.....................................

lunes, 15 de febrero de 2010



JANGO FETT





Jango Fett era un renombrado cazarrecompensas y el "padre" de Boba Fett (su clon). Siendo el último del clan de los Mandalorianos, de quien fue líder del 52 ABY al 34 ABY, Fett sirvió como el modelo original para los clones del Gran Ejército de la República.


Biografía

Vida temprana (del 66 ABY al 32 ABY)

Jango Fett nació en el seno de una familia granjera en Concord Dawn, descendiente de Cassus Fett. El planeta era largamente asociado con los soldados sumamente armados conocidos como los Mandalorianos. El padre de Jango servía como el Protector Oficial, una vez que el ex-Protector Jaster Mereel fue exiliado.

Jango era un niño pequeño cuando comenzó la guerra entre los Verdaderos Mandalorianos, liderados por Jaster Mereel, y la Guardia de la Muerte, liderados por un Mandaloriano traidor, Vizsla. En el 58 ABY, la guerra civil fue declarada en el planeta natal de Jango con la Batalla de Concord Dawn. En ella, los rebeldes soldados de la Guardia de la Muerte persiguieron a los Mandalorianos leales a la Granja de los Fett, donde a Mereel y a sus seguidores les fue concedido refugio por la Familia Fett.

La Guardia de la Muerte dio con los Verdaderos Mandalorianos y, en un intento por sacarlos de su escondite, asesinaron a todos los miembros de la familia de Jango. El joven Jango sobrevivió gracias a que fue rescatado por algunos Mandalorianos seguidores de Mereel.

Jango fue llevado con Jaster Mereel, quien lo cuidó y crió como a su propio hijo. Fue él personalmente quien lo entrenó por completo en las artes Mandalorianas, convirtiéndolo en un excelente luchador y muy hábil en el uso de todo tipo de armas.
Una vez entrenado, Jango peleó con las fuerzas de Mereel durante el resto de la Guerra Civil Mandaloriana, hasta la batalla de Korda 6.

En ella, Mereel fue traicionado por el segundo en el mando, . Mereel fue asesinado, y solo, Jango regresó con los Mandalorianos cargando el cadáver de su líder.
Montross intentó tomar el control de los Mandalorianos, pero éstos lo acusaron del asesinato de Mereel y proclamaron que sólo seguirían a su verdadero líder, o sea, Jango, convirtiéndose en el Mandalor. Montross fue exiliado.






Fett dirigió a los Mandalorianos durante el resto de la guerra hasta la desastrosa Batalla de Galidraan, donde la Guardia de la Muerte los condujo a una trampa. Con la excepción de Jango, todos los Mandalorianos fueron asesinados a manos de los soldados de Guardia y de varios Jedi colaboradores de la Guardia de la Muerte.
Jango Fett, el único superviviente, demostró sus sorprendentes habilidades físicas al matar a la mayoría de los Jedi atacantes con sus propias manos, pero finalmente se rindió y fue vendido en esclavitud. La Guardia de la Muerte había resultado victoriosa... o eso parecía.

Fett escapó de la esclavitud y condujo a la Guardia de la Muerte a Corellia. Allí se vengó de la muerte de Jaster Mereel matando a Vizsla y a una gran parte de sus seguidores.

Con la guerra civil finalizada por completo, los Mandalorianos extintos, los pocos seguidores de la Guardia de la Muerte que quedaron huyendo a los planetas más recónditos de la Galaxia, Jango decidió hacerse cazarrecompensas usando sus técnicas de combate, su armamento y su mente de mercenario, pilotando su nave, el Legado de Jaster. Pronto, Jango se hizo famoso por todo lo que hizo alrededor de la galaxia. A pesar de esto, Jango se consideraba a sí mismo un hombre simple que trataba de hacer su vida.

Tomó residencia en la Estación Terrallende, donde, con ayuda de la dueña Rozatta, adquirió fama como el mejor cazarrecompensas de la galaxia, garantizando el éxito a quien lo contrate.







