una ocasión fue incluso capaz de pasar por alto heridas fatales durante sus ataques. Recibía tratamientos periódicos, tanto en su cámara como a través de su traje, con componentes químicos que le eran suministrados hasta que Palpatine lo creía necesario. Este venenoso brebaje era producido por los acólitos del Emperador y era el principal factor que mantenía la lealtad de Vader.

Después de su redención y regreso al lado luminoso de la Fuerza, cuando finalmente cumplió la profecía Jedi y mató al Emperador, el último deseo de Anakin fue ver a su hijo “con sus propios ojos”. Luke accedió y retiró la temible máscara que había cubierto la cara de su padre durante veinte años. Lo que se reveló fue el fantasmal y pálido rostro triste de un hombre marchito ya en sus cuarenta y pico años. La cabeza de Anakin estaba sin pelo y sin cejas, y su piel estaba pastosa y blanca por no haber sido expuesta a la luz natural durante dos décadas: su cara todavía mostraba las cicatrices más graves de sus trágicos duelos. Sus cansados ojos miraban fijamente fuera de la oscuridad, en sus hundidas cuencas a su hijo, y de vuelta a la vida, completamente llena de tristeza y arrepentimiento. Una vez más brillaban en azul, al haberse reconciliado con la Fuerza y uniéndose a ella para siempre.

Después de que Anakin muriera, mantuvo su individualidad y se convirtió en un espíritu de la Fuerza. En esta forma, Anakin reapareció con el aspecto que tuvo en su juventud, durante sus primeros veinte años, con todas sus extremidades naturales y sin ninguna de sus cicatrices de las Guerras Clónicas. La razón de esto, en parte, es porque cuando Anakin cae al lado oscuro, él “muere”, y nace Darth Vader.



Talentos

Anakin Skywalker fue un hombre de muchos talentos. Era bien conocido por sus excepcionales habilidades de piloto, habilidades que le hicieron ganarse el título de As Jedi y de Tan; llegando a tener tanta fama como piloto que algunos llegaron a afirmar que era el mejor piloto estelar de la Galaxia. Durante la esclavitud de Anakin, consiguió ganarse un nombre como corredor de carreras de vainas. Fue de los pocos seres humanos con los reflejos necesarios para pilotar en una de estas carreras, gracias a su conexión con la Fuerza. Llegó a ganar la carrera Clásica de Boonta Eve con tan solo nueve años, un logró que le hizo ganar su libertad. El joven Anakin atrajo la atención de muchos en la República: durante la batalla de Naboo, pilotó un caza estelar de Naboo y destruyó la Nave Control de Droides. Sus esfuerzos sin duda ayudaron por si solos a ganar la batalla, pero esto solo era un presagio de los talentos que aun estaban por aparecer. Durante las Guerras Clon, Anakin fue uno de los mejores y más famosos pilotos estelares de la República. Su capacidad llamó la atención del Canciller Palpatine y de sus colegas. En la Segunda Batalla de Coruscant, Anakin consiguió aterrizar el colosal crucero La Mano Invisible, a pesar del hecho de que solo estaba pilotando la mitad de la nave y de que incluso no fue construida para poder aterrizar.

Anakin también era conocido por ser un mecánico excepcional. Con solo nueve años fue capaz de crear con recursos limitados, el droide de protocolo C-3PO para ayudar a su madre. Para la carrera del Clásico de Boonta Eve, Anakin inscribió su vaina construida personalizadamente a partir de piezas que encontraba en la chatarrería de Watto. Cuando se reencontró con su antiguo dueño, Anakin probó su identidad al toydariano, arreglándole una máquina con la que Watto estaba trasteando. Durante las Guerras Clon Anakin modificó ampliamente un caza estelar Delta-7 Aethersprite personalizándola totalmente para su uso particular. Además, así como era capaz de interactuar con los droides, Anakin era fluido en la compresión del lenguaje electrónico binario.

La cantidad sin precedentes de midiclorianos lo convertían en el miembro más poderoso de la Orden Jedi, Sin embargo, esto le hizo ser arrogante. Cuando llegó al Templo Jedi a la edad de nueve años, comenzó a desarrollar sus habilidades a un ritmo más acelerado que sus compañeros padawan, llegando hasta el punto de autoalimentar su ego y su autoimportancia. También tenía habilidad de usar la Fuerza para asfixiar a cualquiera, un signo de su proclive desvío hacia el lado oscuro.

Anakin era también uno de los más dotados blandiendo el sable láser en la Orden Jedi. Siendo un padawan, Anakin practicó la Forma V: Shien con unos pocos movimientos fugaces Ataru. Empezó a dominar la poderosa modalidad de la Forma V, Djem So, después de su derrota a manos del Conde Dooku en Geonosis. Demostró ser más efectivo: con su maestría de Djem So y sus engaños al usar la postura abierta de Shien, le permitieron superar y derrotar al Conde Dooku durante su segundo duelo, que tuvo lugar en La Mano Invisible. Anakin también utilizó Djem So en su lucha contra su antiguo Maestro, Obi-Wan Kenobi en Mustafar. Aunque Anakin fue capaz de dar a Obi-Wan un buen combate en el feroz duelo—los dos aparecían igualados —la paciencia de Obi-Wan y su experiencia en Soresu junto con Sokan fue suficiente para vencer a Anakin. La derrota le hizo a Anakin mucho más débil en la Fuerza.

