.....................................

domingo, 15 de febrero de 2009

CHEWBACCA




Leal, incluso en situaciones de gran riesgo personal, fuerte como un gladiador y tan inteligente como el graduado más brillante de una academia, este wookiee de más de dos metros de altura es un auténtico héroe de la Rebelión, así como un buen amigo de sus líderes.

Nacido en el planeta arbóreo de Kashyyyk y con más de doscientos años de edad, Chewbacca ha vivido como esclavo, contrabandista y estupendo piloto y mecánico.

A pesar de todo, siempre ha sido la conciencia de cuantos le rodeaban. Pero eso no lo convierte en un pacifista. Puede arrancar los miembros de cualquier criatura con sus propias manos y su arma favorita es la ballesta, un arma hecha a mano que dispara ráfagas explosivas de energía. Una bandolera cuelga del hombro izquierdo de Chewie y contiene suficiente armamento extra como para enfrentarse a una escuadra de tropas de asalto. Pero a veces sus temibles gruñidos y rugidos – la base del lenguaje wookie – transmiten su miedo, especialmente a lo desconocido.


Chewbacca es un veterano de las Guerras Clon, el conflicto galáctico que enfrentó a las fuerzas de la República con los ejércitos droides de la Confederación de Sistemas Independientes. El wookiee era parte del alto mando que protegía Kashyyyk de la invasión droide. Sirvió con su amigo wookiee Tarfful y el Maestro Jedi Yoda.

El sabio Yoda había mantenido una buena relación de amistad con los habitantes de Kashyyyk, ganándose el respeto de los bravos wookiees. Cuando los sucesos que rodearon el nacimiento del Imperio hicieron que las tropas clon traicionasen a sus generales Jedi, Chewbacca y Tarfful permanecieron leales a Yoda ayudando al Maestro Jedi a escapar de la trampa tendida por los clones.

Debido a su fuerza bruta y habilidades técnicas, los wookiees fueron esclavizados por el Imperio para ser utilizados como mano de obra gratuita. Durante algún tiempo Chewbacca fue esclavo, sirviendo a los beneficios del Imperio, hasta que un imprudente cadete imperial llamado
Han Solo lo liberó.

Expulsado del ejército, Solo tenía pocas opciones de no volver a la vida de forajido que él conocía tan bien. Ambos se convirtieron en un dúo de contrabandistas muy bien conocido. Cuando adquirieron el Halcón Milenario, sus proezas se hicieron legendarias.

Chewie y Solo se pasaron muchas horas modificando y remendando su querido Halcón, llevándolo más allá de sus especificaciones originales.

Aunque el mantenimiento del Halcón era un trabajo de amor, en muchas ocasiones Chewie soltaba su legendario temperamento contra el recalcitrante carguero golpeando con sus manos peludas los delicados componentes que se negaban a funcionar.

Chewbacca también se convirtió en la conciencia de Solo. Aunque el contrabandista mantenía una apariencia de mercenario que rehusaba afiliarse a cualquier ideal que no fuese su auto-preservación, Chewie era el más compasivo de ambos. Tal vez fuese el sufrimiento infligido a su gente por el Imperio lo que hacía que Chewbacca fuese así.

Aunque Solo evitó cualquier contacto con la Alianza, Chewie apoyaba la causa rebelde, aunque ambos trataban de evitar toda clase de conflictos.

En la cantina de Mos Eisley, un colega contrabandista llamado BoShek le presentó a Chewie a un anciano que quería un transporte seguro a Alderaan. En un principio parecía un vuelo privado normal: llevar al anciano, un joven granjero y dos droides a Alderaan sin hacer preguntas. El grupo parecía inofensivo y ellos necesitaban el dinero. Pero lo que menos pensaba Chewie es que este encuentro casual lo conduciría a una serie de aventuras que cambiarían su vida para siempre.



Cuando Chewbacca le presentó a Obi-Wan Kenobi a Han Solo, pensó que era la solución para saldar su deuda con Jabba el Hutt, pues Kenobi ofreció 17.000 créditos por el transporte. Una vez cerrado el trato acordaron encontrarse en el muelle de embarque 94. En ese momento Chewie y Han descubrieron que el grupo estaba formado por fugitivos del Imperio. Eludiendo a los soldados de asalto y una ráfaga de blaster pesado, el Halcón Milenario abandonó Tatooine.