A la caza por el modelo original (32 ABY)

Poco después de la Batalla de Naboo, Jango fue contactado por un hombre llamado Tyranus, quien le ofrecía una recompensa por la muerte de su ex-aprendiz padawan Komari Vosa, líder demente de un sindicato criminal conocido como el Bando Gora. Jango tenía que competir con el ex-Mandaloriano Montross, ahora también cazarrecompensas, a quien Tyranus había también contactado para hablar sobre la recompensa.

Jango comenzó en Coruscant, lugar a donde lo condujo el último rastro conocido de un traficante de varas letales. Jervis Gloom, el nombre de dicho traficante, era colaborador del Senador Trell, y organizaba en secreto el tráfico de un nuevo tipo de vara letal con su proveedor, un Dug despiadado llamado Sebolto.

En su viaje a Oovo IV persiguiendo a Bendix Fust, un criminal por el que Sebolto pagaría una recompensa si era capturado, Jango fue retrasado cuando una cazarrecompensas principiante llamada Zam Wesell hizo que perdiera el Legado de Jaster, ya que estaba tras el mismo fugitivo, por lo que tuvo que robar una nave policiaca tipo interceptor, que se convirtió en su propiedad y años después de su "hijo", que bautizó como el Esclavo I.

Dirigiéndose a Malastare, el planeta natal de Sebolto, Jango logró entrar en el palacio del señor del crimen con la ayuda de Zam y con Fust, por quien Sebolto pagaría la recompensa. Pero Sebolto los vio como una amenaza y mandó a muchos de sus guardias para capturarlos o asesinarlos. Jango y Zam se las ingeniaron para salvarse y, una vez frente al Dug, éste trató de escapar, pero cayó en una fosa de fundición. Fuera del palacio, Jango peleó con miembros del Bando Gora y con su enemigo público, Montross.

Poco después, Jango consiguió encontrar la nave de transporte de Sebolto, y en ella encontró marcas Huttesas que llevaron a Jango a Tatooine. Dos Hutts, Jabba y Gardulla controlaban el planeta desértico, y uno de ellos tenía contacto con el Bando Gora.







Jango luchó contra una banda criminal con la intención de matar a su líder, Longo Dos-Armas, ya que Jabba había puesto una recompensa en su cabeza, y si lo asesinaba, podría tener una audiencia con Jabba. Sin embargo, una vez en la audiencia, Jango se dio cuenta que a pesar de ser un señor del crimen muy importante, Jabba no tenía nada que ver con Vosa. Mientras tanto, Zam se infiltró dentro del palacio de Gardulla, pero fue capturada, por lo que Jango tuvo que entrar a rescatarla, peleando con varios guardias, sobre todo gamorreanos, al servicio de Gardulla. Ya que la encontró, Jango pensó que lo mejor sería dejarla en su celda para que se mantuviera a salvo, cosa que Zam malinterpretó y pensó que no le quería dar el 50% de la recompensa por matar a Vosa, por lo que le gritó a los guardias, quienes le quitaron a Jango sus armas y llevaron a Jango a la arena donde vivía la mascota de Gardulla, un Dragón Krayt, para ser su postre; sin embargo, Jango recuperó sus armas y luchó contra el dragón, y quien terminó siendo el postre del dragón fue su propia ama, ya que Gardulla cayó de su balcón en el momento impreciso y terminó en la boca de su mascota. No obstante, antes de que todo esto ocurriera, Jango logró conseguir la información que tanto buscaba, el lugar donde se encontraba el escondite de Komari, Kohlma, una de las 19 lunas de Bogden.
Dejando a Zam en su celda debido a su traición, Jango regresó a la Estación Terrallende.

Desafortunadamente para Jango, justo en el momento en el que llegó a la estación espacial de Rozatta, ésta se encontraba siendo atacada por Montross, quien le había puesto un radar al Esclavo I. Roz, a pesar del lema personal de Jango de "No confíes en nadie", era una de las pocas personas que se preocupaban realmente por Jango. Una vez que le dijo a Jango que Kohlma era la cuarta luna de Bogden, Roz le dijo como última voluntad que encontrara algo que cuidar y por lo cual vivir aparte del dinero, ya que ella creía que, a pesar de su difícil y arriesgado trabajo, Jango era un hombre honorable y merecía más.