Darth Vader fue un brillante estratega y aun a pesar de sus poderes debilitados, fue uno de los más grandes pilotos de la Galaxia. Su armadura no interfirió su capacidad de premonición que poseía desde que era un niño, y era capaz de predecir los movimientos de sus objetivos durante las persecuciones con una precisión milimétrica. Siguió conservando su asombrosa capacidad personal con la ingeniería, supervisado los diseños de sus dos cazas TIE Avanzado X1 y la construcción de la segunda Estrella de la Muerte. Su dominio del sable láser, desarrollado a lo largo de muchas batallas y escaramuzas de las Guerras Clon y de la Gran Purga Jedi, fue legendario e incluso aun más perfeccionado a través de los duelos que tuvo con los Jedi a continuación la Gran Purga. Todas estas capacidades, Sin embargo, eran secundarías en comparación con su increíble maestría de la Fuerza.

Debido a que sus extremidades habían sido amputadas y su cuerpo severamente abrasado en Mustafar, perdió mucho de su potencial en la Fuerza. De Darth Vader, se estimaba que tenía aproximadamente ocho décimas partes de la fuerza del Emperador. Pero aun así, Vader ejercía un poder tremendo. Si no hubiera sufrido ninguna de sus heridas en Mustafar, habría sido más o menos dos veces más poderoso que el Emperador.

El Emperador, se las arregló como pudo para mantener a Anakin con vida, tomando un punto de vista alternativo. Aunque era cierto que no esperaba mucho de un aprendiz que era “más una máquina que un hombre”, Palpatine era de la opinión que muchas de las limitaciones del poder potencial de Vader no eran físicas si no psicológicas. Él creía que Vader estaba afrontando sus elecciones y sus decepciones para deshacerse completamente de su desesperación y que sería capaz de hacer resurgir el increíble poder latente en él. Aun así, mientras Vader hacía progresos en este sentido, nunca fue completamente capaz de aceptar en quien y en lo que se había convertido.

Uno de los talentos de Vader en la Fuerza era bloquear disparos láser con sus manos, disipando completamente su energía, convirtiéndola en energía pura de la Fuerza para poder usarla él. Yoda, Corran Horn y Jacen Solo, demostraron tener la capacidad de canalizar la energía de los ataques exteriores en poder de la Fuerza de maneras similares. Darth Vader también se mostraba a favor la habilidad de la Fuerza de estrangulamiento, demostrándolo en numerosas ocasiones durante su vida.

Vader también aparentaba tener una gran fuerza física, capaz de levantar a pulso a un hombre adulto por la garganta con una sola mano, y de elevar al Emperador y lanzarlo a su muerte. Si estos actos eran resultado de su uso de la Fuerza o del poder de sus extremidades cibernéticas es desconocido. Sin embargo, mayormente parece ser resultado de sus apéndices mecánicos, así como estranguló a Obi-Wan en su lucha en Mustafar.

A parte del soporte vital que le era proporcionado a su devastado cuerpo, la armadura Sith de Vader también le ofrecía alguna protección contra los golpes de las espadas láser. En un duelo climático con su hijo en las profundidades de la Ciudad Nube, un golpe rápido del sable láser de Luke pareció cortar su armadura superficialmente aunque fue suficiente para arrancar un grito del Lord Oscuro.

En la batalla, Darth Vader carecía de la movilidad y facilidad que una vez tuvo, pero su traje biónico suplía esta carencia con fuerza adicional. Sus golpes eran fortísimos incluso usando solo un brazo para luchar. Era calmado cuando luchaba, recurriendo rara vez a proezas acrobáticas. El atacaba para matar y usaba la guerra psicológica y su apariencia para intimidar a sus enemigos. Cuando golpeaba con ambas manos por la empuñadura de su sable, era capaz de machacar a sus enemigos con un ataque violento de fuerza todavía algo lenta y golpes contundentes. Este estilo de lucha contrastaba con el estilo de Anakin antes de su desfiguramiento, siendo más veloz y acrobático.

Debido a la disminución de movilidad, estaba en desventaja cuando se batía en duelo contra seres que usaban estilos más rápidos y ágiles como el Ataru. Para contrarrestar los rápidos movimientos de sus oponentes, él usaba la Fuerza para empujar cualquier cosa de alrededor que no estuviese clavado al suelo y desviando los imprevistos misiles a su oponente. Sin mover un músculo, cualquier cosa del lugar de la batalla podía ser usada como arma arrojadiza para impactar sobre los oponentes de Vader desde todas direcciones en una interminable descarga de artillería. Darth Vader usó por primera vez esta táctica en el duelo de Mustafar, partiendo fragmentos metálicos de las paredes y lanzándolas contra Obi-Wan. Darth Vader también usó esta táctica para derrotar al Caballero Jedi Roan Shryne y a Luke Skywalker durante su primer duelo en Bespin.

Nótese que Darth Vader, a pesar de ser un poderoso Lord Sith, no era capaz de generar o bloquear los relámpagos de la Fuerza. Esto era debido a sus implantes cibernéticos, y cualquier intento de Vader de generarlos causarían un fuego interno, electrocutando sus sistemas vitales, cortocircuitándolo y matándolo. Así fue como finalmente murió, debido a su acto de redención salvando a su hijo, le expuso a los relámpagos de la Fuerza del Emperador. Debido al hecho de que los poderes Sith de Vader eran limitados debido a sus extremidades artificiales, Darth Sidious lo encontró menos que satisfactorio como heredero de su legado Sith, a pesar del esfuerzo que Sidious empleó durante más de una década en reclutar a Skywalker. Desde que lo descubriera, Palpatine se concentró en convertirlo al lado oscuro.