Al llegar al sistema Alderaan, el grupo descubrió horrorizado que el planeta había sido destruido. Chewie y Han se enteraron de que una rica princesa se encontraba prisionera en la estación. Han, consciente de que él y Chewbacca podían ganar una fortuna siguió a Luke Skywalker en un arriesgado plan para salvarla. Con un rugido de desaprobación, Chewie aceptó llevar puestas unas esposas y embarcarse con Han y Luke en el arriesgado rescate.



El plan no era muy brillante y al final acabaron todos, rescatadores y rescatada, en un compactador de basura. Gracias a la oportuna intervención de C-3PO y R2-D2 se libraron de morir aplastados y salir del compactador.

Tras una serie de persecuciones e intercambio de disparos con los soldados de asalto, el Halcón logró huir de la estación con la Princesa Leia a bordo. La nave se dirigió a la base secreta de la Alianza en la cuarta luna de Yavin, donde los rebeldes planearon un ataque desesperado a la Estrella de la Muerte. Todos esperaban que Han y Chewie participasen en el ataque, pero Han se negó. En esos momentos solo le importaba cobrar su recompensa y largarse para pagar a Jabba el Hutt. Pero a mitad de camino Chewbacca lo persuadió para regresar.

En el punto álgido de la batalla, el Halcón dio media vuelta para salvar a Luke de la persecución de los TIE y permitirle destruir la estrella de la Muerte.

La princesa Leia y la Alianza Rebelde reconocieron los méritos de Chewie en la celebración de la victoria tras la batalla. Chewie estaba orgulloso de ocupar un puesto entre los héroes de Yavin (a pesar de que a él no le impusieron ninguna medalla).



Han, que se encontraba ahora en el planeta helado de Hoth, en la Base Eco de la Alianza, quería reparar el Halcón antes de volver a Tatooine para hablar con Jabba. Pero pronto supieron que el Imperio había descubierto la posición de los rebeldes. Como no podían marcharse debido al escudo planetario, tomaron parte en la defensa de la base. Finalmente Han y Chewie abandonaron la base junto con la Princesa Leia mientras eran perseguidos por las naves imperiales. Pero la hiperpropulsión del Halcón estaba averiada, lo cual los llevó a meterse en un campo de asteroides para poder eludir la persecución imperial.

Allí aterrizaron en uno de los asteroides y Chewie utilizando toda su paciencia y habilidad mecánica trató de repararla. Pero todo fue inútil. Al final decidieron ir al sistema Bespin, residencia de su amigo Lando Calrissian, para hacer las reparaciones necesarias.

Cuando el Halcón aterrizó en la Ciudad de las Nubes, su amigo les dio una cálida bienvenida, pero más tarde, Chewie descubrió que Lando los había vendido a Darth Vader y al Imperio.

Todos ellos eran el cebo de una compleja trampa para capturar a Luke. Han iba a ser congelado en carbonita y Chewie enfurecido empezó a derribar a los guardias a diestra y siniestra, pero Han intervino y por una vez dijo algo sensato. Convenciendo al wookiee de que resistirse no serviría de nada. Lo necesitaba para proteger a Leia en su ausencia. Chewbacca rugiendo de impotencia y desesperación vio como su mejor amigo descendía al interior de la cámara de congelación. Pese a que Han sobrevivió al proceso, fue entregado a Boba Fett, quien planeaba entregar a Han a Jabba. Vader quería que Chewbacca y la Princesa fueran conducidos a su nave como prisioneros, esto acabó de convencer a Lando para cambiar de bando y ayudarlos a huir. Chewie estaba furioso con Lando y solo su promesa de ayudarlos fue lo que evitó que el wookie lo estrangulara.

Chewie, Luke, Leia y Lando se reunieron con el grueso de la flota rebelde para planear el rescate de Han.

Al infiltrarse en el palacio de Jabba, Chewie se haría pasar por un prisionero, mientras Luke y Leia ejecutaban el plan para liberar a Han del bloque de carbonita y acabar con Jabba de una vez por todas.

Con Jabba fuera de juego, los rebeldes centraron toda su atención de nuevo en el Imperio y su nueva Estrella de la Muerte aún en construcción. Una vez más Chewbacca iba a participar en una misión de sabotaje de la Alianza, al acompañar a un grupo de comandos a la luna boscosa de Endor que, con sus frondosa vegetación e inmensos árboles no era muy distinta de su planeta natal. Con todo, en uno de sus momentos menos inspirados y cediendo ante su inmenso apetito, activó una trampa que hizo que el grupo fuera capturado por los Ewoks.