Jango viajó al sistema de Bogden, y, una vez allí, peleó con todos los miembros del Bando Gora que se cruzaron en su camino y con Montross por última vez, quien, una vez derrotado, le pidió a Jango que le concediera la muerte de un "guerrero honorable", pero Jango se la negó, dejando a los miembros del Bando Gora que se encontró acabar con él.






Una vez que Jango pudo infiltrarse en el escondite de Vosa, fue emboscado por miembros del Bando Gora, quienes lo dejaron inconsciente y le quitaron todo su armamento. Habiendo capturado a Jango, el Bando Gora se preparó para convertirlo en un esclavo sin mente, causándole la mayoría de sus cicatrices faciales. Después de bastante tortura, la misma Vosa le exigió el nombre de quien lo contrató, pero Zam llegó en ese momento y liberó a Jango, antes de ser herida por la Jedi Oscura demente. Fue entonces cuando Vosa se escondió y, ya que Jango la encontró, comenzó un largo duelo, en el cual Jango resultó victorioso.

Preparándose para acabar de una vez por todas con ella, que se encontraba acostada en las escaleras, ésta le preguntó si la dejaría viva. Jango, observando que a la mujer arruinada y tirada ya se le acercaba su muerte, bajó sus pistolas. En eso, Vosa murmuró con dificultad para respirar: "Él...está aquí", antes de ser estrangulada con la Fuerza.

Para sorpresa de Jango, Tyranus estaba allí presente, y estaba asombrado. La recompensa era sólo una prueba para determinar si los rumores de las habilidades de Jango contra los Jedi eran ciertas. Si así lo eran, sus clones, entrenados bajo su supervisión, serían muy efectivos a la hora de que la Orden 66, la orden para eliminar a todos los Jedi, fuera ejecutada. A pesar de que Jango había asesinado a bastantes Jedi en Galidraan personalmente, Tyranus consideró a su propia ex-aprendiz una prueba más difícil. en Kamino. En adición a la enorme recompensa por la muerte de Vosa, Tyranus le ofreció a Jango una cuantiosa paga por un trabajo poco usual: Jango sería el modelo original para un ejército de clones alterados genéticamente para que fueran menos independientes que él y con creciminto acelerado. Jango aceptó, y pronto, según Tyranus, millones de clones serían creados a su semejanza en una facilidad de clonación en la Ciudad Tipoca, capital del planeta tormentoso Kamino. Sin embargo, Jango recordó el último deseo de Rozatta y exigió un clon para sí sin alteración genética ni crecimiento acelerado, a quien criaría como a su hijo y lo entrenaría en las artes Mandalorianas, quien se convertiría en el legado de Jaster y resurgiría a los Mandalorianos.

Jango dejó Kohlma y se despidió de Zam Wessel, quien debido al trauma recibido por los poderes de Vosa, olvidó por completo del aspecto de Jango sin su casco 5 años después, cuando se volvieron a encontrar. Una vez en Kamino para terminar la prueba de Tyranus, el Lord Sith cumplió lo prometido y le otorgó el primer clon, a quien Jango llamó Boba Fett.








Últimos años de vida (del 32 ABY al 22 ABY)

Jango no se retiró de su carrera de cazarrecompensas por completo, pero aceptó muy pocos trabajos y pasó más tiempo en Kamino, donde educó a Boba en las artes Mandalorianas, mientras ayudaba a los Kaminoanos en los programas de entrenamiento de combate para los Soldados clon. En poco tiempo, reclutó a cien sargentos para el entrenamiento, la mayoría ex-miembros de la Guardia de la Muerte, para mejorar el entrenamiento de los clones. A este grupo de 100 hombres se le llamó Cuy'val Dar, el término en Mandaloriano para "Los que no existen más".

Poco antes del comienzo de las Guerras Clón, en el año 22 ABY, Ashaar Khorda contrató a Jango para robar la estatua conocida como el Infante de Shaa. Khorda quería usar el poder del Infante para destruir a todo Coruscant en el conflicto que estaba a punto de estallar. Jango triunfó en robar la estatua, pero fue convencido por su ahora rival y ex-ayudante Zam Wesell de robársela de nuevo a Khorda para salvar a la capital galáctica. Un esfuerzo de última hora por parte de Jango y de Zam detuvo a la estatua de desencadenar su devastador poder dentro de una base central de energía en el planeta. El Maestro Jedi Yarael Poof se sacrificó para contener la estatua a punto de romperse por completo y prevenir la destrucción de la capital y Jango devolvió la estatua a Seylott para que se mantuviera a salvo. Ésta sería una de las últimas misiones que Jango protagonizaría en su vida.