Poderes y potencial en la Fuerza

El hecho de que Anakin naciera dotado con el mayor número de midiclorianos en la historia galáctica y que fuese considerado el Elegido, lleva a varias conclusiones sobre su poder potencial de la Fuerza. Durante su vida no llegó a alcanzar la plenitud de su potencial debido a su destino como héroe trágico, pero antes de su caída al lado oscuro, aunque muy joven, Anakin fue uno de los Jedi más poderosos.

Si no hubiera sufrido las lesiones en Mustafar, él podría haber sido el ser más poderoso que nunca hubiese vivido antes, más poderoso que cualquier otro usuario de la Fuerza en la historia galáctica. Sin embargo, después de su muerte, se unificó con la Fuerza, alcanzando por tanto su máximo potencial, Obi-Wan Kenobi dijo a Darth Vader justo antes de su muerte: «si logras abatirme me convertiré en mucho más poderoso de lo que puedas imaginar». Si esto es cierto, la conclusión sería que cuando un Jedi se une a la Fuerza, alcanza la cima de su poder.


Entrenamiento de esgrima



Anakin Skywalker fue adiestrado por el Caballero Jedi más prometedor de la Orden, Obi-Wan Kenobi. A través de él, Anakin heredaría una rica tradición del entrenamiento de sable láser. El estilo de Anakin tenía rasgos de muchos Maestros, convirtiéndole en extremadamente virtuoso, incluso a tan temprana edad.

Anakin Skywalker era versado en el estilo Shien, la clásica Forma V de combate de sable láser. Shien, un estilo agresivo, se concentraba en la fuerza física y en golpes bruscos, tomando los principios defensivos de Soresu, (el estilo practicado por Obi-Wan Kenobi) y los convertía en movimientos ofensivos. Con la excepcionalmente alta concentración de midiclorianos en Anakin, alcanzó la maestría en Djem So más rápido que cualquier otro padawan de la Orden. Durante la batalla de Geonosis, Anakin comenzó a creer que era uno de los mejores espadachines de la Orden. Sin embargo, la frecuente aplicación de Anakin de la Forma V, tendía a fomentar una inapropiada concentración en dominar a los demás, nublando su juicio y llevándole hasta el borde y algunas veces hasta el lado oscuro de la Fuerza, frecuentemente en las batallas durante el curso de las Guerras Clon.

Finalmente, Anakin aprendería la lección contra el Conde Dooku en la Batalla de Geonosis. El autoconfiado padawan dejó de usar Shien y cambió a la modalidad Jar'Kai de Ataru después de conseguir el sable láser extra de Kenobi, aunque este no era uno de sus estilos más fuertes, incluso el Elegido probó no ser rival para la veterana concentración y habilidad del juego de espada Makashi de Dooku, un estilo de elegancia y precisión. En el duelo, Anakin perdió su antebrazo derecho y fue salvado por el Maestro Yoda que apareció justo a tiempo.

Comprendiendo, finalmente, cuanto le faltaba por aprender, Anakin pasó los tres años siguientes de las Guerras Clon perfeccionando sus habilidades de la Forma V. A parte de Shien, Skywalker llegó a dominar Djem So durante las Guerras Clon, un estilo de la Forma V que estaba más allá del clásico Shien. Equiparándose al Conde Dooku a bordo de La Mano Invisible, la maestría de Anakin en Djem So fue la más grande que nunca tuvo en su vida.

En la revancha con el Conde Dooku en la Segunda Batalla de Coruscant, la maestría de Anakin en Djem So, combinada con su juventud, mejor condición física, impresionante fuerza y una considerable reserva energética de la Fuerza, permitieron a Anakin acabar con la precisión y la elegancia del estilo Makashi y romper la tenaz defensa de Dooku. Derrotándolo cuando Kenobi había fallado ya dos veces, Anakin vio probada su maestría de la Fuerza y se consideró a si mismo como uno de los más grandes espadachines de la Orden.
La técnica Djem So de Vader se confronta contra la técnica Soresu de Kenobi.

Cuando Anakin se convirtió en Darth Vader, conservó su maestría de la Forma V pero ejercida de manera más agresiva, convirtiéndose en un brutal oponente. Sin embargo esto sería su punto débil en el combate, siendo controlado por su agresividad y dando rienda suelta a la Furia de la Fuerza. Aunque más joven, más atlético, mejor espadachín y dotado con más energía pura de la Fuerza que cualquiera, carecía de la experiencia, calma y concentración que su antiguo Maestro poseía. Aunque Vader podía acudir y acudiría al lado oscuro para superar a sus oponentes, la tensión y las emociones le distraían al ejecutar su estilo tan bien como el de Obi-Wan. Mientras que el punto fuerte de Anakin se concentraba en su gran descarga ofensiva, el poder de Kenobi estaba en su defensa. Obi-Wan estaba considerado como el que mejor dominaba el estilo defensivo de la Forma III en la Orden y su absoluta dedicación probaría ser vital en sus victorias. La frustración de Anakin por no ser capaz de romper esta defensa, le hizo cometer errores que no habrían sucedido si hubiera permanecido concentrado y paciente. Kenobi de manera parecida en su duelo contra Grievous, confiaría en su filosofía de “mantenerse a la espera”. Confiando completamente en Soresu hasta que el oponente se frustraba o cansaba, descuidando su ataque ofensivo para ser inmediatamente atravesado con alguno de los ataques Ataru. En ambos casos, se finalizaba con el desprendimiento de las extremidades de sus oponentes. Así fue la caída de Anakin.