Chewbacca una vez se ganó su confianza, trabajó duro con ellos. Durante la Batalla de Endor, Chewie y dos entusiastas guerreros ewok, capturaron un caminante AT-ST y lo utilizaron par dar un vuelco a la batalla a favor de los rebeldes que consiguieron la victoria.




UNIVERSO EXPANDIDO



Al contrario que la mayoría de los Wookiees, que raramente abandonaban los bosques de Kashyyyk, Chewbacca sentía ansias de aventura que lo llevaron a abandonar los confines de su planeta verde. Los viajes de Chewbacca lo llevaron en primer lugar a los rincones más remotos y peligrosos de Kashyyyk antes de irse del planeta. Sin embargo, su corazón estaba firmemente enraizado en Kashyyyk y siempre trataba de volver a su hogar para compartir las festividades Wookiee importantes con su familia.

Tras las Guerras Clon, el Imperio subyugó al planeta, sobre todo para castigarlos por haber ayudado a los Jedi fugitivos y la mayoría de los Wookiees fueron tomados como esclavos para trabajos duros. Chewbacca logró escapar durante algún tiempo, ayudando como podía a su gente desde su posición de fugitivo. Finalmente fue capturado y sometido a esclavitud. En los albores de su carrera de contrabandista, Chewbacca dejó pasmado a Han Solo cuando al visitar Kashyyyk se casó con una wookiee llamada Mallatobuck.

Solo nunca creyó que Chewie fuese un wookiee de familia, pero las costumbres wookiee permitían que Chewbacca siguiese con sus aventuras con Han, protegiéndolo tal y como demandaba la deuda de vida wookiee, mientras seguía siendo marido y padre. El hijo de Chewbacca, Lumpawarrump, fue criado por Malla y el padre de Chewie, Attichitcuk. Chewie siguió volando por las pistas espaciales evitando las patrullas imperiales y llevando contrabando para varios clientes, pero con frecuencia volvía a Kashyyyk para celebrar la fiesta wookiee “el día de la vida”.

En un viaje de contrabando de especias para el que habían sido contratados por el criminal Jabba el Hutt, se vieron forzados a lanzar por la borda todo un cargamento de especia brillante para evitar ser capturados por los imperiales. A causa de esto Han y por defecto Chewie se convirtieron en el foco de las iras de Jabba. Tras eludir a los secuaces del criminal, fueron a Mos Eisley donde pensaban buscar un medio para pagar la deuda con Jabba. Irónicamente un trabajo de tercera clase los hizo aterrizar de lleno en el corazón de la Alianza Rebelde. Los wookiees ven la familia de un modo distinto a otras especies. Para un wookiee una “familia de honor” incluye a los amigos más íntimos y Chewie había jurado lealtad a todos ellos, dándoles su protección, aún con riesgo personal. Cuando Solo y Leia se casaron y tuvieron hijos, Chewie incluyó a los niños en su familia de honor y ayudó a cuidar y criar a los tres pequeños Solo.

Cuando Chewie supo que Han había sido capturado por los sanguinarios Yevetha durante la crisis de la Flota Negra, desobedeció las ordenes de Leia y se metió en territorio enemigo, el cúmulo de Koornacht. Con la ayuda de sus primos Jowdrrl, Dryanta, y Shoran, y su hijo Lumpawarrump rescató a Han de las garras de los Yevetha.



En el inicio de la invasión de los Yuuzhan Vong Han Solo y Chewbacca estaban en el planeta Sernpidal cuando este se convirtió en el blanco de la amenaza alienígena. Usando unas gigantescas criaturas alteradoras de la gravedad llamadas Dovin Basals los Yuuzhan Vong empezaron a separar la luna Dobido de su órbita para estrellarla contra la superficie del planeta. Han, su hijo Anakin y Chewie organizaron una desesperada evacuación llevando gente en el Halcón.

Chewie y Han habían realizado muchas huidas en el último segundo, pero Sernpidal no iba a ser una de ellas.

Cuando la luna estaba muy próxima la superficie, Chewie no estaba en el Halcón. Anakin se enfrentaba a una terrible decisión. El Halcón no podía esperar más. Para no poner en peligro a las personas que estaban en la nave, Anakin despegó dejando atrás a Chewbacca. Chewbacca permaneció en tierra aullando desafiantemente a la luna mientras esta se estrellaba contra la superficie del planeta matando al poderoso wookiee en el acto.

1 comentario:

padme15 dijo...

Increible reseña wookie. Te estas superando cada vez mas amigo Mark.
Un saludo jedi.