Durante el proceso de clonación, Jango se convirtió en uno de los guardaespaldas de Tyranus automáticamente y en su mano derecha, colocándolo efectivamente en la CSI (Confederación de Sistemas Independientes). Poco después, Jango se enteró de que Tyranus era el ex-Maestro Jedi que dirigió a las fuerzas Jedi en la batalla de Galidraan, el Conde Dooku. Esta información ayudaría bastante a su hijo Boba en un futuro.


La Víspera de la Guerra (22 ABY)

Diez años despúes de que el proceso de clonación hubiera comenzado en Kamino, el número de clones aumentó drásticamente, ya que 200,000 unidades estaban listas para el combate y un millón más estaban en camino; a su vez, los primeros escuadrones de Soldados Clon ya tenían 20 años debido a sus alteraciones genéticas.





El Virrey Nute Gunray, que quería venganza por su arresto debido a lo ocurrido en la Batalla de Naboo 10 años atrás, condicionó su entrada a la CSI siempre y cuando cobrara su venganza, por lo que Dooku le ordenó a Jango que asesinara a la bella Senadora Padmé Amidala, quien se podría convertir en una gran amenaza tras su victoria en la Batalla de Naboo. Jango contrató a Zam para que lo ayudara a cumplir su misión y evitar ser detectado por los Jedi, ya que Padmé tenía muy buenas relaciones con ellos. El atentado para matar a Padmé que hizo Zam cuando llegó en el Crucero diplomático de Naboo a Coruscant falló, y Jango le ordenó asesinarla con unos insectos muy venenosos llamados kouhuns, y, una vez supo que fue descubierta por dos caballeros Jedi, la asesinó con un dardo muy tóxico para mantener su identidad secreta.






Dicho dardo llevó a Obi-Wan Kenobi al planeta del que los Jedi no sabían nada, y que Dooku se encargó de borrar de todos los mapas de la República y de eliminar todo rasgo de su ubicación (Kamino), para que los Jedi no supieran de la existencia del ejército clon. Sin embargo, una vez en Kamino, Obi-Wan lo descubrió e informó de su existencia al Consejo Jedi, y, gracias a Taun We, conoció a Jango, quien, después de conocerlo en términos diplomáticos, decidió que debía informarle de todo lo ocurrido a Dooku, por lo que ordenó a Boba prepararse para ir de inmediato a Geonosis, que era donde la Confederación se encontraba oculta.









Jango se encontraba embarcando en su Esclavo I cuando Boba le advirtió que Kenobi apareció y, pensando que le atacaría, Jango decidió atacar primero con sus pistolas, comenzando un duelo titánico entre el mejor cazarrecompensas de la Galaxia y uno de los mejores Jedi de la Orden. Jango escapó de Kamino pensando que había matado a Kenobi, pero éste pudo poner un rastreador al Esclavo I antes de que éste despegara.








En su viaje espacial a Geonosis, Boba se dio cuenta que los iba siguiendo un caza estelar Jedi, que obviamente era de Kenobi, y Jango, viendo que era duro de matar, le mostró un "par de sorpresas explosivas" que tenía su nave y nuevamente pensando que había muerto, Jango logró llegar a Geonosis y contarle a Dooku que los Jedi ya sabían del ejército clon. Kenobi se logró salvar nuevamente y, una vez que se enteró de los planes de la Confederación y de que tanto Dooku y Jango como el Virrey Gunray estaban involucrados en los atentados en contra de la vida de Padmé, fue a avisar al Consejo Jedi vía holográfica siendo descubierto y arrestado.
Cuando Jango se enteró de que Kenobi había sido arrestado por los geonosianos y sentenciado a muerte por espionaje, se alegró al saber que estaría presente como invitado especial del Archiduque geonosiano Poggle el Menor a la hora de su ejecución en la arena, en un balcón especial, donde los geonosianos celebraban las ejecuciones de sus prisioneros.