En su traje de soporte vital mecánico, le era extremadamente difícil ejecutar las enérgicas acrobacias de Ataru, un acto que le quitaba fuerzas, anulando el propósito del estilo acrobático. Por el resto de su vida, mantendría su maestría de la Forma V. Vader introdujo más elementos de esgrima de Soresu y Ataru y personalizó el estilo, tal como atestiguó el Maestro Jedi Roan Shryne cuando Bol Chatak se batió en duelo con el Lord Oscuro. Se hizo evidente que solía emplear a menudo poderosos aunque algunas veces torpes y rígidos golpes verticales para derrotar a un contrincante.

Parece que aprendió su lección en el duelo con Kenobi, aprendiendo a controlar sus emociones cuando luchaba y encontrando la manera de invocar calculadas ráfagas del lado oscuros mientras no estaba cegado fuera de si por sus emociones.

A mediados del año 3 DBY, Vader había encargó droides ASP-19, droides de combate con sable láser basados en la serie droide-ASP, para ser producidos para practicar con ellos usándolos como sparrings. Eran más rápidos y fuertes que un hombre ordinario y estaban programados con el conocimiento de cientos de Maestros del sable láser y una docena de estilos diferentes. Vader los venció una y otra vez y encargando por tanto otros nuevos, mejorados en cada tanda, mejorando su finura, se volvieron muy fáciles de derrotar, incluso en un combate de dos contra uno.

Vader desarrolló una versión personalizada de Djem So, luchando con una sola mano, mientras dejaba la otra relajada a un lado, un estilo que comprendía elementos de Ataru, Soresu y Makashi. Siendo abrumadoramente efectivo, tanto como estilo práctico de lucha como arma psicológica.

El hijo de Vader, Luke, fue capaz de aguantar el combate contra el Lord Sith durante algo de tiempo en Bespin, a pesar de solo tener un entrenamiento mínimo de cualquier forma de combate de sable láser. A bordo de la segunda Estrella de la Muerte, Luke reflejó la exclusiva Forma V de Darth Vader y respondió, con una propia demostración colérica del poder bruto de la Forma V. El repentino aumento de poder en su hijo, pillo a Vader desprevenido y abrumó al Lord Sith. Finalmente, Luke, fue capaz de luchar en igualdad e incluso derrotar al experimentado Darth Vader.



Interpretaciones de la Profecía

El Elegido




La condición de Anakin como el Elegido era algo cuestionable. La mayor parte del problema consistía en saber exactamente que quería decir “traer el equilibrio a la Fuerza” y tal y como Yoda indicó claramente, «una profecía que bien pudo haberse malinterpretado».

El punto de vista de que este equilibrio sería alcanzado mediante la destrucción de tantos Jedi hasta que hubiese igual número de Jedi y de Sith era más que cuestionable. Desde esta manera de interpretar la profecía, los Jedi y los Sith metafóricamente representaban dos pesas en una balanza, un exceso de cualquier lado disturbaría el equilibrio de la Fuerza. Aunque la Gran Purga dejo a la Galaxia con un Gran Maestro —Yoda y Sidious —y un menor pero todavía poderoso miembro —Obi-Wan y Vader—en cada lado, todavía quedaban lagunas en esta interpretación. Por un lado, había algunos Jedi que habían sobrevivido a la orden 66 y a la Gran Purga Jedi, tales como Ikrit, Vima-Da Boda, Aqinos y muchos otros. Y a la inversa, existían también varias facciones escindidas y otros usuarios del lado oscuro de la Fuerza, presentes durante el tiempo de la Purga, tales como las Hermanas de la Noche de Dathomir y los Profetas del lado oscuro. Para que esta interpretación de la profecía hubiese sido la verdadera, tendría que haber habido la misma cantidad de “poder” en ambos lados de la balanza: un resultado poco probable.

También, incluso si hubiera sido el caso, este plan de destruir a los Jedi tendría que haber sido puesto en marcha mucho tiempo antes de que Anakin hubiese salido de Tatooine, justo cuando comenzó la invasión de Naboo, cuando él solo era un niño. Sin embargo, Anakin todavía jugó un papel crucial en la Orden 66 y en la Purga, abarcando desde su intervención en el duelo de Windu y Sidious en el despacho del Canciller hasta la enorme influencia de su profunda implicación en la caza de los restantes Jedi, su proyecto preferido.

Las pruebas concluyen que “traer el equilibrio” significa la destrucción de los Sith, ya que el lado oscuro no es más que el vacío del lado luminoso de la Fuerza y no es un ser que exista como tal —al igual que la oscuridad solo es la ausencia de la luz y por extensión, la maldad, la ausencia de bondad. En cualquier caso, “traer el equilibrio” era básicamente “llenar” los agujeros de la Fuerza.

Otra interpretación sugería que Anakin cumpliría la profecía nivelando el 'total' de la manifestación de la Fuerza. Esta interpretación abocaba que el “equilibrio” en la Fuerza era el equilibrio entre la energía positiva y negativa de todo el universo. Esto implicaba a la media de seres sensibles que contribuían a la considerable cantidad de energía negativa del universo a través de sus vidas, comprendiendo todo lo que serían emociones naturales como, ira, celos, etc. Multiplicado por los trillones de seres, esta masiva cantidad del lado oscuro, desestabilizaría el equilibrio cósmico. De acuerdo con esta posición, un relativo pequeño número de seres dedicados al puro bien y al servicio en la lado luminoso de la Fuerza serían capaces de equilibrar contra toda la energía negativa, contribuyendo cada uno en mantener un relativo equilibrio en el universo. La presencia de los Sith, se creía, que servía para inclinar la balanza cósmica a favor del lado oscuro. Por tanto el argumento de que para tener equilibrio en la Fuerza no debería haber Sith, estaba relativamente justificado basándose en este particular punto de vista. Otra posibilidad era que a través de las acciones de Vader trajera el equilibrio a la Fuerza al cumplir simultáneamente su destino como Sith, matando a su Maestro y como Jedi, por morir en el lado luminoso.

Es también curioso observar que la vida de Anakin estuvo equilibrada entre el lado luminoso y el lado oscuro durante 23 años por cada periodo.

Era también comúnmente asumido que el Elegido de la profecía debía nacer de una madre virgen —lo cual Anakin cumplía— una suposición consolidada aun más, por el hecho de que Yoda, por ejemplo, a pesar de su histórico número de midiclorianos, nunca fue considerado como candidato de la profecía.

El texto exacto de la profecía del "Elegido", es desconocido, pero cuando una parte de una profecía encontrada en el Diario de los whills fue contrapuesta con el hecho de que la población en Naboo después de la derrota de la Federación de Comercio así como las multitudes celebrando la caída del Emperador, ambas clamaban "¡El Hijo de los Soles!" significa que esta profecía, siendo además, bastante bien conocida, podría haber sido una parte de la profecía del Elegido. Sin embargo, las multitudes que celebraban la caída de los líderes del Imperio podrían referirse a Luke, en vez de a Anakin.

Otra manera de ver la profecía era que la manipulación de la Fuerza era lo que estaba causando realmente este desequilibrio, a pesar de las motivaciones de uno mismo. Quizás el verdadero equilibrio podría ser encontrado en confiar en la Fuerza y no forzándola al deseo creativo de uno.

Hasta que más pruebas a favor o en contra de estos puntos de vista sean descubiertos o el texto original sea encontrado, el verdadero significado de la profecía del Elegido puede no ser conocido nunca.


El "posible" padre de Anakin

Según la información revelada por Palpatine a Anakin, quedó claramente factible, que Darth Plagueis o Darth Sidious podían haber sido de hecho, el “padre” de Anakin. Estaba confirmado que Darth Plagueis tenía la habilidad de crear o mantener la vida mediante la manipulación de los midiclorianos, y la concepción de Anakin tenía un gran parecido con este concepto. Como si quisiera dar una pista a Anakin, Palpatine enfatizaba la “vida” y se volvió a Anakin para hablarle de la “Tragedia de Darth Plagueis el Sabio”. Por la que Sidious le contó a Anakin que él nunca aprendió el secreto de su maestro, no se sabe si Anakin era clave en el redescubrimiento de este secreto o era simplemente un extremadamente poderoso peón. Otra posibilidad era que el mismo Sidious pudiera ser el “padre” de Anakin si él hubiera descubierto el poder de influir en los midiclorianos gracias a su maestro. Interesantemente, Palpatine llamaba “hijo” a Anakin en muchas ocasiones.

Anakin consiguió alcanzar el estado espiritual de la Fuerza así como hicieron Yoda, Qui-Gon Jinn y Obi-Wan Kenobi, pero sin contar con la evolución que Qui-Gon había hecho, ni el entrenamiento que Yoda y Obi-Wan Kenobi habían recibido. Siendo que Anakin fue “creado” por la Fuerza, él pudo descubrir la capacidad para mantener su identidad después de su muerte sin ayuda de nada ni de nadie.

Es imposible ciertamente saber cual es la verdad; habiendo diferentes posibilidades.


El Sith'ari

Similar a la profecía Jedi del Elegido, los antiguos Lores Sith también previeron a un salvador en la profecía del Sith'ari. Inspirado por el legendario Rey Adas del antiguo Imperio Sith, esta leyenda presagiaba la venida de un ser perfecto, libre de todas las restricciones, que alcanzaría la última cima del poder Sith. El clímax de su meteórico alzamiento sería la destrucción de la propia Orden Sith—un acción con la que los antiguos Lores sentían que haría a los Sith más fuertes que nunca.

Al igual que la leyenda Sith'ari, Anakin Skywalker era, de hecho, genéticamente “perfecto”, habiendo sido concebido por los propios midiclorianos, así como atribuyéndole la destrucción de los Sith. Se podría ver desde el punto de vista de que en la muerte de su maestro, Vader no solo destruye al Sith, si no que también les hace más poderosos que nunca, las muertes de Palpatine y Vader efectivamente abolieron las restricciones de la Regla de Dos, abriendo el camino para el reinado sin precedentes de la Nueva Orden Sith. Estos Sith, dirigidos por Darth Krayt, serían grandes en número y alcanzarían un nivel de influencia y poder nunca visto desde la edad de oro del Imperio Sith.