Poco antes de celebrar la ejecución del Jedi, Dooku mandó a Jango a capturar a dos de sus enemigos que habían ido a salvar a Kenobi: la joven Senadora que no pudo matar y al mismísimo padawan de Kenobi, el joven Anakin Skywalker. Jango capturó a Skywalker con un escuadrón de droides y de droides destructores y lo llevó con Amidala. Ambos fueron sentenciados a muerte junto con Obi-Wan.




Ya en la arena de ejecución, 3 bestias fueron liberadas para asesinar cada una a uno de los 3 prisioneros; sin embargo, no todo salió como los Separatistas pensaban, ya que los 3 lograron liberarse y domar a las bestias, cosa que enfureció tanto a Gunray que ordenó a Jango acabar con Padmé de una vez por todas, pero Dooku lo detuvo. Los prisioneros se vieron rodeados por droides destructores, llegó el Maestro Windu, quien usó la Fuerza para llegar al balcón sin ser detectado, y amenazó con decapitar a Jango con su sable láser diciendo que la fiesta había acabado, y entonces cientos de Jedi que estaban ocultos alrededor de la Arena, comenzaron a activar sus sables. Sorprendido, Dooku recibió al Maestro Windu con varios súper droides de batalla que comenzaron a dispararle, por lo que tuvo que usar su sable para reflejar los disparos, y viendo la situación, Jango aprovechó para lanzarle fuego de su lanza-llamas montado en su muñeca, pero el Maestro Jedi saltó del balcón exclusivo hacia la Arena para evitar el fuego.

Justo en el momento en el que el Maestro Windu llegó al centro de la Arena, se abrieron las puertas de ésta y salieron miles de droides de batalla, comenzando una inmensa batalla entre los Jedi con Padmé y los droides de la Confederación. En eso, un Maestro Vurk llamado Coleman Trebor saltó hacia el balcón con la intención de acabar con Dooku, pero Jango demostró ser mejor que él y lo asesinó con sus pistolas, tirando con los disparos su cuerpo sin vida a la Arena.

Mientras el Maestro Windu se enfrentaba al reek, la bestia que supuestamente iba a devorar a Skywalker, Jango decidió unirse a la batalla, y lo primero que haría en ella sería asesinar al Maestro para vengarse por haberlo amenazado con decapitarlo y así impresionar aún más a Dooku. Ya en la arena, Jango vio que el Maestro Windu había tirado su sable al suelo después de haber sido golpeado por el reek, y decidió arrojarse a por él, pero Mace, usando la telequinesis con la Fuerza, lo recuperó primero mientras Jango seguía en el suelo, en eso, el reek regresó y esta vez atacó a Jango, pisoteándolo y arrastrándolo por la arena, y cuando por fin Jango se pudo poner en pie, sacó su pistola y le disparó de inmediato a la bestia en la cabeza, que cayó sin vida al suelo. Cuando Jango se giró, el Maestro Windu había activado su sable e iba por él, y cuando intentó volar con su mochila, se dio cuenta que había sido dañada seriamente por los pisotones del reek, por lo que comenzó a dispararle en vano, hasta que Mace le cortó el brazo y luego lo decapitó, cumpliendo la profecía que la Sith Lady Darth Traya había predicho casi 4000 años antes sobre la destrucción de los Mandalorianos:







Sufrirán una muerte que durará milenios, hasta que lo único que permanezca sea su código, su historia... y en el final, el escudo de su armadura sobre el escudo de un hombre será destruido muy fácilmente por un Jedi.








Legado

Los clones de Jango se contaron, entre ellos mismos, una versión diferente de la muerte de su modelo original; sin embargo, Jango no estaba advertido de la traición de Dooku a su palabra al asesinar este último a doce Maestros Jedi antes de caer víctima de Skywalker. Aunque los detalles de la muerte de Jango, al final, se hicieron claros, los clones continuaron sirviendo lealmente a los Jedi, incluso a Windu.