Algunos hechos sugieren que Darth Vader podría haber sido el Sith'ari, mientras que otros hechos lo niegan. Del Sith'ari fue dicho que sería el “ser perfecto y Darth Vader originalmente era de hecho perfecto con una inigualable conexión a la Fuerza. Sin embargo, la profecía de libre de todas restricciones contradecía claramente el soporte de vida artificial que Vader necesitó en vida para poder sobrevivir. El cual además le restringía el uso de algunos de sus poderes de la Fuerza.

Otra interpretación era que el Sith'ari elevaría a la cima el poder Sith. El Imperio Galáctico, que era controlado por los Sith, se podría decir que fue la cima del poder Sith: la completa eliminación de la Orden Jedi, el absoluto control de la Galaxia y sin rival en poder o autoridad. Estaba gobernado por los Sith, pero a pesar de esto, el Imperio Galáctico no era realmente un Imperio Sith, negando a Vader como el Sith'ari.

La profética interpretación final era que “la culminación de su meteórico alzamiento sería la destrucción de la propia Orden Sith—un acción con la que los antiguos Lores sentían que haría a los Sith más fuertes que nunca.” Por tanto, se podía asumir que Darth Vader cumplió esto matando al Emperador y a él mismo en el proceso. Siguiendo más lejos, se podía ver que la Regla Dos sería cumplida por futuros Sith, resultando que el poder de los Sith crecería a un nivel de influencia y poder nunca visto desde la edad de oro del Imperio Sith.

Cuando se toman estos indicios en cuenta, a pesar de las claras contradicciones, Darth Vader fue un popular candidato, aunque existieron otros candidatos como: Darth Revan, Darth Bane y Darth Caedus.
Algunos hechos en los que hizo uso de su ira y odio acercándose al lado oscuro

* Asesinato de los incursores tusken en Tatooine tras haber perdido a su madre.
* Victoria sobre Asajj Ventress utilizando una espada láser de color rojo (característica de los Sith) en el templo de Yavin 4.
* Estrangulamiento del capitán Gillmunn usando la fuerza, en el planeta Jabiim.
* Cuando tuvo contacto con A'Sharad Hett, un joven Jedi criado por los tusken, quedó perturbado y asesinó a un grupo de soldados Yuzzum de los separatistas.
* Asesinato de unos skakoanos separatistas de la Tecno Unión en el planeta Nova.
* Enfrentamiento a Dooku y su posterior asesinato.
* Enfrentamiento con Mace Windu para evitar que éste asesinase al canciller Palpatine.
* Asesinato de los padawans del Templo Jedi en Coruscant.
* Asesinato de todos los líderes separatistas en el planeta Mustafar.
* Liberación de odio contenido en contra de su Maestro Obi-Wan Kenobi en Mustafar.



Detrás de las cámaras



* George Lucas tomó el nombre de su amigo y compañero de la dirección de la película, Ken Annakin. Sin embargo, en sánscrito, el nombre de ”Anakin” significa “guerrero”. Además, en inglés su nombre puede en si mismo referirse a ser él mismo el Elegido—partiéndolo en “An Akin” se traduciría el nombre en “incomparable” o “sin igual”. El nombre también deriva del nombre ”Anakim”, encontrado en el Viejo Testamento. Es uno de los varios nombres usados para identificar a una raza de gigantes ” 'los hijos de Dios vieron a las hijas de los hombres y las tomaron como esposas de todas las que escogieron' [Genesis 6:2]”. Otra posibilidad es ”ana”, en griego significa “en contra” o “sin” y ”kin” significa familia podría explicar que Anakin no tuviera padre o su vehemencia en matar a su hijo.

* Es interesante notar que ”vader”, también ”vater”, es la palabra en holandés para “padre” (así como en inglés antiguo es una variante de “padre”) y resulta tentador leer el nombre del personaje ”Darth Vader” como ”Dark Father” (Padre Oscuro), un juego de palabras que puede ser la raíz del título Sith. Sin embargo, a juzgar por los orígenes de otros nombres Sith, Vader, también podría ser una derivación de la palabra ”invader” (invasor). Además, es interesante saber que en los guiones originales para Una Nueva Esperanza, el nombre “Darth Vader” fue dado a un General Imperial corriente.

* La inusual concepción de Anakin, siendo él el Elegido, así como las pistas de que el Lord Sith había maquinado este nacimiento, pueden ser una referencia a la novela Dune, en la que Bene Gesserit ordenaba llevar a cabo una eugenesia—reproducción humana cruzada—programada para crear un súper hombre, el Kwisatz Haderach, quien ellos podrían controlar. Sin embargo, cuando este súper humano nace, como el protagonista Paul Atreides, se acaba revelando contra ellos.

* Anakin también muestra una simetría con algunas personas de la Segunda Guerra Mundial, una fuente frecuentemente referenciada en la saga de Star Wars, más notablemente en la trilogía previa. Anakin era el protegido de Palpatine, comparando a Palpatine con Adolf Hitler. Siendo Anakin, una alegoría a Hermann Göring, el protegido de Hitler además, es casualmente, un experto piloto. Debido al papel de Anakin como Darth Vader, el amenazante jefe verdugo de Darth Sidious, Anakin era el reflejo de Heinrich Himmler, el comandante de las SS y la Gestapo. En la colérica resolución de los problemas de Anakin, su matrimonio secreto con Padmé y el intento posterior de en la vida de Vader por el “bien del Imperio”, él, reflejaba al propio Hitler.

«Sin embargo, después de que sus extremidades fuesen amputadas y de que fuese extremadamente abrasado en Mustafar, él perdió mucho de su potencial en la Fuerza. Como Darth Vader, a Anakin se le estimaba que tenía el 80% de la fuerza del Emperador. Si no hubiera sufrido ninguna de sus lesiones en Mustafar, él sería el doble de poderoso»
―George Lucas

* En ambas portadas del DVD de 2005 de la La Venganza de los Sith y en el póster de la película, la cicatriz en el lado derecho de la cara de Anakin no aparece.
* Hayden Christensen no fue el primer actor en Star Wars en luchar con un sable láser en cada mano. Durante la batalla en el arena geonosiana, un Jedi, Joclad Danva puede ser visto luchando contra los droides de batalla con dos sables.
* El carácter de Darth Vader no estaba originalmente planeado para ser un cyborg. Esto fue ideado en el borrador artístico de la escena abierta donde el Tantive IV era abordado. Inicialmente se pensó que Darth Vader llegaría volando por el espacio para entrar en la nave, necesitando un traje y una máscara de respiración. Este traje se quedó finalmente como la apariencia definitiva y fue incorporado al guión.
* Para mantener el “gran secreto” del El Imperio Contraataca oculto de los potenciales espías de películas, George Lucas usó una técnica de distracción: al actor Dave Prowse le fue encomendado decir: “Obi-Wan mató a tu padre” durante la filmación, la voz de James Earl Jones fue doblada, con la auténtica verdad sobre la progenie de Vader en la famosa línea, «Yo soy tu padre».

* El leitmotif de Darth Vader es The Imperial March.

* En Italia y en Francia, el nombre de Darth Vader fue cambiado a Dart Fener y Dark Vador, respectivamente. Sin embargo, en Québec, Canadá, se mantiene su nombre original, pero es pronunciado “Dart” Vader. Durante el 2004, se les pidió a los aficionados italianos que votaran con respecto a la elección de usar el nombre original de Darth Vader en vez de “Dart Fener” en la película La Venganza de los Sith. “Dart Fener” fue aprobado aproximadamente por el 55% de los votantes. Una de las razones, fue que el italiano moderno había tomado prestada la palabra “water” (de “cuarto de baño”) como sinónimo de “lavabo” y Vader probablemente sonaba parecido a eso, así que evitaron la embarazosa posibilidad de confundirse y de hacer juegos de palabras por el cambio de nombre.



Darth Vader como icono cultural



Debido a su papel central en las películas, Vader ha pasado a formar parte de la conciencia pública como el prototipo del terrible villano; la lista de grandes villanos de película del American Film Institute lo sitúan en tercer lugar, después de Aníbal Lecter y Norman Bates. La poderosa voz de bajo profundo de Lord Vader junto con su pesada y espeluznante respiración es fácilmente reconocible por los espectadores—es un símbolo de su trasformación de un hombre luminoso al diabólico cyborg. Ha sido parodiado por figuras tales como “Dark Helmet” de La loca historia de las galaxias e incontables parodias de dibujos animados, tales como “Duck Vader” de Tiny Toon Adventures y “Darth Koopa” de Super Mario BROS. (TV). También ha sido imitado; un ejemplo sería “Death's Hand” del vídeo juego Jade Empire—quien fue similarmente encerrado en un traje acorazado, incluyendo la máscara casco, aunque usando magia en vez de prótesis cibernéticas. También, el nombre de Darth Vader se ha convertido en sinónimo de maligno tenebroso. Durante la fase posterior de construcción de la Catedral Nacional de Washington, tuvo lugar un concurso infantil, para diseñar nuevas gárgolas para las torres del oeste. Un ganador fue un diseño caracterizando a Darth Vader.

El casco de Darth Vader parece ser que fue modelado sobre un kabuto japonés de la Orden Samurai que concuerda con la similar Orden Jedi y el parecido entre los duelos de sable láser y el kendo. También recuerda a la era alemana Stahlhelm de la Segunda Guerra Mundial.

Mucha gente opina que Darth Vader está inspirado indirectamente en el villano Doctor Muerte de Marvel Universe. Considerado por muchos uno de los grandes villanos de cómic de todos los tiempos, el Doctor Muerte y Vader comparten algunas similitudes. Ambos tienen una presencia de mando, ambos son físicamente deformes debido a trágicos accidentes que les obligaron a llevar armadura, ambos son altamente inteligentes, y en cierta manera, ambos fueron buenos una vez. Hay también un parecido con el traje de The Lightning, el primer traje de un súper villano de la serie Fighting Devil Dogs. Sin embargo, el propio Lucas mencionó una vez en una entrevista, que él basó a Darth Vader en el androide villano Hakaider de 1972-73 de la serie televisiva de acción japonesa Jinzo Ningen Kikaider, que él vio mientras visitaba Japón a principios de los 70.