Jango no vivió lo suficiente para ver a sus clones luchar tan bien como él quería en las Guerras Clón, las cuales desgarraron a la República y lograron traer la victoria al Imperio Galáctico. Ni tampoco vio a su hijo Boba seguir con el oficio de cazarrecompensas, usando sus armas y su nave como un honor a él ni usar la armadura Mandaloriana que alguna vez fue de Jaster Mereel.

En honor al legendario cazarrecompensas, en la ciudad de Mos Eisley en Tatooine, una arena gladiadora fue construida y nombrada “Arena Jango Fett”.

Aunque Jango murió a una edad temprana, viviría, desde cierto punto de vista, eternamente no sólo a través de Boba, sino que también mediante el legado de sus millones de clones que servirían a la República y, hasta la batalla de Endor, al Imperio Galáctico.

Jango fue enterrado poco después de su muerte en Geonosis por Boba con las simples iniciales J.f. en su epitafio. En el 40 DBY, Boba movió, con ayuda de su nieta Mirta Gev, los restos de su padre de Geonosis a Mandalore, para enterrarlos al lado de la tumba de la hija de Boba, Ailyn Vel.



Armas


Jango Fett usaba la armadura clásica de los Mandalorianos, que fue restaurada por el Gobernador de Galidraan. Jango también estaba equipado con las Pistolas gemelas bláster WESTAR-34. En su brazo izquierdo, Jango estaba equipado con: el Láser de muñeca BlasTec Dur-24, el Lanzador de llamas miniatura ZX y el lanzador de dardos tóxicos de Kamino. En su brazo derecho, Jango contaba con un guantelete equipado con un Mini cohete de confusión MM9, el cual seguía al blanco a través de una computadora.

Jango tenía dos mochilas jet: una Mitrinomon Z-6, que fue un regalo de Roz e incluía una computadora que apuntaba al enemigo, girocompases para volar, y un lanzamisiles y una mochila Merr-Sonn JT-12 que robó a un comerciante en la Estación Outland y que estaba menos equipada que la Mitrinomon, ya que sólo permitía volar.






Vehículos

Después de la muerte de su mentor y amigo, Jaster Mereel, Jango se adueñó de la nave personal de Mereel, a la que renombró “El Legado de Jaster”, usándola en varios de sus trabajos como cazarrecompensas. Durante la caza por Komari Vosa, que le llevó a Oovo IV, la nave fue saboteada por Zam Wesell. Cuando necesitó un reemplazo, Jango encontró una excelente opción como tal, ya que encontró varias naves espaciales en uno de los hangares de la prisión asteroide, por lo que robó una de ellas y destruyó las otras. La bautizó como Esclavo I, que usó hasta su muerte y fue utilizada después por Boba.







Entre bastidores

* En el Ataque de los Clones, Jango Fett es interpretado por el actor Temuera Morrison, quien también le dió la voz en Star Wars: Bounty Hunter, Star Wars: Battlefront II y Star Wars: Republic Commando.

* Su diseño revisita la armadura original de Boba Fett, hecha a mano en los años 70, con algunas diferencias estéticas.

* En el bosquejo del Episodio II, Jango era conocido como Ambu Fett y, ya en postproducción, como J'mee Fett.

* Tanto Jango como Boba sufrieron derrotas o incluso la muerte por sus mochilas jet. En el duelo que tuvo Jango contra Obi-Wan en Kamino, la mochila jet de éste se separó por sí sola de Jango y ya fuera de control, explotó al chocar en una columna, lo que casi ocasiona que Jango cayera en el océano interminable de Kamino; luego, en Geonosis, al descomponerse la mochila jet de Jango a causa del reek, Jango no pudo huir de la arena y fue decapitado por Mace Windu. En el Episodio VI, Boba, al pelear con Luke Skywalker en Tatooine, cayó en la fosa donde se encontraba el Sarlacc al ser su mochila jet activada por Han Solo.






Jango Fett

Información biográfica

Fecha de nacimiento 66 ABY
Fecha de muerte 22 ABY

Descripción física

Especie Humano
Altura 1,83 metros

Información cronológica y política

Era Era del Alzamiento del Imperio
Afiliación

* Verdaderos Mandalorianos
* Confederación de Sistemas Independientes









.