Algo tambien que cabe resaltar es que es el icono del equipo de futbol americano de los Raiders de Oakland siendo el simbolo de "El lado oscuro" de el equipo


Representación

Anakin fue interpretado en las películas por Jake Lloyd cuando era un niño, por Hayden Christensen cuando era un joven adulto y por Sebastián Shaw en su vejez, muerte y redención. David Prowse representó a Vader en el traje, en los Episodios IV, V y VI, excepto en las escenas de lucha de la V y la VI, en las cuales el esgrimidor Bob Anderson llevó el traje. La característica voz de Vader en la Trilogía Clásica y en La Venganza de los Sith fue interpretada por James Earl Jones en inglés y por Constantino Romero en la versión doblada al español. En un nuevo rodaje para la Edición Especial de la trilogía clásica, el actor y antiguo artista de efectos especiales de Industrial Light & Magic C. Andrew Nelson interpreto al infame Lord Oscuro.

En la radio dramatización, Brock Peters interpretó a Vader, con David Birney haciendo de Anakin en el episodio final del El Retorno del Jedi. En la microserie de animación Las Guerras Clon, Jerome Beidler le puso voz al Anakin infantil y Mat Lucas al adulto. En muchos de los vídeo juegos de Star Wars, incluyendo Star Wars: Galactic Battlegrounds, Star Wars: Force Commander, y Star Wars: TIE Fighter, Vader fue doblado por Scott Lawrence.

En la La Venganza de los Sith, Hayden Christensen llevó el traje, el cual fue especialmente diseñado para adaptarse a su cuerpo. Las pocas líneas en las que el Vader con el traje aparece hablando, son de James Earl Jones, pero durante un tiempo, hubo cierta controversia sobre esto. Algunos aficionados creían que Jones no participó de ninguna manera, ya que su nombre no aparecía en los créditos oficiales de La Venganza de los Sith, y la voz que se oía en el primer trailer de la película era la de Christenesen, aunque alterada digitalmente. La falsa especulación fue desmentida en el verano del 2005 en la publicación de Starlog, en la que el productor Rick McCallum declaraba que habían tenido a James Earl Jones durante una medía jornada en el rodaje del Episodio III.

En el El Retorno del Jedi original, la representación de Anakin como el espíritu redimido de la Fuerza era la de un hombre robusto, de mediana edad, con pelo castaño canoso y de rostro bondadoso, pero en la reedición de la Edición Especial en DVD de El Retorno del Jedi, Anakin aparece en su época de veinteañero justo antes de caer al lado oscuro. George Lucas explicó que la apariencia espiritual en la Fuerza del Jedi redimido, se tornaría al estado que tenía antes de su caída al lado oscuro. También cabe señalar que en la reedición en DVD las cejas del desenmascarado Jedi fueron eliminadas digitalmente, motivado seguramente, por el razonamiento de Lucas de que si su calvicie fue consecuencia de las graves quemaduras que sufrió en Mustafar, deberían también, haber afectado a los folículos capilares de las cejas, destruyéndolos por completo. El hecho de que el Vader desenmascarado tuviese originalmente cejas pudo ser por un descuido en el diseño del maquillaje, o que simplemente evidenciara, que el destino volcánico de Vader no estaba concebido antes de filmar El Retorno del Jedi y por tanto, yendo aun más lejos, se debería señalar que aunque aparece con profundas cicatrices, el rostro de Anakin en El Retorno del Jedi no presenta ninguna cicatriz relativa a las quemaduras que aparecen brevemente en La Venganza de los Sith, en el universo expandido, se explica que Vader usó la Fuerza para poco a poco curarse sus heridas.



Anakin Skywalker



Información biográfica

Planeta natal Desconocido; se cria en Tatooine

Fecha de nacimiento
41 ABY

Fecha de muerte
4 DBY Estrella de la Muerte II

Descripción física


Especie Humano (cyborg)

Sexo
Masculino

Altura
1,85 m.; 2,02 m. (en su traje acorazado)

Color de pelo Rubio-castaño (rubio de niño)

Color ojos Azules; amarillos (lado oscuro)


Información cronológica y política

Eras

* Era del Alzamiento del Imperio
* Era de la Rebelión

Afiliación

* Orden Jedi (como Anakin)
* República Galáctica (como Anakin)
* Orden de los Lores Sith (como Vader)
* Imperio Galáctico (como Vader)

Maestros conocidos

* Qui-Gon Jinn (Informal)
* Obi-Wan Kenobi (Maestro Jedi)
* Ki-Adi-Mundi (Maestro Jedi temporal)
* Darth Sidious (Maestro Sith)

Aprendices conocidos

* Ahsoka Tano (aprendiz Jedi)
* Antinnis Tremayne (aprendiz Jedi Oscuro)
* Halmere (aprendiz Jedi Oscuro)
* Lanu Pasiq (aprendiz Jedi Oscuro)
* Gwellib Ap-Llewff (aprendiz Jedi Oscuro)
* Galen Marek (aprendiz Sith)
* Kharys (aprendiz Jedi Oscuro)
* Tao (aprendiz Sith)
* Vost Tyne (aprendiz Jedi Oscuro)
* Hethrir (aprendiz Jedi Oscuro)
* Rillao (aprendiz Jedi Oscuro)
* Lumiya (aprendiz Sith)
* Flint (aprendiz Sith)





.

1 comentario:

Padmé Arya Éowyn Istalrí Skywalker dijo...

Ahhhh! Me encanta Star Wars! <3
la historia de Anakin está tan triste...